Precariedades amenazan a la terminal aérea

A un mes de que la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) efectúe una revisión en el Aeropuerto Internacional La Aurora, para determinar si puede mantener la categoría I, esa terminal mantiene múltiples deficiencias que, aun cuando se mejoren, no daría tiempo para solventar.

El parqueo ubicado en el tercer nivel se encuentra cerrado. La DGAC dijo  a los transportistas  que no tienen presupuesto para contratar  personal.
El parqueo ubicado en el tercer nivel se encuentra cerrado. La DGAC dijo a los transportistas  que no tienen presupuesto para contratar personal.

Ausencia de rayos X, insuficientes bandas para equipaje, falta de recapeo en la pista de taxeo y el funcionamiento parcial del aire acondicionado son algunos de los problemas operativos.

Se suman la falta de agua, papel higiénico, jabón, secadores de manos e incluso daños en sanitarios y lavamanos.

Otras quejas incluyen personal insuficiente para atender a viajeros, parqueos fuera de servicio y poca señalización.

Jair Samayoa, interventor de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), es consciente de la situación. Sin embargo, afirmó que trabajan para poder solucionar algunos de esos inconvenientes.

“Las condiciones en que encontramos la DGAC y el Aeropuerto eran bastante precarias. Encontramos muchas deficiencias en lo que es infraestructura…”, indicó Samayoa, quien explicó que para la OACI no es necesario que se hayan concluido las mejoras, sino verificar que se trabaja en ello.

Operación deficiente

Ante las deficiencias en los equipos de revisión y seguridad, las aerolíneas que operan en el país se comprometieron en julio del 2013 a contratar los servicios de una empresa privada para que les prestara el servicio de chequeo de equipaje facturado, es decir uso de rayos X.

Para esto se firmó un convenio entre la Asociación Guatemalteca de Líneas Aéreas (AGLA), la DGAC y el Ministerio de Gobernación.

Ese convenio se mantendría hasta que la DGAC lograra las condiciones necesarias para retomar la prestación del servicio.

Sin embargo, el sector organizado en la Cámara de Turismo de Guatemala (Camtur) refiere que esta es una obligación del Estado, según lo establecido por la OACI.

A criterio de Camtur, el convenio no fue suficiente y en agosto del año pasado la AGLA donó dos máquinas de rayos X.

Samayoa, quien tomó posesión en noviembre del 2013, expuso que el equipo de escáner y rayos X instalado opera desde el 2007.

Expuso que este equipo que sirve para escanear el equipaje fue instalado por la compañía Siemens, pero aún falta colocar el 10 por ciento. Por ese equipo, la DGAC tiene una deuda de US$1.6 millones.

Según el interventor, para este caso ya se iniciaron pláticas con los representantes legales de la empresa, para hacer los pagos y poner a operar el sistema de bandas.

Samayoa refirió que la instalación tardaría dos meses, pero antes de poner las bandas a funcionar deben ser revisadas y darles mantenimiento. El equipo ya tiene varios años embodegado.

Falta de servicios

El gremio de operadores de turismo cuestiona los servicios básicos, instalaciones deterioradas y obras inconclusas.

Uno de los tantos problemas, dijo Sandra Muralles, directora de Camtur, se da en la revisión del equipaje y del viajero.

“En horas pico de vuelos se hacen colas inmensas para colocar en las bandejas el equipaje, zapatos y equipo de cómputo”, explicó.

Mientras que, cuando coincide la llegada de varios vuelos, colapsan las fajas de equipaje porque solo funciona una, afirmó.

“Aunque sean varios vuelos, todo el equipaje sale en una misma faja, y también hay problemas para el paso por la SAT”, aseguró Muralles.

Además, no hay instalaciones para personas con discapacidad física, y en el caso de aviones jet, que no se enganchan a los muelles, no hay facilidades para el traslado de pasajeros.

La remodelación del aeropuerto La Aurora se empezó durante la administración del presidente Óscar Berger, en el 2006, y costó US$120 millones.

Las obras estuvieron marcadas por retrasos, cuestionamientos de transparencia y señalamientos de la Contraloría General de Cuentas.

“Son inconvenientes lamentables para la inversión tan grande que se hizo en el Aeropuerto”, de acuerdo con Muralles.

Para la Gremial de Transporte de Turistas, otro inconveniente es que los parqueos no tienen capacidad para recibir buses más altos de 2.15 metros, mientras que el estacionamiento del tercer nivel está deshabilitado, por falta de personal.

Se justifican

En los últimos dos años, la DGAC ha tenido cuatro interventores.

Samayoa aseguró que cuando recibió el cargo encontró desorden administrativo general.

“Aún no se ha cumplido con todos —los requerimientos— porque son bastantes y no es de un día a otro que se va a solucionar”, subrayó.

Recordó que en la verificación que hizo la OACI en el 2008 las recomendaciones se referían a seguridad y organización, entre otros asuntos, e indicó que aún hay problemas que podría reiterar, entre estos la instalación de las bandas y la seguridad alrededor del Aeropuerto. En relación al último punto, aseveró que ya se instalaron garitas de vigilancia.

Otra recomendación formulada en aquella ocasión fue la necesidad de tener un circuito cerrado de televisión y un sistema biométrico dentro de las puertas del aeropuerto, pero están trabajando en eso, afirmó el funcionario.

Respecto de las pistas expuso que la principal está en buen estado, pero “con la que tenemos problemas es la de taxeo del oeste”.

Explicó que para esta ya se inició el proceso de licitación para el recapeo.

En relación con el aire acondicionado, refirió que solo funcionaba el 14 por ciento y luego de darle mantenimiento se logró que ya trabaje el 40 por ciento.

Entre otras deficiencias refirió que el aeropuerto cuenta con siete vehículos de baterías para transporte interno de pasajeros y se repararon cinco.

De los extintores, el 90 por ciento estaba fuera de servicio, pero ahora ya se logró poner en funcionamiento el 85 por ciento, y hace 15 días se instalaron 800 rótulos de señalización, los cuales eran necesarios.

Los riesgos

“En forma oficial no se sabe si el aeropuerto La Aurora corre riesgo”, expresó Maynor Cordón, presidente en funciones de Camtur y quien preside la AGLA.

Cordón refirió que cuando a un aeropuerto se le degrada a categoría II solo se operaría la misma cantidad de vuelos sin posibilidad de aumentar frecuencia y atraer más líneas aéreas que vuelen desde y hacia EE. UU.

Samayoa dijo que desde noviembre ha sostenido cuatro reuniones con representantes de OACI, quienes le dijeron que han visto avances.

CARENCIAS

Servicios generales

La administración de la DGAC afirma que ha intensificado en meses recientes la mejora de los servicios que brinda el Aeropuerto. Sin embargo, algunos tienen deficiencias, como los baños localizados  en el área pública donde se espera a los pasajeros.

Sistema de aire

En noviembre del 2013  el sistema de aire acondicionado estuvo a  punto de colapsar. Tras casi tres meses de trabajo, funciona a más del 40 por ciento de su capacidad. Los arreglos para dejarlo en óptimas condiciones podrían demorarse hasta abril.

Fajas de equipaje

Tras no pagar una deuda de US$1.6 millones a la empresa Siemens, el sistema de bandas para equipaje permanece sin uso en las instalaciones del aeropuerto desde su remodelación. Las autoridades buscarán pagar ese monto y aprovechar el sistema, que suma puntos a la evaluación de OACI.

Falta recapeo

La pista de aterrizaje central se encuentra,  en general, en buenas condiciones. Sin embargo, la  de taxeo  oeste  necesita trabajos de recapeo para estar en condiciones aceptables. El interventor indicó que aún falta convocar a una licitación y, cuando este proceso finalice, los trabajos podrían durar al menos dos meses.

Áreas de parqueo

El parqueo ubicado en el tercer nivel se encuentra cerrado. La DGAC dijo a los transportistas  que no tienen presupuesto para contratar personal. Algunos autobuses  deben estacionarse en los alrededores del aeropuerto, debido a que en los otros parqueos la altura no les permite ingresar e   incluso  los viajeros deben caminar a la terminal.

550 mil turistas  ingresaron vía aérea en el 2013.

60 vuelos diarios salen y entran por la terminal aérea.

Terminales en la región

Aeropuerto Internacional de Comalapa, El Salvador, es uno de los de más movimiento de pasajeros  en el istmo, con  dos millones  anuales.

Aeropuerto Internacional Toncontín, Honduras, está ubicado  en medio de una cadena de montañas que dificulta la navegación de los aviones.

Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino, Nicaragua, ubicado a 11 km al este de la ciudad de Managua. Maneja un promedio de cien vuelos diarios.

Aeropuerto Internacional Juan Santamaría, Costa Rica,  es el principal de tres terminales internacionales de ese país.

Aeropuerto Internacional de Tocumen, Panamá, es el de mayor tráfico en Centroamérica. Tiene vuelos a más de 65 ciudades de América y Europa.

Aeropuerto Internacional Ángel Albino Corzo, Chiapas, México,  inaugurado en el 2006, es considerado uno de los más modernos y funcionales de México.

Trabas marcaron trabajos

En junio del 2005, el jefe de la DGAC, José Manuel Moreno, anunció que la OACI contrataría expertos y supervisaría la remodelación del Aeropuerto Internacional La Aurora. Los trabajos comenzaron en enero del 2006, pero una pugna entre la comuna capitalina y el Gobierno por la falta de licencia de construcción llevó el proceso a los tribunales. En diciembre del 2007, el presidente Óscar Berger, antes de dejar el cargo, inauguró la primera fase, a pesar de que no estaba terminada.

 En enero del 2008 se inició la segunda fase de la remodelación del aeropuerto, pero en marzo   la Contraloría General de Cuentas intervino de nuevo la DGCA, luego de que el Gobierno levantara la intervención de esa entidad, que regía desde 1996.

En junio la Contraloría señaló varias deficiencias e irregularidades, desde limitaciones para el acceso a la información, dudas sobre el cobro de comisiones por parte de la OACI y el pago de órdenes de compra.