Guatemala registra casos de niños con síndrome inflamatorio después de tener covid-19 que podría afectar el corazón

Enfemedad puede manifestarse en niños sin problemas de desnutrición, pero puede ser leve o incluso mortal.

Publicado el
El sistema de salud puede tratar la enfermedad, aunque su costo es alto. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
El sistema de salud puede tratar la enfermedad, aunque su costo es alto. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Al inicio de la pandemia se creía que el coronavirus no causaba daños en los niños, pero el síndrome inflamatorio multisistémico está ocurriendo en pacientes que superaron la enfermedad, de los cuales Guatemala ya registra casos.

Edwin Asturias, director de la Comisión Presidencial de Atención a la Emergencia de Covid-19 (Coprecovid), detalló este 8 de septiembre que de boca en boca se sabe en el gremio médico que ha habido casos en niños, pero el sistema de salud no tiene una vigilancia al respecto.

Según Ricardo Menéndez, jefe de pediatría del hospital Roosevelt, el síndrome inflamatorio multisistémico tiene manifestaciones como fiebre, ganglios, manchas en la piel y en un 10 por ciento de los casos puede tener complicaciones como afecciones cardiacas, dilatación de las coronarias y miocardiopatia.

En diálogo con el Noticiero Guatevision el médico dijo que el hospital ha atendido unos 300 niños con covid-19 y, posterior a la enfermedad, unos 15 menores han tenido el síndrome inflamatorio multisitémico que, según Menéndez, tiene síntomas parecidos el de Kawasaki.

“Sí hemos tenido casos, casos complicados y han salido adelante”, comentó.

Las complicaciones pueden derivar en problemas gastrointestinales o un colapso circulatorio que también se conoce como choque tóxico.

En el contexto de la pandemia los médicos han asociado aquellas manifestaciones en niños como síndrome de Kawasaki, pero un estudio reciente de Hospital Pediátrico Bambino Gèsu, del Vaticano, identificó otro mecanismo que provoca una respuesta inflamatoria en niños y de allí podría derivarse cierta confusión.

Esa enfermedad, así como la de Kawasaki, altera los niveles de citocinas (que actúan como medidores de inflamación) pero con ciertas diferencias.

Tratamiento

Si bien el síndrome es tratable y el sistema de salud de Guatemala conoce el protocolo internacional para brindar atención, Menéndez subraya que su costo es alto.

Los fármacos que se administran a los pacientes pueden costar Q10 mil y un tratamiento puede requerir cinco o seis unidades, dijo el jefe médico.

La enfermedad se ha presentado en niños sanos y que lo han superado. Menéndez recordó así un caso reciente de un niño de Senahú, Alta Verapaz, pero subrayó que existe el riesgo de que ocurran complicaciones posteriores, como problemas cardiacos, colapso cardiovascular y dilatación de las coronarias.