Guatemaltecos buscan desesperadamente segunda dosis de Sputnik V, mientras expertos desconfían de eventual aplicación de Sputnik Light

Mientras el Gobierno de Guatemala y la Embajada Rusa aseguran que enviarán Sputnik V en su esquema completo, guatemaltecos buscan con desesperación la segunda dosis y expertos ponen en duda efectividad de Sputnik Light.

Publicado el
Usuarios deben hacer largas filas por varias horas para obtener la segunda dosis de Sputnik V contra el covid-19. (Foto Prensa Libre: Esbin García)
Usuarios deben hacer largas filas por varias horas para obtener la segunda dosis de Sputnik V contra el covid-19. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

El 13 de marzo de 2020 se informó oficialmente del primer caso de covid-19 en Guatemala, ha transcurrido más de un año, y según el último reporte de Salud de este viernes 6 de agosto, los casos acumulados registrados son de 385 mil 51.

El total de muertes que acumula el país es de 10 mil 644m mientas que otro dato alarmante son los 38 mil 424 casos activos de covid-19.

Mientras la situación empeora, muchos guatemaltecos que ya tienen la primera dosis de Sputnik V esperan se les aplique la segunda para mejorar su inmunidad o deben hacer fila durante horas en el puesto de vacunación de la Universidad Rafael Landívar.

“Lamentablemente nuestros hospitales ya no soportan más” y no se cuenta con personal para que atienda a la gente, dijo este viernes 6 de agosto a La Red la ministra de Salud, Amelia Flores.

El 25 de febrero 2021, Magdalena Guevara González, de 46 años, se convertía en la primera persona en Guatemala en ser vacunada contra el coronavirus, con una de las cinco mil dosis de la farmacéutica Moderna que donó Israel.

La vacunación ha continuado con la mayoría de las dosis donadas y en medio del cuestionado contrato con Rusia para la obtención de la vacuna.

Lo que dice el Fondo Ruso y el gobierno

Mientras que el Fondo Ruso afirmó el jueves 5 de agosto que Guatemala recibirá dosis Sputnik Light (de una aplicación) como parte de las vacunas pendientes de entrega y negociadas con el Ministerio de Salud, el gobierno negó este viernes que vaya a recibir de Rusia las vacunas de una dosis.

Patricia Letona, secretaria de Comunicación Social de la Presidencia, explicó en varios mensajes que la compra de la vacuna Sputnik Ligth es una posibilidad que queda abierta para el futuro, pero que la prioridad en este momento es que se cumpla, antes de fin de año, con el acuerdo de entrega de las vacunas ya canceladas.

“No hay ninguna negociación para una vacuna que aún no ha sido registrada ni tiene el aval de emergencia de ninguno de los entes que deberían. No se ha tomado en cuenta, se lo hicimos ver a ellos -a Rusia- para que lo aclaren porque no existe nada en relación a eso”, dijo Flores.

Gobierno renegoció el contrato

El 27 de julio recién pasado, el presidente Alejandro Giammattei y la ministra Amelia Flores, participaron en una conferencia de prensa en donde dieron a conocer que se había logrado renegociar el contrato por la compra de las 16 millones de dosis de vacunas Sputnik V, por las que el país ya pagó el 50%.

Un poco más de mil

La actualización de este viernes 6 de agosto da cuenta que el Ministerio de Salud ha aplicado 2 millones 195 mil 910 primeras dosis, aunque personas vacunadas con el esquema completo, es decir con las dos dosis, van 361 mil 464.

Otro dato para tomar en cuenta de los vacunados con la segunda dosis es que apenas van 1 mil 841 con la segunda aplicación de Sputnik V.

La referida cantidad de personas con segunda dosis de la vacuna rusa ha sido atendida en el centro de vacunación de la Universidad Rafael Landívar. El dato compartido por Salud era hasta el jueves 5 de agosto.

Largas filas para segunda dosis

Mientras esta situación sigue su curso, los guatemaltecos hacen largas filas en el centro de vacunación de la Universidad Rafael Landívar que ha comenzado a aplicar la segunda dosis del compuesto ruso.

Desde temprana hora en los alrededores de esta casa de estudios se observan personas en su automóvil a la espera de ser atendidos. Algunos llegan desde la 1 de la mañana con la esperanza de lograr un número para ser vacunados.

Uno de los usuarios recordó el miércoles 4 de agosto que a principios de junio le aplicaron la primera dosis de Sputnik V, y aunque el proceso es lento hay que estar atento “porque si no sale uno perdiendo hasta la vida”.

Para leer más: Sputnik Light por Sputnik V: Rusia enviará su versión de una dosis ¿Qué opinan los expertos?

Le correspondió el número 1 mil 388 e indicó que se debía estar atento, pues nunca lo llamaron para aplicarle la segunda dosis.

Federico Rodríguez, de 70 años, con el número 1 mil 495 dijo en esa ocasión que comenzó a hacer la fila desde las 6 horas para obtener la segunda dosis, pues buscaba la posibilidad de no enfermarse de covid-19.

Larga fila de vehículos de personas que esperan obtener segunda dosis de Sputnik V en centro de la Universidad Rafael Landívar. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

Otra persona indicó que comenzó a hacer fila desde las 6 horas, pero le indicaron que le correspondía la segunda dosis hasta el viernes 6 de agosto. “No sé qué diferencia han entre dos días y deberían de aprovechar para las personas que lograron venir hoy”.

60 mil segundas dosis

Guatemala ha recibido 960 mil dosis de Sputnik V, de estas solo 60 mil corresponden al segundo componente, no hay certeza del ingreso de más, y el aviso del Fondo Ruso de Inversiones Directas sobre la llegada de Sputnik Light pone en duda si habrá segundas dosis para 900 mil guatemaltecos que recibirían la primera.

Fue el 17 de mayo que se aplicaron las primeras dosis, y el lento abastecimiento alcanzó los tres meses que el Ministerio de Salud estableció para recibir la segunda. Por ahora únicamente se tiene el 0.06 por ciento de las dosis necesarias para poder completar los esquemas de vacunación con este producto.

Un 26 por ciento de las primeras dosis que se han puesto en el país son de Sputnik V, según el reporte del Ministerio de Salud.

El 5 de julio recién pasado, la Fiscalía contra la Corrupción dijo que pedirán una orden judicial para que Salud entregue copia del contrato firmado con Human Vaccine para la compra de 16 millones de vacunas.

La investigación que inició el Ministerio Público (MP) para establecer posibles ilegalidades dentro del contrato que el Ministerio de Salud firmó con la compañía Human Vaccine avanza igual de lento como el plan de vacunación por la falta de dosis que ya se compraron y que aún no han llegado.

Embajada de Rusia

La Embajada de la Federación de Rusia en la República de Guatemala por medio de un comunicado en Twitter afirmó que “los datos oficialmente presentados por el Sr. Presidente Dr. Alejandro Giammattei y la Sra. Ministra de Salud Pública y Asistencia Social A. Flores en la conferencia de prensa del 27 de julio del año en curso son fiables y corresponden a los resultados de la renegociación con el equipo de Sputnik V”.

Añadió que: “el contrato renegociado contempla el suministro de la primera y segunda dosis de la vacuna Sputnik V a Guatemala”.

“Gracias al aumento de la capacidad de la producción de las vacunas, los retrasos temporales en la entrega del segundo componente se resolverán durante el mes de agosto”, aseguró.

Decisión unilateral

Prensa Libre entrevistó a Zulma Calderón, defensora de Salud de la Procuraduría de los Derechos Humanos, respecto de este tema de la vacuna rusa.

Se le consultó que ¿Cómo se puede tomar el que ahora el país reciba la vacuna Sputnik Light? La funcionaria respondió que hay que recordar que esta decisión de cual vacuna se adquiere o cual vacuna no, no es una decisión unilateral que le corresponde únicamente a la ministra de Salud, sino que debe tener un aval técnico, y se supone que efectivamente para eso se creó el Comité Nacional de Vacunación en contra del Covid-19, que agrupa diversas organizaciones, dentro de las cuales está el Conapi -Comité Nacional de Practicas de Inmunización-. Por eso cuestionaba y sigo cuestionando en este momento, que el comité debe respetar la recomendaciones que se hagan en estos grupos de trabajo.

Añadió que el Conapi da sus recomendaciones, sugerencia y lineamientos de la compra de las vacunas basados en ciencia, porque están integrado por infectólogos, epidemiólogos, que se mantienen al día revisando evidencia científica para poder decir si una vacuna le conviene al país.

Con certeza le puedo decir que no se hizo, porque ayer fuimos a hacer una supervisión al programa Nacional de Inmunizaciones, que a la luz del reglamento orgánico del ministerio de Salud es el ente normativo que debe hacer todo el lineamiento técnico para para el uso de cualquier vacuna en el país. Ayer a la 1.30 o 2 de la tarde el programa no tenía la menor idea de la Sputnik Light, no sabían nada.

Cómo es posible que estemos trabajando en un momento tan crítico de forma tan desarticulada en la cual nadie sabe nada.

Le puede interesar: Gobierno de Guatemala niega que recibirá vacunas Sputnik Light de Rusia

No sabemos mucho de la vacuna -Sputnik Light- porque no hay muchos estudios, esos avales técnicos que deben ser realizados por el comité no se han dado, y resulta que esa es la que vamos a manejar en el país.

¿Esta vacuna es una dosis y esta sería equivalente a la primera dosis de la Sputnik V?

Calderón respondió que efectivamente, esta Sputnik V lo que tiene es que el primer componente es totalmente distinto al componente dos, pero esa combinación de los dos componentes es lo que potencializa que esa vacuna tenga una efectividad mayor al 90 por ciento, según los estudios publicado. Acá viene la controversia, porque la única vacuna unidosis que hasta este momento tiene autorización de emergencia es la Johnson & Johnson, entonces tampoco podríamos adquirir Sputnik Light porque la ley (Decreto 1-2021) específica que deben ser vacuna que tengan autorización de emergencia, entonces, ¿cómo le vamos a hacer? ¿Nos vamos a inventar otra ley?

Estarían, entonces, adquiriendo la Sputnik Light sin respaldo legal?

El respaldo legal lo perdieron totalmente desde que nadie supo nada del contrato y desde que lo siguen negociando, no solo fuera de la legalidad, sino que fuera del conocimiento técnico. Con sustento técnico, el conocimiento de quién la ministra de Salud aceptó eso.

Es distinto que se diga hoy va a venir un millón de Johnson & Johnson porque el comité lo avaló, pero no solo porque a Zulma Calderón dice que esa vacuna es buena la vamos a comprar, no funciona. Ese no es el procedimiento ni acá ni en ningún país.

¿Con la Sputnik Light se tendría un menor grado de efectividad para quienes se coloquen dicha vacuna?

Hasta lo que sabemos, publicado por instituto Gamaleya, una sola dosis de esta vacuna da una efectividad del 73 por ciento -sería la light prácticamente-. Hay que recordar que normativa de la Sputnik Light tampoco tenemos en el país, incurriríamos en demasiadas ilegalidades, porque estaríamos aplicando una vacuna que ni tiene esa autorización de emergencia ni tampoco tiene normativa, porque ahora como les explica a las personas que se pusieron una dosis y hasta les pusieron fecha para una segunda dosis, qué no los van a vacunar. Allí es una violación de todos los aspectos.

¿Se corre el riesgo de que el ministerio diga que los que ya están vacunados con una dosis de Sputnik V ya tengan la versión Light porque esta equivale al primer componente?

Así es. Podríamos aceptarlo y hasta entenderlo, si el ministerio de Salud de forma clara y contundente dijera: “Miren, la alternativa que nos da la ciencia, en este momento, es que si no tenemos el componente dos, vamos a reiniciar esquemas o vamos a combinar esquemas”. Pero tampoco dicen eso.  Están dejando a las personas en una total incertidumbre, y lo más grave es que siguen viniendo vacunas del primer componente.

Le toca al ministerio aclarar si estos primeros componentes que estamos recibiendo se van a convertir en componentes Light, porque hasta el momento se han recibido como componente uno.

Si solo ingresan las vacunas Sputnik Light y ya no vienen segundas dosis ¿cree necesario que haya un refuerzo, con alguna otra vacuna, para la población que reciba el fármaco ruso?

Ahorita hay muchos estudios que se están desarrollando donde se está evaluando esta posibilidad de una aplicación de vacuna más, se estima que a los 18 meses. Sin embargo, no es una normativa que la OMS haya aprobado, porque no existe la suficiente evidencia para poderla aprobar.

La misma OMS no se ha animado a aprobar un tercer refuerzo. Hay algunos países que ya lo están normando, o están a punto de aprobarlo dentro de sus normas, pero son pocos.

¿La combinación de Sputnik con la combinación de alguna otra vacuna?

Hay unos estudios pequeños que no son contundentes, que hasta dos o tres semanas el mismo instituto Gamaleya anunció que estaba iniciando los estudios de la combinación de Sputnik con Astra, y fueron claros que los estudios estarían concluidos para febrero o marzo del otro año.

Qué pasaría con las personas que se vacunaron en estados Unidos con Johnson, y quieran tener refuerzo en el país con cualquier otra vacuna, ¿Esto sería factible en el contexto que estamos, en el que nos hacen falta vacunas?

Debería de ser uno de los puntos importantes considerados dentro del Plan de vacunación y la normativas y adendas que ha tenido el plan, porque el mismo desabastecimiento de vacunas que hemos tenido en el país abre esa posibilidad, también para el caso, de aquellas personas que se fueron a vacunar al extranjero solo con la primera dosis, que no han podido completar el esquema, también el país debe darles la oportunidad de tener acceso a la segunda dosis, aunque la primera no haya sido acá.

El objetivo de la vacunación son personas con esquemas completos, vamos a lograr la inmunidad de rebaño cuando tengamos esquemas completos de vacunación, el objetivo, lo que nos dicta la ciencia es que se podrá controlar la pandemia, vamos a poder evitar enfermedad grave y muerte, cuando tengamos esquemas completos de vacunación.

Laboratorio de Datos

Prensa Libre también consultó al Laboratorio de Datos respecto de la vacuna Sputnik Light

¿Cómo ven que el país tenga ahora la vacuna Sputnik Light?

Lo vemos negativo. Es pésimo. Cuando se hizo la primera negociación con Sputnik se hizo la negociación para que enviara 8 millones de primeras y 8 millones de segundas dosis. Luego que se dio todo el problema de producción, en la negociación, de transparencia, entendemos que hay cierta confidencialidad en el contrato, pero nos parece que la situación que se está dando es más opaca, de lo que es esa confidencialidad, hay muchos elementos que el ministerio sí podría comunicar o transparentar que no están dentro de la confidencialidad y que no lo están haciendo, nunca se tuvo información sobre los detalles del contrato, sobre los programas de entrega, y alrededor de esta crisis se creó la renegociación, y de esta tampoco se sabe. No se sabe qué renegociaron, lo único que se sabe es que iban a mandar Sputnik Light y no es una información que saliera del Ministerio sino información que sale directamente del fondo ruso, no sabemos cuántas Sputnik Light van a mandar y no sabemos si van a mandar el segundo componente de las personas que ya se pusieron la primera dosis de Sputnik V.

Todos estos detalles ya los debería de haber transparentado el ministerio, porque tiene la obligación de cumplir con la segunda dosis de las personas que recibieron ya su primera dosis, no les pueden decir ahora que su dosis se transforma en Sputnik Light.

Por otro lado vemos negativo y nos decepcionó que van a comenzar a enviar Sputnik Light, por dos razones, esta vacuna no existe, no es otra vacuna, es el nombre que Sputnik le puso a buscar solo una dosis, es la misma primera dosis. No es un componente distinto.

Ellos no es que vayan a mandar Sputnik Light que están haciendo una nueva vacuna de una sola dosis y ahora van a mandar Sputnik Light, lo que van a hacer es que solo mandarán primeras dosis y las van a poner bajo el nombre de Sputnik Light, eso hay que tenerlo claro, no es una vacuna diferente, es el primer componente de Sputnik v y lo que hicieron fue ponerle un nombre solito.

Eso es lo que nos preocupa, el ministerio negoció ocho millones de doble dosis, ahora en la renegociación va a hacer esta movida a primeras dosis, nos sorprende, deja totalmente desamparada a la población. La gente que se vacunó con una dosis y ahora resulta que siempre no, ahora es solo una dosis, y la efectividad si es más baja. Sí está arriba del 70%, que es la efectividad límite mínimo de la OMS para utilizar una vacuna, pero si es más baja que utilizar las dos dosis.

Bajo ese criterio de que la Sputnik Light realmente no existe sino que es solamente la decisión de poner solo una dosis de una vacuna de dos, nosotros es bastante desconcertante. No entendemos si esa fue la negociación de Sputnik no entendemos entonces, porque no rescindieron el contrato. Si no tenían la posibilidad de mandarnos las dos dosis eso hubiera sido mejor, y entonces ya se busca con otras farmacéuticas que si lo pudieran hacer. sería exactamente lo mismo que el ministerio dijera vamos a poner moderna Light y los que tienen una dosis ya están vacunados.

Por el otro lado, aunque sea la misma vacuna, el mismo biológico con qué recomendación, con qué criterio técnico el ministerio, cancillería y el gobierno decidieron comprar Sputnik Light, no está aprobada ni recomendada por el Conapi, ningún ente regulador como OMS, FDA ni por ningún país nivel 4.

La Sputnik Light aceptaron ese contrato sin ninguna legalidad, porque la ley no los deja comprar una vacuna que o está aprobada, si esa ya era un área gris con Sputnik V, porque no está aprobada ni por la EMA, OMS o FDA, el criterio se tomó que algunos países de nivel 4 ya la habían aprobado, pero ese no es el caso de la Light. Ese contrato lo hicieron sin ninguna recomendación técnica.

La ley para la adquisición de vacunas dice que deben estar aprobadas por un ente regulador.

Guatemaltecos acuden al centro de vacunación de la Universidad Rafael Landívar para obtener la segunda dosis de Sputnik V. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

¿Cree que sea necesario que quienes reciban la Spunitk V o Light reciban un refuerzo?

Se ha hablado de dosis heterogéneas, la misma ministra lo dijo, estamos viendo la posibilidad de combinar dosis, no han tomado la decisión, no se sabe si será o no, aún no hay recomendación del Conapi. Si toman la decisión de dejar a la gente solo con una dosis, se quedarán solo así, no les pondrán ni dosis combinada.

El tema de los refuerzos hay que esperar, algunos países están poniendo ya refuerzos, pero no hay un consenso científico de que ya se necesite un refuerzo, es probable que dentro un año vayan a necesitar un refuerzo, pero se tienen que hacer los estudios para ve cómo va evolucionando la inmunidad de las vacunas y la evolución del virus, pero aún es muy temprano en Guatemala para hablar de eso. El ministerio sí lo debería de pensar porque otros países ya lo están pensando a hacer, para que no nos agarre desprevenido.

Acá no le preguntan si ya se vacunó en los estados unidos.

La recomendación técnica es que ahorita todavía no se necesita un refuerzo, la Johnson, estamos comenzando agosto, y si la vacunación comenzó en enero, no tenemos ni un año con la Johnson, esos estudios todavía se están haciendo.

Hemos registrado 4 mil 500 personas vacunadas en el extranjero, y de estas 2 mil 300 con la Johnson. Es una cuota mínima, por lo menos estas tienen la Johnson, pero pueden ser más.

Es parte del problema que el ministerio no tenga el dato de personas registradas en el extranjero, porque preguntan si se pusieron la primera dosis allá y se puede poner la segunda acá. Es algo que al ministerio no le ha importado, pero en algún momento si va a cobrar relevancia.

El problema es por la disponibilidad de vacunas es complicado, porque las de AstraZeneca en Guate están contadas, junto a penas para poner la segunda dosis de quienes ya se vacunaron acá.

Si el ministerio quisiera combinar Sputnik y AstraZeneca, tendrían que contar si les alcanza.