Alerta Isabel Claudina revela el drama de mujeres que huyen de la violencia

Muchas de estas mujeres huyen con sus hijos porque viven en un hogar violento y que las maltrata.

Publicado el
Muchas de las mujeres que van en las caravanas del migrante, huyen de un hogar violenta y otras son violentadas dentro de estas mismas caravanas. (Foto Prensa Libre: EFE)
Muchas de las mujeres que van en las caravanas del migrante, huyen de un hogar violenta y otras son violentadas dentro de estas mismas caravanas. (Foto Prensa Libre: EFE)

El 87 por ciento de las alertas Isabel Claudina por la desaparición de mujeres son desactivadas porque se localiza a la persona. Aunque preliminarmente esta cifra podría verse como algo positivo, en realidad, en muchos casos existe una historia de violencia detrás de estas denuncias.

El Ministerio Público (MP) se refiere a estas alertas como “desapariciones voluntarias”, pero en realidad se trata de mujeres que no desaparecen, sino que huyen de una pareja u hogar que las maltrata y en muchos casos huyen con sus hijos.

Hacer maletas, preparar a los niños y huir del hogar tras una situación de violencia intrafamiliar extrema no es nada nuevo, sin embargo, desde que se instituyó la alerta Isabel Claudina en agosto de 2018 el Ministerio Público ha podido documentar estos casos.

De las 5,391 alertas que se han activados desde entonces hasta el 2 de julio de 2021, 193 han sido desactivadas porque se localiza a la mujer fuera del país, 63 de ellas han huido con sus hijos.

Aunque se trata de una pequeña proporción en comparación al número global, muestra una realidad en la que las mujeres no tienen otra opción que huir para salvar sus vidas.

“Cuando se activa la alerta por una mamá y sus hijos, ahí pasa que el señor (la pareja de la mujer) las está buscando”, explica Claudia Hernández, directora de la Fundación Sobrevivientes.

Un caso representativo de esto es la desaparición de Luisa Fernanda Sarceño y sus dos hijos el 12 de marzo de 2021. Cinco días después se encontró el vehículo de Sarceño a inmediaciones del Aeropuerto Internacional La Aurora.

Esto provocó que el MP empezara a investigar al esposo de Sarceño, Walter Gómez, por atentar contra la vida de su esposa e hijos.

Hernández explicó que las “desapariciones voluntarias” de mujeres se han dado desde mucho tiempo antes, pero se empezó a visualizar con la alerta Alba Keneth al ver que se activaba la denuncia por la desaparición de los hermanos.

Al instituirse la Isabel Claudina, este fenómeno se dejó ver ampliamente cuando la madre también “desaparece”.

“Ellas aprovechan el momento en que el señor está ausente y deciden salir, es algo que tenían planificado y tienen la ayuda de algún familiar o amigo que sus esposos no conocen” agrega.

Escucha también el podcast: Caso Isabel Véliz Franco, capitulo I “La Desaparición”

Aunque aclaró que no es correcto utilizar el término “desaparición voluntaria” porque “eso invisibiliza la situación, la mujer está huyendo y escondiéndose y si lo hace es porque también ya no cree en el sistema de justicia que la pueda proteger”.

Es por esto que dentro del plan de seguridad a mujeres víctimas de violencia, las instituciones como Sobrevivientes aconsejan que se prepare una mochila con ropa, juguetes para los niños, dinero y los documentos de identificación de cada uno para que cuando decidan romper el círculo de violencia puedan estar preparadas.

Fuera del país

En los centros de atención al migrante se observa también esta situación. Muchas mujeres se resguardan en estas instituciones mientras se aferran al camino que las llevará hacia Estados Unidos.

El padre Mauro Verzeletti, director de la Casa del Migrante, confirmó esto. “Este es un tema bastante actual y que se ha incrementado. Hemos atendido a muchas mujeres que sufren de violencia pero que también hay casos que están relacionados con la trata de personas”, agrega.

Verzeletti menciona que han recibido a mujeres de diferentes nacionalidades, pero entre ellas hondureñas, salvadoreñas y guatemaltecas que son víctimas de trata en los puntos fronterizos y al huir se acercan a una casa del migrante para buscar apoyo. En este caso, coordinan con la Secretaría contra la Violencia, Explotación y Trata de Personas.

Dentro de las caravanas del migrante también se dan muchos casos de violencia contra las mujeres (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Pero también se da otra situación que se ha dejado ver con las caravanas de migrantes. La directora de Fundación Sobrevivientes contó el caso de una mujer hondureña que viajaba en una de estas caravanas obligada por su esposo que la prostituía durante todo el recorrido. Ir en la caravana le permitió al  hombre alejarla de su familia.

“Cuando ella huyó del esposo aquí en Guatemala, él activó una alerta para encontrarla, pero nosotros logramos resguardarla y después de varios intentos legales de parte de él, pudimos enviarla de vuelta a casa y de él ya no supimos más”, explicó Hernández.

Edda Roblero, encargada de la Unidad de Enlace Mujer del MP, agregó que si bien, al ubicar a muchas mujeres se dan cuenta que están huyendo de la violencia en sus casas, también hay muchos casos de víctimas de otro tipo de violencias y que deciden huir porque sus familias les restringen sus libertades.

“Para las mujeres el poder salir solas o hacerse valer por si mismas no es totalmente permitido entonces se van sin notificar a nadie y a las dos semanas emiten una comunicación desde Estados Unidos”, agrega.

Pero para confirmar que se trata de ellas y que se encuentran en un lugar seguro, se certifica con una videollamada en la que un juez, el fiscal y un especialista descartan que sea víctima de trata o secuestro.