Qué es la meseta en la que está Guatemala y que podría provocar la segunda ola de coronavirus

Los guatemaltecos han retomado la mayoría de las actividades que tenían antes de la pandemia del coronavirus, en busca de la nueva normalidad.

El uso de mascarilla y el distanciamiento social son las recomendaciones principales para evitar contagios de coronavirus. (Foto Prensa Libre: Esbin García)
El uso de mascarilla y el distanciamiento social son las recomendaciones principales para evitar contagios de coronavirus. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

Luego de casi siete meses de haberse registrado el primer caso de coronavirus en Guatemala, las autoridades de Salud y el presidente Alejandro Giammattei han confirmado el comienzo de una segunda ola de contagios.

El mandatario Giammattei se ha referido al tema durante su participación en actividades recientes, en las que ha llamado la atención de la población para que no descuide las recomendaciones como el distanciamiento social, uso de mascarilla e higiene.

“Ya estamos viviendo la segunda ola, la declaramos oficialmente ayer. La irresponsabilidad de muchos guatemaltecos, entre el 15 de septiembre y el 1 de octubre, nos ha traído un repunte de casos que vemos con preocupación”, dijo el mandatario el miércoles 7 de octubre del 2020.

Además, la ministra de Salud Amelia Flores, respaldó este jueves la afirmación del presidente. “Las imprudencias se vienen observando desde el 15 de septiembre. Las reuniones a las que nos invitan o queremos realizar siempre requieren que nos quitemos la mascarilla al comer o beber, y eso está ocasionando el aumento de los casos”, explicó la ministra.

“Estamos insistiendo en la prevención, a través del lavado de manos, uso de mascarilla y respeto del aforo”, añadió Flores.

Punto de vista epidemiológico

Aparte, Edwin Asturias, director de la Comisión Presidencial para la Atención a la Emergencia por el Covid-19 (Coprecovid), explicó a Prensa Libre cómo interpretar epidemiológicamente la situación actual, en la que se percibe que se ha llegado a una meseta que daría paso a la segunda ola.

“Cuando en una epidemia hay una reducción de casos, uno esperaría que bajaran hasta un mínimo. Cuando uno observa la disminución en los departamentos de Guatemala y Sacatepéquez, no baja completamente, se quedan en una meseta”, explica Asturias.

Esa situación significa que el contagio continúa “a niveles importantes” porque no se ha suprimido la transmisión comunitaria y hay un riesgo de que esa segunda ola venga, indica.

Si las personas susceptibles no se protegen quedarían expuestas a contagiarse y eso incrementaría los casos, añadió.

“El presidente está muy preocupado porque en esta reapertura que hemos tenido ha visto algunas personas que no han sido responsables con las regulaciones que se han dictado”, como el uso de mascarilla, aforo en negocios, etc, explica.

“En algunos departamentos, el presidente ha visto el aumento del porcentaje de pruebas positivas, como ocurrió con la primera ola de la enfermedad, en mayo y junio, por eso el presidente se refiere a que tiene sospechas del inicio de la segunda ola”, añadió.

Según Edwin Asturias, jefe de la Coprecovid, si los guatemaltecos atienden las recomendaciones de las autoridades, la segunda ola de coronavirus podrá ser aplanada. (Foto HemerotecaPL)

“Desde el punto de vista epidemiológico, esa segunda ola la podemos ver cuando rebasamos otra vez los niveles de meseta que teníamos. Tenemos que evaluar el comportamiento, porque las curvas tradicionales que hemos visto de epidemias pueden ser modificadas por las acciones que la población tome”, afirmó Asturias.

Según el jefe de la Coprecovid, si los guatemaltecos utilizan bien la mascarilla, evitan las aglomeraciones y atiende el resto de las recomendaciones, la segunda ola podría ser aplanada.

“Los departamentos centrales, donde se experimentó la primera ola fuerte, ya pararon el descenso de casos y se quedó en una meseta, como estabilizado. Eso significa que hay una transmisión comunitaria constante, a bajo nivel, pero está”, indica.

Asturias también hace referencia a lo que ocurrió en países europeos, donde la segunda ola llegó hasta seis meses después del primer pico.

“Algunos países han enfrentado la segunda ola y la comenzaron a pasar, como Francia y España. En el caso de Malasia, pasaron casi seis meses entre la primera ola y la segunda”, dijo.

Además, subrayó que el segundo pico dependerá de si la población se cuida. “si nos relajamos más, no hay duda de que ese pico se va a dar”, puntualizó.