Discriminación afecta a personas LGBT

Comunidad tiene dificultad para acceder a educación y espacios laborales. Además son víctimas de trata de personas.

Publicado el
La comunidad LGBT en el país se enfrenta a discriminación, debido al rechazo que persiste en la sociedad. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
La comunidad LGBT en el país se enfrenta a discriminación, debido al rechazo que persiste en la sociedad. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

El estigma y la discriminación a los que se enfrenta la comunidad de mujeres transexuales hace que se encuentren en situaciones de vulnerabilidad. Una de ellas es la trata de personas, en la modalidad de explotación laboral y sexual. Aunado a esto, debido a la falta de confianza en el sistema de justicia las víctimas tienen miedo a denunciar.

Aunque hablar de diversidad sexual es un tabú en la sociedad guatemalteca, es necesario hacer conciencia de que, independientemente de si se está o no de acuerdo, se respeten los derechos de las personas que forman parte de la comunidad LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transgénero).

De acuerdo con la Procuraduría de Derechos Humanos (PDH), el año pasado recibieron 14 denuncias por discriminación, en el municipio de Guatemala, y en el 2015 fueron seis. Esto no significa que no haya más víctimas, dijo Gabriela Tuch, encargada de la Defensoría de la Diversidad Sexual.

Marco Tulio Escobar, jefe de la Unidad contra Delitos de Discriminación de la Fiscalía de Derechos Humanos del Ministerio Público (MP), comentó que durante el 2016 se registraron 25 denuncias de la comunidad LGBT y en lo que va de este año han recibido una.

Entre las quejas se encuentra un caso de una mujer trans que tuvo problemas con otra persona, y como consecuencia se le prohibió ingresar en el centro comercial donde se encuentra su lugar de trabajo, con el argumento de que las personas trans son conflictivas. Ahora el MP investiga el caso y espera judicializarlo.

Escobar refirió que a veces las denuncias no proceden porque no hay delito, pero de todos modos se atiende a las personas de una forma adecuada, ya que han sido víctimas de discriminación, y lo que se evita es revictimizarlas.

Tuch señaló que a estas personas es su identidad de género lo que las coloca en situación de riesgo para ser captadas en la trata. Agregó que otros factores que ponen en vulnerabilidad a alguien para ser captado para la trata son la pobreza, la falta de educación, situaciones económicas, la edad y el desconocimiento.

Muchas mujeres trans son expulsadas o escapan de sus hogares porque no las aceptan, y la gran mayoría cae en situación de calle y eso las hace vulnerables a ser captadas para la trata de personas en la modalidad de explotación sexual.

Stacy Velásquez, representante de la Red Latinoamericana y del Caribe de Personas Trans en Guatemala, la cual aglutina a cuatro mil 778 mujeres trans de 12 departamentos, señaló que para visibilizar la situación han hecho algunas investigaciones sobre derechos.

“En Guatemala, el 58 por ciento de las compañeras no ha terminado su primaria. Eso las limita a tener un estatus laboral como opción. Además está la discriminación y todo el prejuicio que hay de la población, lo que perpetua mucho más la exclusión de los espacios laborales”, aseveró.

Velásquez explicó que el 76 por ciento de las mujeres trans se dedica al trabajo informal como una forma de sobrevivencia y no como opción laboral.

La representante de la Red Latinoamericana y del Caribe de Personas Trans en Guatemala recordó que a muchas empresas les preocupa lo que piensen los demás si contratan en su empresa a una persona trans.

Comentó que en muchos lugares como maquilas, salones de belleza, bananeras, cafetales y mercados, si las contratan suelen ser explotadas laboralmente. Añadió que en el área rural, las mujeres que son contratadas en labores agrículas deben trabajar el triple que el resto de personas, y a veces no les pagan ni el salario mínimo.

Velásquez subrayó que, aprovechando la discriminación que sufren las mujeres trans, existen quienes se les acercan y les ofrecen trabajar en la prostitución, pero en ese ámbito caen fácilmente en redes de tratantes y no son capaces de reconocerlo.

Según Alex Colop, fiscal contra la Trata de Personas, quienes afrontan esos abusos no denuncian porque no están conscientes de que son víctimas. Además, la falta de atención profesional para abordarlas conlleva a que haya poca denuncia, porque de alguna manera esas personas son estigmatizadas y discriminadas.

Piden investigación 

El 26 de julio del 2016, Luis Aldo García Sologaistoa falleció como “resultado de un ataque homofóbico”, luego de haber agonizado durante casi un mes, en un hospital.

García fue atacado la madrugada del 22 de junio, cuando se dirigía al gimnasio, por una persona que con anterioridad le había reprochado su sexualidad.

El Programa conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida mostró en un comunicado sus condolencias a la familia y aseguró que García era “víctima del estigma, la discriminación y la violencia física”, una prueba más de la “persistente vulneración de los derechos humanos de las Comunidades de la Diversidad Sexual y de Género”. El MP investiga el caso.

Víctima de explotación

El fiscal contra la Trata de Personas, Alex Colop, comentó que llevan el primer caso de una mujer transexual, aunque no es la primera denuncia recibida.

La auxiliar fiscal Kleyri Ramos explicó que el caso surgió en el 2012, cuando la PDH recibió una denuncia anónima de que en varios sectores de la zona 1, en las cercanías de la Cruz Roja, transexuales eran obligados a prostituirse, y aunque algunas víctimas lo confirmaron, tuvieron miedo de denunciar.

A principios del año pasado, después de haber sufrido malos tratos y un atentado, una mujer transexual de origen centroamericano logró escapar de sus captores y acudió al Ministerio Público (MP). La víctima refirió que había sido engañada con que le darían trabajo como edecán y que fue contactada por uno de sus captores en su país, para que se trasladara a Guatemala, pero a los pocos meses comenzaron a agredirla y fue retenida de manera violenta para que prestara servicios sexuales.

Por este caso fueron detenidos Wilber Alexander Pérez, alias Sharon; Rony Antonio Paniagua Corado, alias Thamara; y Rudvil Noé Nájera Duarte, alias Abdiany, quienes en octubre del 2016 fueron ligados a proceso penal por los delitos de trata de personas en la modalidad de prostitución ajena y promoción, facilitación o favorecimiento a la prostitución.