Decisión Libre 2015

Baldizón baja y Morales empata con Torres

La Encuesta Libre que publica hoy Prensa Libre en su edición de papel muestra un panorama electoral con dos fenómenos interesantes: El descenso en la intención de voto a favor de Manuel Baldizón, de Líder, que se ubica con 24.9 por ciento, y el ascenso de Jimmy Morales, del FCN, con un inédito 16.2 por ciento. Ambos aspirantes estarían separados por 8.7 puntos porcentuales.

Por Haroldo Shetemul

Sandra Torres, de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), se ubica en una tercera posición con 14.7 por ciento, pero que en la práctica significa un empate técnico con Morales porque  a ambos apenas los separa 1.5 puntos porcentuales, que están dentro del margen de error de 3 por ciento de la encuesta.  Según Prodatos, empresa que llevó a cabo la investigación electoral,  el margen de error se ubica en +-2.8 por ciento.

Aunque Torres muestra un estancamiento en la intención de voto porque mantiene el mismo porcentaje de la medición hecha en abril pasado, se observa que tiene un voto duro que se ha mantenido leal en los últimos tres meses.

Este estudio de opinión también señala el camino de una segunda vuelta electoral porque los tres contendientes principales están lejos de alcanzar el 50 por ciento más un voto el 6 de septiembre. 

La encuesta se efectuó del 27 de julio al 2 de agosto del presente año y fueron entrevistadas mil 201 personas, hombres y mujeres, en 122 poblaciones del país.





Impacto de crisis política

El principal afectado en esta coyuntura pareció ser Baldizón, quien experimentó una caída entre abril y julio de 5.9 puntos porcentuales. Con ese descenso perdió la ventaja que había conseguido en la encuesta de abril con 30.1 por ciento de intención de voto y le sacaba una ventaja de 15.4 por ciento a Torres, quien era su más cercana seguidora hace tres meses.

Entre las posibles causas de este descenso podría estar el fuerte movimiento ciudadano que ha manifestado su rechazo a la candidatura del dirigente de Líder, que incluso algunos activistas han aparecido en sus concentraciones con carteles contrarios a Baldizón. A eso se sumarían las denuncias de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) contra los diputados Baudilio Hichos, Luis Chávez Pérez, Mirza Arreaga Meza de Cardona, Mario Yanes Guerra y Mario Rivera Cabrera por diversos delitos, entre ellos tráfico de influencias, enriquecimiento ilícito y abuso de autoridad.

Pero el principal impacto contra Líder ocurrió cuando la Cicig y el Ministerio Público (MP) revelaron la supuesta implicación de Édgar Barquín, su candidato vicepresidencial, en la red de lavado de dinero dirigida por Francisco Édgar Morales Guerra, alias Chico Dólar. En esa supuesta estructura también fueron señalados Manuel Barquín y Jaime Martínez.

Para los siete diputados y el candidato vicepresidencial, todos de Líder, la Cicig y el MP pidieron antejuicio, los cuales fueron declarados con lugar por la Corte Suprema de Justicia.

Aunque Baldizón hipotéticamente podría recuperar el porcentaje perdido, la situación se le vuelve cuesta arriba porque el Tribunal Supremo Electoral informó la semana pasada que dicho partido había sobrepasado su techo de campaña en Q1 millón, por lo que fue multado con US100 mil. Esa situación implicaría que tendría limitaciones para insistir en su mensaje propagandístico, aunque podría hacer caso omiso de la prohibición y exponerse a otra multa.

El caso de Jimmy Morales es diametralmente opuesto. Se estima que su vertiginoso ascenso se habría debido a que es una figura nueva, sin antecedentes políticos reprochables. Es posible que el presidenciable del FCN haya capitalizado el descontento de sectores ciudadanos a raíz del destape de casos de corrupción que ha implicado a políticos tradicionales.

En la Encuesta Libre efectuada en abril pasado, Morales ni siquiera fue mencionado por los entrevistados, lo cual significa que su intención de voto se desarrolló exponencialmente en los últimos dos meses. Haber alcanzado 16.2 por ciento en pocos días hace prever que ese porcentaje podría aumentar en los días que faltan para las votaciones.

El presidenciable del FCN también tendría recursos hipotéticos a manos llenas. En su presupuesto de propaganda, Morales le informó al TSE que tenía previsto gastar Q34 millones 882 mil 835. A la fecha solo ha erogado Q320 mil 969, lo cual quiere decir que tiene disponibilidad de Q34 millones 561 mil 865 para gastar en tres semanas.

El inconveniente que tendría Morales es que su principal caudal electoral se asienta en las áreas urbanas, mientras que en las rurales es poco conocido y no tiene estructuras partidarias. Esa diferencia podría favorecer a sus dos contrincantes principales: Baldizón y Torres, cuya principal base social se ubica en las zonas rurales. Además, los presidenciables de Líder y la UNE tendrían estructuras aceitadas para movilizar votantes el 6 de septiembre en las áreas donde Morales se encuentra en franca desventaja.





Voto por regiones

La intención de voto tiene sus matices dependiendo del sector. Así, Manuel Baldizón está mejor posicionado en el área rural donde mantiene una distancia de 10 puntos porcentuales sobre Sandra Torres y esa diferencia se acentúa hasta un 25 por ciento de diferencia sobre Morales.

El presidenciable del FCN en cambio tiene sus principales bastiones en el área metropolitana, donde la diferencia sobre Baldizón es de 11 puntos porcentuales y le saca 19 por ciento de ventaja a Torres. Esa misma tendencia a favor del presidenciable de FCN se evidencia en las áreas urbanas del interior del país.

En el caso de Torres, sus principales baluartes están en el área rural donde se ubica en segunda posición a una distancia de 10 puntos de Baldizón y le saca una ventaja de 15.9 a Morales.

Voto adverso

Tanto Baldizón como Torres enfrentan un fuerte antivoto. El presidenciable de Líder tiene un acumulado de 25.5 por ciento de voto de rechazo a escala nacional. En la capital, 49 por ciento de personas entrevistadas dijo que nunca votaría por Baldizón, tendencia que disminuye a 11.9 por ciento en sectores rurales.

Torres tiene un 19.6 por ciento de voto de rechazo a escala nacional, que se acentúa en 35.1 por ciento en la capital, mientras que en el área rural cae a 8.5 por ciento.

Por ser un candidato nuevo, Morales casi no tiene voto adverso, el cual se sitúa alrededor del 0.7 por ciento a escala nacional.

De esta forma, la Encuesta Libre presenta un escenario en el que tres candidatos presidenciales tienen abiertas las posibilidades de pasar a la segunda vuelta electoral, aunque solo dos de ellos podrán estar en el balotaje previsto para el 25 de octubre.