Salud y Educación dejan en padres decisión de enviar a niños a clases presenciales y dicen que responsabilidad para evitar contagios es de todos

Salud modificó las regulaciones para el funcionamiento de los centros educativos privados a nivel nacional en alerta roja y permitirá clases presenciales.

Publicado el
En el sector público las clases comenzarán el 21 de febrero, si las medidas no cambian, los establecimientos también recibirán a los estudiantes cuando el municipio esté en alerta naranja. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
En el sector público las clases comenzarán el 21 de febrero, si las medidas no cambian, los establecimientos también recibirán a los estudiantes cuando el municipio esté en alerta naranja. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Las clases presenciales, en modalidad híbrida, en municipios con alerta roja podrán retomarse según informaron las autoridades y ahora los ministerios de Salud y Educación reiteran que la decisión de enviar a los niños a los centros educativos será exclusiva de los padres de familia.

El pasado domingo 23 de enero, el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) anunció que modificará las disposiciones sanitarias vigentes para que todos los centros educativos a nivel nacional, sin importar el nivel de alerta del semáforo, puedan retomar clases presenciales en su modalidad híbrida.

En el acuerdo ministerial 6-2022, publicado en el Diario de Centro América el 10 de enero pasado, Salud estableció las normas sanitarias para la prevención y control de infecciones por SARS-Cov-2 y otras epidemias, para los centros del sistema educativo nacional.

El objetivo de esta normativa es actualizar las actividades educativas, basado en el Tablero Covid-19 para contribuir en la vigilancia, control y mitigación del coronavirus en el retorno a clases.

Acá se establecieron las medidas que se deben cumplir en los establecimientos, tales como la ventilación natural en las aulas, desinfección de superficies, identificación de casos sospechosos, distanciamiento y seguridad al momento de la alimentación, entre otros.

En ese acuerdo, se establecía que en alerta roja, la docencia sería estrictamente desde casa, es decir 100% virtual, mientras que en la alerta naranja sí se permitirían las clases híbridas, pero con la disposición del pasado domingo 23, ahora se permitirá las clases presenciales en la alerta roja.

Según Salud, la decisión se tomó tras hacer análisis epidemiológicos en una mesa técnica integrada por infectólogos, pediatras, neumólogos, sicopedagogos, sicólogos y pedagogos.

Responsabilidad de los padres

El ministro de Salud, Francisco Coma, asistió a una citación al Congreso este lunes 24 de enero, en donde dijo que los protocolos son para garantizar la seguridad para el regreso a clases presenciales.

Señaló que todo el protocolo y las guías fueron avalados y respaldados por el Ministerio de Salud Pública tanto así que el año pasado más de 400 colegios ingresaron sus protocolos y de éstos estos protocolos cubrieron alrededor de 340 colegios.

Comentó que en este momento y no se sabe cuáles van a ser las tendencias a futuro en relación las variantes que puedan aparecer, que se ha mencionado que la variante ómicron probablemente va a crear inmunidad de rebaño y tomando en consideración las solicitudes de muchos padres de familia se abrió el proceso para las clases presenciales en alerta roja.

Coma afirmó que con personal técnico se evaluó un entorno seguro para los padres de familia, por parte de la instituciones y colegios supervisados y avalados por el Ministerio de Educación, y por eso se tomó la decisión también de abrir la modalidad híbrida semáforo rojo.

Resaltó que las clases presenciales en sistema híbrido, en alerta roja, es una opción y enviar a sus hijos a los centros educativos  es una decisión de los padres de familia.

Coma también hizo referencia a que los colegios deben garantizar igualdad de condiciones en la formación a los alumnos y a padres de alumnos que decidan recibir sus clases en casa y a los que  decidan ir presencialmente.

Justificó haber habilitado las clases híbridas en alerta roja, porque a diferencia del año pasado, que también hubo clases presenciales en alerta naranja, ahora el nivel de avance de la vacunación es mucho mayor.

Recalcó que la vacuna no impide que un niño o persona adulta se contagie, pero sí reduce el riesgo y tomando ese indicador y los valores de acuerdo a distintos expertos en la incidencia de enfermedad en niños menores se ha visto que se pueden contagiar, pero que no tienen consecuencias serias o graves.

Dijo que las burbujas que se implementan en los centros educativos y la capacidad de identificar y reportar algún caso permitirá que las instituciones educativas puedan manejar los incidentes.

Educación

Edna Portales, viceministra técnica del Ministerio de Educación participó en la conferencia de Gabinete de Gobierno, este lunes 24 de enero y se refirió al tema de las clases presenciales en modalidad híbrida en los municipios en alerta roja.

Explicó que a partir de la emisión del comunicado en donde se permitirían las clases híbridas en rojo, la Dirección General de Acreditación y Certificación (Digeace), del Mineduc está requiriendo a los colegios que deseen ir presencialmente en ese nivel de alerta, que conformen un expediente que será elevado al Ministerio de Salud para que se de dictamen.

Durante la presentación la viceminstra, se colocó una diapositiva en la que se leía que el nombre de Gabriela Vides y Lesly Xiquin, de Digeace, con los correos avides@mineduc.gob.gt y lxiquin@mineduc.gob.gt, así como el teléfono 24119595 extensión 2169.

Es voluntario

La funcionaria aseguró que el retorno a clases en modalidad de híbrida, de forma presencial, presencial es totalmente voluntaria.

Reconoció que al igual que la vacunación, es una decisión de los padres de familia y si ellos permiten que sus niños vayan a la presidencia será lida o sea esa es una disposición totalmente a cargo de los padres de familia.

“No es obligatorio y ningún centro educativo puede obligar a ningún padre de familia a que firme que tenga que llegar a las clases presenciales. Cada padre de familia decide si va o no a la presencial”, dijo la viceministra Portales.

¿Y si hay contagios?

Al ser consultada la ministra sobre qué pasaría si hubiera un contagio en algún centro educativo, la funcionaria hizo énfasis en que en función de lo que está estipulado en los protocolos de regreso a clases, se incluye un aforo acordé a las medidas de las aulas, distanciamiento social y las burbuja que se organizan.

Señaló que si alguien en dichas burbujas resultara positivo, todos los integrantes de esta se van a cuarentena.

Afirmó que cuentan con un sistema de monitoreo para verificar el trabajo que se está realizando a nivel de centros educativos, pero dijo que es importante que cada una de las personas se haga responsable, tanto padres de familia, como los directores a nivel escolar en función de que se haga un trabajo de manera conjunta para cuidar a todos.

Sanciones

Al ser consultada sobre si habrá sanciones para los centros educativos que incumplan los protocolos de seguridad, ella afirmó que el Acuerdo Gubernativo 52-2015 hace referencia, en el artículo 41, las sanciones que podrían imponerse.