Iglesia busca fiscalizar fondos

Las hermandades —grupos religiosos que se forman en torno a la veneración de una imagen religiosa— deberán rendir cuentas al Arzobispado de Santiago de Guatemala acerca de sus ingresos y gastos, como lo ordenó el arzobispo metropolitano Óscar Julio Vian Morales, mandato que viene desde la Santa Sede, puesto que, según el nuncio apostólico Nicolás Thevenin, el papa Francisco quiere transparentar tolo lo que hace la Iglesia Católica.

El nuncio Nicolás Thevenin apoya las auditorías.
El nuncio Nicolás Thevenin apoya las auditorías.

Las cifras del costo de las andas de algunos cortejos procesionales, que según Vian Morales escandalizan, y más aún lo que puede llegar a costar un turno privilegiado y lo que las hermandades reciben en ese concepto, sumado al desconocimiento de cómo se utilizan esos fondos, obligó al arzobispo metropolitano a ordenar auditorías a las arcas de esas organizaciones religiosas.

Después de la misa que Vian Morales ofició el 9 de marzo último en la Catedral Metropolitana, dijo: “Se confiaba en la buena voluntad de todas las hermandades. Se suponía que si era una cosa buena, de la Iglesia y buenos cristianos, eso caminaba bien, pero ahora hemos visto que parece que no”.

Al referirse a las auditorías que ordenó a esos grupos el arzobispo indicó: “Eso cabalmente no les ha gustado mucho, pero es necesario que tengan su auditoría para saber a dónde van todos los fondos que se sacan de las procesiones y, sobre todo, las hermandades”.

Aprueban control

La orden del arzobispo supone un mayor control a las hermandades, pero contrario a lo que se pensaría, estas respaldan la orden emitida por la máxima autoridad de la Arquidiócesis de Santiago de Guatemala, que tiene jurisdicción para los departamentos de Guatemala y Sacatepéquez.

Alfonso Ramírez, integrante de la Hermandad de La Recolección y coordinador de la Pastoral de Religiosidad del Arzobispado de Guatemala, que agrupa a más de 40 hermandades de la capital y municipios cercanos, manifestó su anuencia a la exigencia del arzobispado.

“En primer lugar, tiene el total respaldo y apoyo lo que dice el monseñor en el sentido de las auditorías. No nos causó extrañeza y lo apoyamos, porque al final de cuentas es un dinero del pueblo y para el pueblo, y la curia, como una cabeza, debe estar enterada de lo que pasa en cada parte de su cuerpo”, afirmó Ramírez.

“Como entidades religiosas debemos rendir cuentas sobre los movimientos financieros y que por cualquier discrepancia que se observe se tomen medidas pertinentes”, dijo Eduardo Monroy, presidente de la Hermandad del Señor Sepultado de San Felipe, Sacatepéquez.

José César Gálvez, encargado general de la Asociación de Devotos Cargadores de Jesús de las Palmas del templo de Capuchinas, expuso que están “completamente de acuerdo” en que las hermandades lleven libros contables y sean auditadas como lo sugirió Vian Morales, para que “los gastos sean transparentes”.

“Es un buen punto porque da más transparencia y seguridad de que los fondos son utilizados correctamente”, expresó Fredy Chin, de la Hermandad de Jesús Nazareno de la Merced, de Antigua Guatemala.

Sin proporcionar datos

Varias de las hermandades consultadas prefirieron no dar datos respecto de la cantidad de turnos que se venden para cargar las imágenes o el costo de los mismos, ya que aducen que en algunas ocasiones “se ha tergiversado la información”, y que “solo podrían dar esos detalles con autorización de párroco”.

De las asociaciones consultadas se conoció, por ejemplo, que en La Recolección participan 15 mil cargadores en las procesiones de Sábado de Ramos y de Viernes Santo, y el costo del 80 por ciento de los turnos es de Q35; y en el 20 por ciento restante, de turnos extraordinarios, el valor puede llegar a Q450.

La Hermandad de Jesús de las Tres Gracias de Beatas de Belén vende seis mil 300 turnos a un precio de Q30 cada uno.

Se estima que en la capital, en promedio, una hermandad podría manejar presupuestos superiores a Q1 millón, dependiendo de la cantidad de turnos y las horas de recorrido.

En Antigua Guatemala algunas hermandades facilitaron el dato de cuántos cargadores participan en las procesiones de Cuaresma, cifra que alcanza los siete mil 500 devotos en cada cortejo.

La Asociación de Hermandades de Pasión, que agrupa a las hermandades de Antigua Guatemala y Jocotenango, Sacatepéquez, no contaba con datos sobre el dinero que pueden recaudar, ni el costo promedio de cada turno.

“Tenemos que ser claros”

Monseñor Rodolfo Valenzuela, presidente de la Conferencia Episcopal de Guatemala, afirmó que la Iglesia debe ser transparente en sus funciones, en concordancia con lo que exige de las autoridades y de la sociedad.

“Si pedimos que haya transparencia y claridad en las cuentas en lo público y social, primero nosotros tenemos que ser muy claros en eso”, señaló.

Monseñor Valenzuela añadió que no ha existido una tradición de rendir cuentas, por lo cual “es necesario motivar y crear la mentalidad de que no se trata de fiscalizar, sino de rendir cuentas y ser transparentes”.

IGLESIA PIDE BUEN COMPORTAMIENTO
Los cargadores están obligados a respetar una serie de prohibiciones que han establecido las hermandades.
Deben evitar dar un mal testimonio de vida y ofrecer un mal comportamiento durante los recorridos.

Tienen absolutamente prohibido ingerir bebidas alcohólicas o fumar.
Desviarse de cumplir con los objetivos de la procesión, que es evangelizar.
No hablar por teléfono durante el recorrido de la procesión o viajar con niños.
Utilizar un mal vocabulario y salirse de la procesión sin ninguna justificación también está prohibido.
Las hermandades deben vigilar que los devotos cargadores cumplan las normas establecidas en los reglamentos.

Según estimaciones de las hermandades de Guatemala, en Viernes Santo más de 1.2 millones de personas circulan en el Centro Histórico, y una cantidad similar en   Antigua.

POSTURA
Lineamiento viene del papa Francisco

El nuncio apostólico y representante del papa Francisco en Guatemala, Nicolás Thevenin, expuso que con el mandato de auditar las finanzas de las hermandades en la Arquidiócesis de Santiago de Guatemala, el arzobispo Óscar Julio Vian “no está condenando a nadie”, ya que la orden emitida  va en línea de lo que quiere el papa Francisco de transparentar todas las actividades que hace la Iglesia Católica en el mundo
“El dinero y el  patrimonio que hay en la iglesia es de los pobres y para los pobres,  y el primer pobre es Jesucristo, entonces hay que servirlo muy bien;  con medida, con mucha claridad, eso es lo que el Papa quiere hacer con toda la Iglesia empezando con la Santa Sede”, expuso Thevenin. 

El embajador del Vaticano en el país recordó a los devotos que el fin primordial de las procesiones debe ser transmitir la fe.

“Lo que tenemos a disposición en la Iglesia Católica es para servir. La tradición significa delegar lo que hemos recibido para llegar a los que necesitan y transmitirles la fe”, agregó el representante del Papa en el país, quien agregó que las hermandades jugaron un papel muy importante  en la historia nacional durante la persecución liberal en el siglo XIX.

Thevenin descartó que las auditorías ordenadas por Vian despierten fricciones entre Iglesia y fieles. “Todo se ve con un ambiente de muy buena voluntad de parte de todos”, resaltó.  

CONTROLES
“Podrían extenderse”  
El presidente de la Conferencia Episcopal de Guatemala, monseñor  Rodolfo Valenzuela,  expuso que las auditorías que se harán a las hermandades de la Arquidiócesis de Santiago de Guatemala  podrían practicarse a todas las hermandades del país.

“Las hermandades recaudan dinero que es público, de los fieles,  y lo más normal es que estos se den cuenta de los gastos que se hagan. Debería extenderse a otras jurisdicciones”, expuso Valenzuela,  quien indicó que algunas hermandades no rinden cuentas.

ANTIGUA GUATEMALA
“Orden no está de más”
Diego Salazar, presidente de la Asociación de Hermandades de la Antigua Guatemala y Jocotenango, aseguró que las hermandades de aquella región han cumplido con entregar informes a las autoridades eclesiales,  aunque el recordatorio del arzobispo Vian “no está de más”,  y se dio porque “hubo muchas cosas que este año salieron a luz”. 

“Eso viene de años anteriores. Aquí en  Antigua ha habido hermandades que han sido auditadas y todas están esperando a que los auditores de la Arquidiócesis vengan”, afirmó Salazar.

HERMANDADES
“No dan informes”
Alfonso Ramírez,  de la Pastoral de Religiosidad del Arzobispado de Guatemala, indicó que el planteamiento de Vian surgió a raíz de que  algunas hermandades no habrían cumplido  con entregar informes financieros de sus actividades como sí lo ha hecho, por ejemplo, la Hermandad de La Recolección, a la cual pertenece.

“No nos asusta ni nos causó ninguna extrañeza porque desde que entró monseñor Vian Morales sacó un decreto en el  que solicitaba la información financiera de las hermandades”, indicó Ramírez.

DATOS DE LA CUARESMA

50 CORTEJOS procesionales recorren la capital durante la Cuaresma.

20 PROCESIONES salen en Sacatepéquez,  coordinadas por 14 hermandades.

15 MIL cargan en la procesión de Candelaria, el  Jueves Santo, en la capital.

Q1.7 MILLONES es lo que podría  recaudar una hermandad por la venta de turnos.

1.2 MILLONES de personas llegan al Centro Histórico capitalino en Viernes Santo.