EE. UU. crea comité para verificar daños en el país

Un comité de funcionarios del Departamento de Justicia de EE. UU. llegará a Guatemala para verificar los daños causados por la tormenta Ágatha, como requisito en la evaluación del gobierno de Barack Obama para decidir sobre la solicitud de un Estatus de Protección Temporal (TPS, en inglés), para los connacionales en ese país.

Durante la novena sesión ordinaria de la Comisión parlamentaria de Migrantes, Miguel Ángel Ibarra, viceministro de Relaciones Exteriores, informó que, después de la reunión con la secretaria estadounidense de Seguridad Interna, Janet Napolitano, en la que también participó el vicepresidente Rafael Espada, el gobierno guatemalteco recibió información de que ese departamento creó el comité que verificaría el impacto de Ágatha.

“Esto es un paso importante, porque EE. UU. está atento al caso Guatemala”, dijo.

El funcionario no supo precisar cuándo arribará la comitiva, sólo expresó que “llegaría al país en cualquier momento”, y que “quizá estarían trabajando ya en el informe”.

Importante documento

El viceministro también explicó que el Gobierno tiene pendiente la entrega del informe de los daños económicos causados por el fenómeno natural, que incluye la pérdida de cosechas.

Ese documento será elaborado por el Banco Mundial, el Banco Interamericano para el Desarrollo (BID) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Hasta entonces se completará la solicitud del TPS, añadió.

El funcionario comentó que grupos de migrantes en EE. UU., las iglesias Católica y Evangélica, la Procuraduría de los Derechos Humanos, la Universidad de San Carlos de Guatemala y el congresista de Illinois Luis Gutiérrez, se han sumado a la campaña para cabildear por el beneficio migratorio a favor de los connacionales.

“El congresista ha sacado la cara por Guatemala, igual que otros senadores. Ese es el apoyo político que necesitamos. También se lo hemos pedido a líderes de migrantes que conocen a otros políticos”, enfatizó Ibarra.

En las próximas semanas, la Cancillería pedirá apoyo a organizaciones civiles, indígenas, cooperativas y al Foro Guatemala. “Necesitamos que se pronuncien a favor del TPS”, dijo.

De acuerdo con el viceministro, esas expresiones son las que se requieren para ejercer algún tipo de influencia en la decisión del presidente Obama.

“No funcionan medidas de presión, protestas o manifestaciones, porque eso solo crearía conflicto. La estrategia es por la vía diplomática y política”, comentó.

Expectativa

El diputado Mauro Guzmán, presidente de la Comisión parlamentaria de Migrantes, expresó que el otorgamiento de un TPS no conlleva la detención de las deportaciones por quebranto de las leyes estadounidenses.

“Tenemos reportes que la gran mayoría de guatemaltecos que regresan al país han cometido delitos o faltas en EE. UU.”, aseveró.

Orinar en la vía pública, conducir en estado de ebriedad y agresiones físicas a mujeres son algunas de las causas, explicó el diputado. “No esperemos que el TPS salve a connacionales que cometen esas faltas”, aseveró.