Se desconoce cómo eliminar sustancia

Quemarlos, enterrarlos, tirarlos al mar o subastarlos es la polémica decisión que autoridades antinarcóticos deben tomar respecto de unos dos mil 800 toneles con productos químicos altamente inflamables que se acumulan en puerto Quetzal.

Publicado el
Decenas de toneles permanecen bajo el sol porque ya no hay  dónde ubicarlos en el  puerto Quetzal.
Decenas de toneles permanecen bajo el sol porque ya no hay dónde ubicarlos en el puerto Quetzal.

En lo que va del año, en operativos de la Policía Nacional Civil (PNC) y el Ministerio Público (MP) en puerto Quetzal se han decomisado 28 contenedores de entre 80 y 110 toneles cada uno con productos químicos precursores para la elaboración de drogas sintéticas o de diseño.

Este tipo de importación está prohibida en Guatemala desde el 9 de abril del 2010.

Aunque los operativos han sido efectivos y van en aumento las incautaciones, se desconoce cómo deshacerse de la sustancia conocida como ácido fenilacético, pues se teme una explosión de grandes proporciones.

De acuerdo con agentes de la División de Análisis e Información Antinarcótica (DAIA) y de la PNC, los furgones con este químico provienen en su mayoría de Shanghái, China, India y países sudamericanos, como Panamá, Perú, Colombia y Ecuador.

Este producto químico es utilizado para la elaboración de pastillas o cápsulas de metanfetaminas, éxtasis, pseudoefedrina y droga de cristal, esta última consumida en su mayoría por la población europea.

El producto de ocho contenedores ha dado positivo a la sustancia, mientras que se espera el resultados de otros 20, pero es casi seguro que se trata del precursor, refieren las autoridades.

Impacto ambiental

Las fuentes aseguran que la mayor incertidumbre la genera el impacto en el ambiente que tendría cualquiera de las opciones.

Para eliminarlo se ha pensado incluso en buscar laboratorios especializados en desechos tóxicos, explicó una de las fuentes.

Afirmó que en algún momento se evaluó la contratación de dos instituciones para que se incinerara.

“Al principio nos dijeron que sí y cotizaron a Q30 mil la incineración de ocho toneles de touleno decomisados en el área de San Marcos el año pasado, pero al final ninguna se quiso hacer responsable”, dijo el investigador.

Otra opción fue pedir el comiso a favor del Organismo Judicial, con el fin de sacarlo a subasta pública para empresas autorizadas para utilizar en cantidades controladas este producto, pero tampoco se concretó.

Alta demanda

Fiscales del MP explican que cada furgón está valorado en aproximadamente Q2.5 millones.

El producto final procesado en cápsulas es vendido al menudeo a un precio entre Q150 y Q250 la unidad.

“Las drogas sintéticas tienen gran demanda, ya que es una de las drogas de moda, de bastante uso; los puntos de venta se encuentran en discotecas y sitios de distracción nocturna”, aseguran.

Son procesadas en su mayoría en laboratorios clandestinos ubicados en especial en áreas fronterizas del país, como San Marcos.

Los furgones se encuentran en los alrededores de las rampas del puerto Quetzal. “El problema es que ya no tenemos espacio y se espera que sigan entrando furgones con estos productos”, dice el investigador del MP.

También se lamenta que su personal no cuenta con equipo adecuado para protegerse de la sustancia química.

“Necesitamos mascarillas, overol, botas, vestimenta y guantes”.

Los destinatarios del producto son empresas ubicadas en áreas de Mixco, Villa Nueva y Amatitlán.

Entre ellas se encuentran empresa Lainshine Sociedad Anónima, ubica da en la 3a. calle A Villas de San Juan, zona 7 de Mixco.

Un investigador de la PNC afirmó que al realizar las pesquisas correspondientes han determinado las direcciones registradas corresponden a lugares baldíos o abandonados.