FAO preocupada por efectos de El Niño

Guatemala se encuentra entre los países que podrían sufrir efectos devastadores, provocados por el fenómeno climático El Niño, según un análisis de la FAO.  

Publicado el
José Luis Vasquez, de Chiquimula, perdió la mayor parte de sus cultivos de maíz debido a la sequía. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
José Luis Vasquez, de Chiquimula, perdió la mayor parte de sus cultivos de maíz debido a la sequía. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola  (FIDA) y el Programa Mundial de Alimentos  (PMA) convocaron en Roma, Italia a una reunión urgente para el jueves, preocupados por el efecto “devastador”  de El Niño en Centroamérica.

“El evento climático de El Niño está teniendo un efecto devastador en la agricultura en el Corredor Seco de América Central, donde una de las peores sequías de las últimas décadas ha dejado a 3.5 millones de personas en situación de inseguridad alimentaria” , advirtió en un comunicado la FAO.

Según cifras de la entidad, en los países más afectados, El Salvador, Guatemala y Honduras, unos 2.8 millones de personas dependen de ayuda alimentaria.

La proyección trimestral del Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología explica que en la tercera semana de julio comenzará la canícula y se descarta que sea prolongada como las registradas en los últimos dos años.

Las organizaciones internacionales consideran clave fijar acciones a largo plazo para hacer frente a los efectos de El Niño para garantizar la seguridad alimentaria y la nutrición de la población más vulnerable de los países afectados.

El Niño y su contraparte, La Niña, se producen de forma cíclica, pero en los últimos años -debido principalmente a los efectos del cambio climático global- los fenómenos meteorológicos extremos asociados a estos eventos -como sequías e inundaciones- han aumentado en frecuencia y severidad, explicó la FAO en la nota.

Esta situación supone también una amenaza para el sustento de millones de pequeños campesinos que residen en esa zona.

Lea también: Deslaves amenazan a la mayoría del territorio

Con la reunión, la FAO quiere movilizar a la comunidad internacional para apoyar los esfuerzos de los gobiernos, organismos de la ONU y otros socios para hacer frente al grave fenómeno.

“Además de la labor de socorro, responder al impacto de El Niño requiere invertir en mejorar la capacidad de las comunidades rurales pobres para acceder a la tierra, el crédito y otros recursos, garantizando al mismo tiempo que cuentan con servicios básicos como agua, saneamiento, sanidad, educación, infraestructuras de transporte y energía eléctrica” , sostiene la agencia especializada de Naciones Unidas.

*Con información de Agencia EFE