A seis meses de que se instalaron, esta es la evaluación de las cámaras de videovigilancia en La Antigua

Aunque las cámaras fortalecen la prevención del delito, líderes comunitarios cuestionan que no se les haya tomado en cuenta para decidir sobre la forma en cómo de distribuirían.

Publicado el
Calle del Arco en Antigua Guatemala, Sacatepéquez. 
(Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Calle del Arco en Antigua Guatemala, Sacatepéquez. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

La Antigua Guatemala, Sacatepéquez, cumple ya seis meses de que se instalaron más de 300 cámaras en el casco urbano del municipio con el fin de prevenir y erradicar hechos delictivos. Aunque existe la percepción que el circuito contribuyó a la seguridad ciudadana, también hay cuestionamientos por falta de transparencia en la forma en cómo se implementaron.

La Antigua no está entre los territorios con los índices delictivos más altos del país. A junio, reportaban una tendencia interanual de la tasa de homicidios de 8.5 por cien mil habitantes y ocupaban el puesto 150 de 340 municipios.

Sin embargo, desde hace años a los vecinos, visitantes y comercios locales les preocupaba el robo de vehículos y la operación de bandas llamadas “cristaleros” que rompían las ventanas de los vehículos y robaban las pertenencias que se encontraban adentro.

Ante esta situación, un grupo de 63 empresas a nivel nacional decidieron donar a la corporación edil cámaras de videovigilancia, las cuales se instalaron en febrero pasado. Según registros de la municipalidad de Antigua, en 2018 y 2019 se registraban, en promedio, 22 vehículos robados al mes, pero en lo que va de 2021 se han registrado 23 en todo el año, es decir, un promedio de tres mensuales.

Según el alcalde de Antigua Víctor Hugo del Pozo, en total hay 368 cámaras que cubren el 98 por ciento del territorio del casco urbano.

“Este año pasamos 46 días sin robo de un solo carro. Hay tres bandas de robacarros capturadas. Nuestras cámaras son disuasivas. Queremos que sepan los delincuentes que si hacen fechorías en La Antigua los vamos a grabar y los capturarán tarde o temprano”, dijo el jefe edil.

Por su parte, René Helel, gerente de control y orden de Casa Santo Domingo, una de las empresas que aportó en la donación de las cámaras de videovigilancia, comparte la percepción del alcalde y asegura que el robo de vehículos se ha disminuido.

“Las cámaras han aportado bastante información hacia las instituciones encargadas de seguridad. Entre los ilícitos más frecuentes estaba el robo de vehículos, entonces sí ha habido una baja. Las cámaras están en el centro de monitoreo y funcionan las 24 horas del día. Las fuerzas de seguridad solicitan información registrada en las grabadoras y se les facilita”, dijo Helel.

Asimismo, informó que el monto aportado por las 63 empresas para instalar el circuito de las cámaras asciende a entre Q5 y Q6 millones.

Jorge Aguilar, vocero de la PNC, dijo que las cámaras son disuasivas y apoyan en la prevención del delito. “La comunicación que se tiene con la Policía Municipal de Tránsito de Sacatepéquez permite fortalecer el trabajo de seguridad y focalizar el apoyo donde se necesite”, dijo.

Reprochan falta de transparencia

Carlos García, presidente del consejo comunitario de desarrollo (cocode) de Santa Catarina Bobadilla, cuestionó el hecho que las cámaras de seguridad se instalaron en el centro de La Antigua Guatemala, pero nunca se dio a conocer a la sociedad civil cuáles fueron los criterios para distribuir las cámaras. Ello repercutió que no hubiera circuito en las colonias y aldeas, donde también hay registro de hechos delictivos como robos de baterías o vehículos, no hay un circuito instalado.

“La decisión de cómo distribuir las cámaras se tuvo que discutir en el Consejo Municipal de Desarrollo (comude), donde hay una representación legítima de la sociedad civil legalmente establecida en el municipio. Pero cuando se nos presentó el proyecto era porque ya estaban instaladas las cámaras y hasta una inauguración se había hecho. La ciudadanía no fue tomada en cuenta”, cuestiona García.

Asimismo, refiere que este año han ocurrido ataques contra choferes asociados a extorsiones en áreas de cobertura del circuito de cámaras. Por este motivo, consideran que el proyecto no ha tenido los resultados esperados.

Según estadísticas de la Policía Nacional Civil (PNC) recopiladas por la asociación Diálogos, entre enero y junio ocurrió ningún homicidio en La Antigua. Lo que sí incrementaron en 2020 y 2021 con respecto al 2019 fueron las personas lesionadas por arma de fuego o arma blanca. En los últimos dos años se reportaron seis heridos cada año, mientras que en 2019 fueron tres, según las estadísticas de Diálogos.

Del Pozo comentó que se está en proceso de instalar cámaras en las aldeas, específicamente en San Juan del Obispo, San Pedro las Huertas, San Gaspar y Santa Ana. “Estamos en ese proceso, ya tenemos fibra óptica colocada en estas aldeas. A final de año llegaremos a 420 o 450 cámaras”, dijo el jefe edil.

Para este tema se intentó consultar al concejal del comité cívico Cambio, José Carlos Flores, agrupación que se perfiló como oposición durante la campaña electoral, pero no accedió a dar declaraciones vía telefónica sobre este tema.