Tiangong 1 está cada vez más cerca de regresar a la Tierra

La caída descontrolada de la estación espacial china Tiangong 1 a la superficie terrestre se producirá entre el sábado y lunes. Las últimas informaciones aseguran que podría caer en un punto de Sudamérica.

La estación espacial Tiangong 1 mide 12 metros y está sin control desde el 2016. (Foto Prensa Libre: The Aerospace Corportation)
La estación espacial Tiangong 1 mide 12 metros y está sin control desde el 2016. (Foto Prensa Libre: The Aerospace Corportation)

Las posibilidades que el satélite chino caiga en Guatemala cada vez es más escasa. Por el contrario, centros especializados advierten que puede ser en algún punto de Sudamérica su impacto. 

Durante la semana, Eddy Sánchez, director del Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh), dijo que sí hay posibilidades de que caigan fragmentos de la base espacial en el país, aunque pocas.

Hay probabilidades, ya que el laboratorio espacial está sin control. Naturalmente, está orbitando en la Tierra como chatarra. Tiene definida una órbita, pero cuando penetre en la atmósfera terrestre se va a desintegrar y sus piezas pueden tomar cualquier rumbo”, dijo Sánchez.

“Una de las trayectorias probables que hay, es que baje sobre el área de la Península de Yucatán, al norte de Petén; pero, como es chatarra y no hay control sobre ella, puede tomar cualquier dirección”, añadió Sánchez.

Centros especializados han explicado que se tendrá una información más exacta de la caída del satélite según el punto de ingreso en la atmósfera, lo que se podrá predecir tan solo una hora antes de que impacte. 

¿Qué tipo de daños puede causar?

Debido a que la base está construida con metal, sus restos pueden causar destrucción, ya que viaja a 27 mil kilómetros por hora. “Cada accesorio de esta máquina puede volverse un proyectil, por la altura y velocidad a la que viene. Cada partícula puede tomar diferente dirección”, aseguró Sánchez.

“Hace unos cinco años, en Mataquescuintla, Jalapa, y Siquinalá, Escuintla, cayeron partes de un cohete espacial que se desintegró. Al penetrar, cada sección rompió la velocidad del sonido y entró con una explosión. En Mataquescuintla cayó en un campo de futbol, y en Siquinalá, en un campo de caña”, dijo el director del Insivumeh.

Sánchez añadió que se desconoce el tipo de material que la base espacial pueda contener, pues en una ocasión cayó chatarra espacial que tenía un pequeño reactor nuclear, lo cual es contaminante.

“En caso cayera algo, es conveniente aislarlo y dar aviso a las autoridades para ver cómo se puede tratar. Las posibilidades de que caiga en Guatemala son bajas, entre 1 en 10 millones, pero la posibilidad existe”, añadió.

Sánchez agregó que el Insivumeh monitorea la trayectoria del artefacto a través de las agencias espaciales internacionales.

Seguimiento internacional

“La probabilidad de resultar herido por restos (de la estación espacial) es tan alta como la posibilidad de verse alcanzado por un rayo dos veces en un mismo año”, declaró Holger Krag, director de la oficina de basura espacial de la Agencia Espacial Europea (ESA), hace unos días.

De acuerdo con el organismo europeo, el impacto del laboratorio espacial chino, del que se perdió el control en 2016, no es comparable con el que dejaría un meteorito. En este sentido, desde la ESA precisan que, a partir de los 30 kilómetros de altitud, los escombros tienen una velocidad de caída normal que en ningún caso provocarían un cráter en la Tierra.

En septiembre del año pasado se supo que China ya no podía controlar la estación “Palacio Celestial” de 8.5 toneladas y que luego seis años en el espacio y numerosos experimentos, caería a la Tierra de forma descontrolada.

El área donde podrían precipitarse los restos de la estación de 12 metros de largo es enorme. Según Krag, podrían caer en un cinturón que abarca desde los 43 grados al sur y los 43 grados al norte del ecuador. En este sentido, podría alcanzar a todos los océanos y a todos los continentes, con excepción de la Antártida.

Puesto que la zona de posible impacto está compuesta por grandes extensiones de agua y desierto, no se sabe si se llegarán a encontrar los fragmentos de la estación una vez caigan. “Y no todo cae en el mismo punto, sino que se reparte a lo largo de entre 1 mil y 1 mil 200 kilómetros”, dijo Krag.

No se trata ni mucho menos de la primera vez que basura espacial colisiona con la Tierra. El artefacto más grande hasta ahora fue la estación rusa “Saliut 7”, cuyos fragmentos cayeron en 1991 en Argentina sin alcanzar a ninguna persona. Además, Estados Unidos no consiguió en 1979 hacer que su laboratorio “Skylab” cayese sobre Sudáfrica y finalmente se estrelló en Australia.

La ESA destacó además que la caída sin control de cascotes espaciales es habitual. “Entre 70 y 80 toneladas de restos espaciales caen de media durante un año de manera incontrolada”, manifestó el director de la Oficina de basura espacial de la ESA.

As you may have heard, the Chinese space station Tiangong-1 will come crashing down to Earth this weekend. Here is my video of the bus-sized satellite from this morning. The camera was having trouble keeping up with Tiangong as it zoomed across the sky – you can see stars whip past. Taken March 28, 12.6UT. The space station is starting to dip into the atmosphere, 120 miles up. Friction could be starting to cause it to warm up and glow. Predictions have it burning up late Saturday night, but that could happen as early as Saturday morning or Sunday. We just don't know where or when. Chunks are likely to hit Earth, but probably the ocean. Video taken with Canon 5DmkIII, 10" F/5 reflector telescope, satellite tracking Paramount MX mount, remote control observatory located at Dark Sky New Mexico. #astro #astronomy #astronomia #astrophotography #astrophotos #APOD #cosmos #galaxy #galaxies #Hubble #longexposure #milkyway #nasa #satellite #tiangong #tiangong1 #reentry #sky #space  #stars #telescope #universe

Una publicación compartida de Brian D. Ottum, PhD (@astropicsdaily) el


“Tiangon 1” fue lanzada al espacio en septiembre de 2011, donde realizó seis maniobras de acoplamiento con cohetes chinos de la línea “Shenzhou”. A bordo también estuvieron las dos primeras astronautas chinas.

El laboratorio espacial estuvo operativo dos años y medio más de lo planeado. China lanzó en 2016 el “Tiangong 2” para sustituirlo, donde dos astronautas pueden vivir durante más tiempo que en el antecesor. “Tiangong 2” además cuenta con una mayor capacidad de almacenamiento y puede repostar.
 

Contenido relacionado

>Así será la misión del primer satélite chapín: CubeSat Guatemala

>El día en que Stephen Hawking organizó una fiesta a la que nadie fue

>Las asombrosas fotos que el robot Curiosity tomó en Marte