Contratación de 5 mil docentes está en proceso, mientras las escuelas permanecen cerradas

Contratación de 5 mil maestros en renglón 021 están en proceso, deberán firmar contrato en julio próximo, mientras las escuelas permanecen cerradas por la pandemia y los estudiantes aprenden a la distancia.

Publicado el
El Ministerio de Educación contratará 5 mil maestros en plazas 021, que se espera firmen contrato en julio. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
El Ministerio de Educación contratará 5 mil maestros en plazas 021, que se espera firmen contrato en julio. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

En el país hay un déficit mayor a 37 mil docentes en el sector público, el Ministerio de Educación (Mineduc) contratará este año solo a 5 mil, plazas que se abrieron en el renglón 021. Se necesita un presupuesto Q198 millones para cubrirlas, dinero que la cartera ya tiene.

Pero más allá de la contratación, el proceso se da en un momento en que las escuelas están cerradas, los estudiantes permanecen en sus casas con clases a distancia, pues muchos centros educativos no tienen las condiciones sanitarias mínimas para evitar los contagios del covid-19.

Sin agua potable, servicios sanitarios, sin posibilidad de mantener el distanciamiento físico en las aulas, no es posible el retorno a la presencialidad. El ciclo escolar 2021 comenzó con 9 mil 824 escuelas que no cumplían con las medidas de bioseguridad indispensables para que los establecimientos abran sus puertas, mientras que el nivel de alerta sanitaria en que se encuentra el país – 183 municipios en roja, 96 en naranja y 61 en amarillo- impide volver a la “normalidad”.

Ante ese panorama cabe cuestionar si no es más urgente crear las condiciones físicas apropiadas -remozar escuelas- para que los estudiantes puedan volver a la presencialidad, y dar acceso a la conectividad para que continúen sus estudios a distancia, por sobre el reclutamiento de más docentes.

Verónica Spross, de Empresarios por la Educación, indica que no es fácil la disyuntiva, porque en ocasiones un buen docente puede ayudar más a los estudiantes que una infraestructura que en estos momentos no es utilizada. Se requiere, entonces, un análisis profundo de cuál es la realidad en cada comunidad, y la participación de los padres de familia es indispensable en este análisis.

Por su parte, Gabriela Castro, de la Gran Campaña Nacional por Educación, menciona que es importante avanzar en el remozamiento de las escuelas ahora que los establecimientos están cerrados, y “la infraestructura física es un factor de calidad para la atención de estudiantes tanto en sistema híbrido o presencial, que no debe detenerse y debe ser priorizado”.

El diputado José Alberto Sánchez, de la Comisión de la Juventud en el Congreso de la República, refiere que “la contratación del 021 siempre será necesaria con pandemia o sin pandemia, porque sí se necesitan, lo que pasa es que no existe una direccionalidad desde el punto de vista lógico y estratégico para llenar ese vacío de maestros”.

Las 5 mil plazas, que están por ocupar igual número de maestros, son parte del ofrecimiento que el presidente Alejandro Giammattei hizo en enero pasado, cuando se comprometió a incorporar 11 mil nuevas plazas a la educación Pública, para que las municipalidades dejarán de absorber el pago de estos maestros y tuvieran más presupuesto para proyectos de reconstrucción, reactivación económica y combate a la desnutrición.

Lea también: Deserción escolar en preprimaria alcanza el 40% en los colegios

Faltarían 6 mil plazas por cubrir dicho ofrecimiento, pero 32 mil 500 para llenar la necesidad de docente que hay en el país. Actualmente el Mineduc cuenta con 236 mil 289 maestros en los distintos niveles, de acuerdo con el registro oficial del año pasado.

De acuerdo con Castro, “las contrataciones deben tener un objetivo preciso en relación a una adecuada selección, ubicación de los docentes donde más se necesite, dotarlos de inducción y capacitación en educación hibrida, competencias digitales, educación a distancia, si esos factores se consideran en función de las necesidades y se conoce la demanda real que se cubrirá, podrían significar un proceso que contribuya a mejorar la educación”.

Distribución desigual

Las plazas que están por ser ocupadas no responden a las necesidades que hay en los municipios, así lo hicieron ver legisladores como Lesly Valenzuela, luego de hacer un cruce de la información proporcionada por el Mineduc, sobre la distribución de plazas por departamento y a nivel más local. “No cuadra, la distribución que se hizo es injusta”, indica.

El señalamiento es evidente al revisar el reparto de las 5 mil plazas. Mientras que Alta Verapaz necesita 4 mil 239 maestros se contratará a 210, contario a Quiché que tiene un déficit de 3 mil 63 docentes, y se le concedieron 514 plazas.

Otro caso es el de San Marcos, que requiere 2 mil 946 maestros y en el departamento se abrirán 397 plazas, en tanto que Petén necesita 1 mil 301 y se le asignaron 409, muchas más de las que tendrá Huehuetenango, el departamento con mayor déficit en el país -4 mil 469- y solo podrá contratar a 398.

A nivel local, la desigualdad en la distribución de las plazas es más evidente. En el requerimiento de información que el diputado Sánchez hizo al Mineduc a finales de mayo se observa que hay municipios con un bajo déficit de maestros y se les asignó casi la totalidad de las plazas que requerían.

Es el caso de San Mateo, Quetzaltenango, que necesita 13 plazas y se le asignaron 12. Lo mismo ocurrió en varios municipios de Sacatepéquez, como Jocotenango, al que le hacen falta 15 docentes, y se le habilitaron 12 plazas, la misma cantidad que a Magdalena Milpas Altas, que necesita 14 maestros. A Estanzuela, Zacapa, se le asignaron las 24 que necesitaba.

Pero hay otro extremo, hay localidades a las que tienen más plazas que el número de maestros que necesitan. Por ejemplo, El Asintal, en Retalhuleu hacen falta 22 docentes y hay abiertas 40 plazas. En Río Blanco (San Marcos) y en Santa Catarina (Sacatepéquez), ambos necesitan tres maestros y podrán contratar a ocho.

Ante esta desigualdad, Valenzuela menciona que el Mineduc acordó cambiar la distribución de plazas, pero solo lo hará a nivel municipal, la cantidad de maestros asignada a cada departamento se mantendrá. La diputada indica que la justificación de la cartera para no hacer cambios a nivel más local es porque los trámites ya están encaminados en la Oficina Nacional de Servicio Civil (Onsec) y en el Ministerio de Finanzas Públicas para la creación de las nuevas plazas.

Lea: “Se calcula que hasta 106 mil niños están abandonando la escuela este año” (40% serían del sector privado)

Spross ve la necesidad de hacer un estudio formal sobre la demanda de docentes. “Sería inadecuado que no se asignen en dónde más se necesitan, es importante verificar la demanda real, y contar con un plan integral de inversiones, para que cuenten también con los insumos necesarios, ¿de qué sirve tener más maestros si no tienen todos los materiales para enseñar, como las guías impresas, equipo tecnológico e internet.

Proceso en camino

El Mineduc informó en sus redes sociales que la la recepción de expedientes para ocupar las 5 mil plazas 021 finalizó el 4 de junio pasado, por lo que en estos días estarían en el proceso de revisión y calificación de papelería, así como la preselección de candidatos y nómina de ganadores.

De acuerdo con el calendario oficial los maestros que ocuparían estas plazas tendrían que tomar posesión el próximo 1 de julio.

Se prevé que otra convocatoria sea publicada para cubrir las 6 mil restantes, el inconveniente es que no hay presupuesto este año para cubrirlas.

“Tuvo que haber venido en el presupuesto de este año, si se quería crear las plazas de una vez, no anunciar nada y simplemente decir: ‘vamos a crear más plazas’, esa tendría que haber sido la ruta y no anunciar las 11 mil plazas sin tener el presupuesto. Es una decisión muy arrebatada y deja muchas dudas de cuál es la intencionalidad”, indica Sánchez, que ve en este proceso con tintes políticos.

Agrega que, si no se aprueba un nuevo presupuesto para el 2022, habría 11 mil maestros contratados que exigirían su contratación para el próximo año y no le quedaría otra vía al Mineduc que hacer ajustes internos y otros programas quedarían desfinanciados, pero también puede optar por no recontratarlos y el déficit de docentes sería mayor.