Coprecovid: aunque termine el estado de Calamidad, esto no quiere decir que no exista la amenaza

Coprecovid hace llamado a seguir con las medidas de prevención; mientras que médicos señalan peligro con las modificaciones al sistema alertas.

Guatemala mantiene medidas de prevención por el coronavirus. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Guatemala mantiene medidas de prevención por el coronavirus. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Este martes 29 de septiembre el Ministerio de Salud publicó en el diario de Centroamérica el Acuerdo Ministerial 229-2020 con las nuevas alertas sanitarias por el covid-19.

Estas regirán a partir del 1 de octubre y contempla la reapertura de cines, bares, conciertos, parques y piscinas, pero se deben respetar aforos establecidos y mantener las medidas sanitarias.

La Comisión Presidencial de Atención a la Emergencia Covid-19 (Coprecovid), informó que estos cambios se justifican porque el 5 de octubre expira el estado de Calamidad que permite limitar libertades constitucionales, entre estos el derecho de reunión y de locomoción.

Por terminar la vigencia de la referida disposición, ya no se pueden poner prohibiciones porque se incurriría en inconstitucionalidades.

Añadió que este tablero de alertas se ajusta a la legislación ordinaria y a la Constitución. Se ajusta a la ley del Organismo Ejecutivo y al Código de Salud y con base en las potestades que le da al Ministerio de Salud, se disponen este tipo de recomendaciones y prohibiciones.

Explicó que ya no se puede prohibir la libertad de movimiento, ni la libertad de reunión, pero sí se puede recomendar que las personas no se aglomeren.

La Coprecovid hizo un llamado a mantener el lavado de manos, usar la mascarilla, mantener las distancia entre personas  y “respetar el aforo de acuerdo con las disposiciones del tablero”.

Advirtió que aunque termine el estado de Calamidad, esto no significa que no exista la amenaza constante de infección, por lo que el tablero de alertas contempla las precauciones para prevenir contagios.  

Al consultar qué pasaría si el Congreso aprobara una ampliación del estado de Calamidad, la Coprecovid respondió que esto depende del contenido de lo que se apruebe y luego el Ejecutivo tiene el poder de hacer sus disposiciones presidenciales.

Alicia Chang, pediatra infectóloga y vicepresidenta de la Asociación Guatemalteca de Enfermedades Infecciosas, dijo que ha sido positivo que todavía no hemos visto un ascenso tan abrupto como teníamos hace un par de meses.

Añadió que las autoridades de Salud tienen razón si estamos empezando a ver un poco más de números de casos y los hospitales están empezando nuevamente a estar ocupados, lo que indica que sí hay transmisión activa en la comunidad.

Dijo que aunque las personas tomen las medidas de prevención, es muy posible que algunos tienen esa percepción porque hace una par de semanas se les dijo que el número de casos iba en descenso sobre todo en la capital, lo cual es bueno, pero tenemos que estar conscientes que el tema del virus es un problema no resuelto, pues la mayoría de la población no ha estado infectada.

Resaltó que al momento las medidas como la reapertura de la economía, hacer compras con aforo establecido o en el tema de los restaurantes con aforo mínimo es apropiado,

“Creo que va de acorde al momento epidemiológico en el que estamos, pero ya nosotros empezar con la situación de hacer reuniones de gran escala y tener nosotros la posibilidad de hacer eventos, yo creo que personalmente no estamos en ese momento todavía”, señaló.

Falsa percepción

La profesional añadió que se le da una falsa percepción a las personas de que el problema está resuelto, porque el paciente o la persona común no tiene el conocimiento para saber que esto realmente es un vaivén, pues mientras tengamos este virus activos y no haya vacuna esto será un sube y baja.

Pendiente de los casos

Añadió que se debe estar pendientes del número de casos para tomar medidas, algunas permitirán más actividades y otras veces con más restricciones.

Chang indica que desde su punto de vista no hubiera recomendado abrir más restricciones, sino simplemente mantener las medidas debido al aumento de casos que tenemos ahorita y esperar un par de semanas a ver cómo vamos para iniciar con más actividades grupales.

“Realmente es peligroso y le da un falso sentimiento a la persona común de que la infección está bajo control y pueden relajar las medidas. Aunque el Ministerio de Salud no ha dicho eso”, puntualizó.

Pandemia sin precedentes

Dijo que esta es una pandemia sin precedentes y cualquier medida que se toma es más bien como un experimento, entonces hay que ir viendo cómo va el número de casos y ser muy cautelosos porque es una enfermedad seria.

Según la doctora, fue un poco apresurado estas medidas y veremos las consecuencias en dos semanas, por lo que hizo un llamado a las personas a que “no se dejen ir por el resbaladero de la nueva apertura y siempre conservar el buen juicio”.

La doctora Alicia Chang agregó que los cambios en el semáforo epidemiológico causarán una sensación de relajamiento de la enfermedad en medio del aumento de contagios de una segunda ola, pues en los últimos días de septiembre hemos tenido números similares en cantidad de casos como pasaba en junio.

Chang señala que el mayor peligro de contagios ahora estará en lugares más cerrados como cines, teatros e incluso bares, en estos últimos será difícil incluso manejar la cantidad de personas que lleguen, pues al combinar bebidas alcohólicas el riesgo de desorden se aumenta.

La reapertura de actividades en Guatemala conlleva el cumplir protocolos por el covid-19. (Foto Prensa Libre: Noé Medina)

También considera que el gobierno debió sostener mucho más las medidas que ya se tenían para evitar un mayor rebrote, principalmente porque acá los lugares cerrados no cuentan con ventilación adecuada.

Advierte peligro

El médico José Ortiz, director del Observatorio SARS-CoV-2, indicó que abrir estos espacios que ordena el acuerdo de Salud al mismo tiempo que se contempla la segunda ola, representa un gran peligro pues se ha visto en otros países como España que este tipo de lugares han sido los que han provocado los mayores rebrotes de coronavirus.

También señaló que como existe un subregistro de casos, el riesgo de colapso en hospitales es mayor.

Añadió que el semáforo es asincrónico y las medidas que se han tomado han originado relajamiento en los centro comerciales y todos loes establecimientos de comercio.

Señaló que la reapertura no se hizo de una manera controlada y que se espera que la segunda oleada no sea tan intensa. Señaló que esta demostrado que en lugares donde se canta como en las iglesias o donde hay coros son de alto riesgo para adquirir el covid-19.

Recordó que el observatorio advirtió que el 1 de octubre comenzaba la segunda oleada, que había subregistro de la mortalidad del 50 por ciento y que por cada diagnosticado había 19 sin diagnosticar.

Indicó que se debería seguir con la restricción interdepartamental “lo que no se hizo, lo que va a suponer un repunte de los casos y creo yo que puede ser más intenso que la primera oleada”.

Dijo que si hay una persona contagiada en casa, el manejo de desechos del covid-19 deberían ser clasificados  en bolsas y no se ve una medida para tratar estos materiales.

Zulma Calderón, defensora de la salud de la Procuraduría de los Derechos Humanos, respecto a los cambios en el sistema de alertas indicó que la decisión es apresurada y no tiene el sustento técnico necesario para ser validada y según ella esto se ha querido sustentar a través de la alerta epidemiológica por semáforo, lo que han cuestionado por los indicadores.

Añadió que los indicadores han sido agregados de forma conveniente. “Existe una situación sumamente delicada, los servicios de Salud se encuentran todavía debilitados, no han logrado fortalecerse, no hemos superado todavía la primera crisis que dejó la entrada de la pandemia”.

Señaló que los servicios de Salud permanecen saturados en las áreas críticas, según las últimas supervisiones en el interior del país.

Calderón indicó que han detectado déficit de personal, en el tema de los médicos internistas. Algunos hospitales con uno o dos médicos para la atención de los pacientes con covid-19.

Se registra falta de medicamento y falta de acceso a las pruebas.

La funcionaria dijo que la mayor parte de recursos financieros fueron asignados a finales de mayo, lo que no ha permitido una ejecución oportuna.