Comunitario

Mitad de pobladores de ocho comunidades perdió su trabajo luego de la erupción del Volcán de Fuego

El proceso de recuparación por la erupción del Volcán de Fuego no ha terminado, los damnificados tienen la esperanza de reconstruir las comunidades que fueron destruidas el pasado 3 de junio, y pasar la página de la tragedia que dejó sin trabajo a uno de cada dos pobladores y que dañó 40.6% de las viviendas de ocho comunidades, según informe presentado por Techo Guatemala.  

Por Ana Lucía Ola

Líderes de la comunidad 15 de octubre La Trinidad mencionan que están a la espera de ser trasladados a un lugar definitivo, por ahora la mayoría de los damnificados están en los albergues. (Foto Prensa Libre: Óscar Rivas)
Líderes de la comunidad 15 de octubre La Trinidad mencionan que están a la espera de ser trasladados a un lugar definitivo, por ahora la mayoría de los damnificados están en los albergues. (Foto Prensa Libre: Óscar Rivas)

Santano Miguel Méndez es uno de los 1 mil 200 pobladores de la comunidad 15 de octubre La Trinidad, en Escuintla, que resultó afectado por la erupción del Volcán de Fuego, el pasado 3 de junio, y que el lunes último habría cumplido 20 años de formarse.

Tenía cinco años cuando Santano junto a su madre y sus seis hermanos huyeron de Huehuetenango a México, escapando del conflicto armado interno, era la década de 1980. No iban solos, otras familias los acompañaron en la travesía, en la que para cubrirse del frío usaban nylon y su comida eran granos de maíz cocido.

“Lo viví en carne propia, me llevaron, pero en ese proceso quedé huérfano, mi padre y mis dos hermanos mayores fue masacrados. Mi madre tuvo que luchar por sus hijos: somos tres varones y cuatro mujeres. Ahora nos tocó vivir la emergencia del Volcán de Fuego”, narró entre lágrimas el líder comunitario, convencido de que saldrán adelante de esta tragedia tal como lo hicieron de la guerra.

Lea también: Videos e imágenes de la erupción del Volcán de Fuego

Son 249 familias las que conforman la comunidad, la mayoría de sus miembros se refugiaron en México y volvieron a Guatemala en 1998 para asentarse en la finca 15 de octubre La Trinidad, Escuintla, asentada a las faldas del coloso. Nunca imaginaron que la calamidad los afectaría de nuevo. 

Han transcurrido 137 días desde la erupción del volcán y los pobladores de la comunidad que sobrevivieron, la mayoría está en los albergues en Escuintla, 42 familias se encuentran en espacios habilitados en Palín.

“Ha sido muy doloroso para la comunidad. Ayer (lunes) cumplimos 20 años de haber llegado allí, era el aniversario y hoy la pasamos en los albergues, pero bueno, estamos luchando y sé que lo vamos a lograr porque el tiempo nos está dando la oportunidad de poder reubicar La Trinidad y ser un ejemplo de lucha de organización en la sociedad. Ha sido difícil, pero esto nos hace más fuertes”, agregó.

Santano ve con esperanza el futuro de la comunidad, pues han logrado que les tomen en cuenta en la mesa multisectorial que coordina los trabajos relacionados con esta emergencia. “Se está gestionando el comprar una finca para rehacer nuestras vidas como comunidad, en un lugar más seguro. El lugar está a media hora del Hospital General de Escuintla hacia Taxisco, es la Finca Dulce Nombre y Vista al mar. Allí estarán las 249 familias”, indicó.

Situación de los daminificados 

Santano junto a líderes de las comunidades trabajó de cerca con la Fundación Techo para desarrollar el levantamiento de datos para conocer la situación previa y posterior de las familias afectadas por la erupción del Volcán de Fuego.

Los datos se presentaron este martes e incluyó las respuestas de 1 mil 503 familias de ocho comunidades: El Porvenir, El Rodeo, 15 de octubre La Trinidad, San Miguel Los Lotes, Caserío El Barrio, Don Pancho, Santa Rosa El Rodeo y La Reyna.

Techo Guatemala presentó los resultados de la población afectada por la erupción del Volcán de Fuego, junto a fotografías de la emergencia. (Foto Prensa Libre: Óscar Rivas)
Techo Guatemala presentó los resultados de la población afectada por la erupción del Volcán de Fuego, junto a fotografías de la emergencia. (Foto Prensa Libre: Óscar Rivas)

El informe se enfoca en tres áreas: economía, la vivienda y riesgo. 

El monitoreo evidencia que previo a la erupción las familias se dedicaban al cultivo del café, trabajo en fábricas y hotelería, con la tragedia uno de cada dos personas perdió su empleo o los medios de producción del mínimo. El 71% de los ingresos primarios de los pobladores se vio afectado, teniendo un ingreso medio mensual por familia de Q4 mil 600.

En tema de vivienda, el 83% de los encuestados contaba con una vivienda con techo de lámina metálica, el 75% con piso de concreto y el 77% su casa tenía paredes de block. La mayoría contaba con los servicios básicos: 93.5% energía eléctrica y el 89.6% agua potable.

Esto le interesa: San Miguel Los Lotes queda devastada por erupción volcánica

Un 46.6% de las casas fue afectada por el desastre natural, mientras que el 16.5% resultaron seriamente dañadas y ya no son habitables.

Ocho de cada diez personas perciben que su vivienda está en una zona de riesgo, por lo que cinco de cada diez no está dispuesta a volver al que antes era su hogar.

Las comunidades que tienen un riesgo alta de vulnerabilidad, según el informe de Techo, con más del 20% son La Trinidad, San Miguel Los Lotes, La Reyna y El Rodeo.

Según Antonio de la Roca, de Techo, una de las conclusiones a las que pueden llegar al finalizar este trabajo es que el proceso de recuperación no ha terminado. “Hay lecciones aprendidas que deben ser tomadas en cuenta para futuras emergencias”, indicó.

En el levantamiento de datos participaron 300 voluntarios de Techo Guatemala en conjunto con la Unidad para el Desarrollo de Vivienda Popular (UDEVIPO).

Contenido relacionado

>  Voluntarios construyen en dos días vivienda digna para familias de escasos recursos  

> La erupción del Volcán de Fuego es la más fuerte de las últimas décadas

> Damnificados del Volcán de Fuego reciben una subvención económica