Juez ordena 2 capturas por presunta autoría intelectual 

Francisco José Ramón y José Estuardo, ambos de apellidos Valdez Paiz, dos empresarios de la industria farmacéutica, tienen orden de captura desde el 10 de diciembre último por ser los supuestos autores intelectuales del asesinato del abogado Rodrigo Rosenberg.

Los hermanos Valdez Paiz son, supuestamente, primos de Rosenberg, y fueron señalados el 8 y 9 de diciembre último por tres de los sicarios que quieren ser parte del proceso como colaboradores eficaces.

Después de la declaración de Carlos Humberto Aragón Cardona, Mario Luis Paz Mejía y Jesús Manuel Cardona Medina, el Juzgado Décimo de Primera Instancia Penal ordenó la captura y el arraigo de los hermanos Valdez Paiz, pero no fueron localizados en un allanamiento efectuado el 10 de diciembre último en la Compañía Farmacéutica Lanquetin, S.A., en la zona 1.

Los abogados de los acusados presentaron ayer en los juzgados dos acciones contra la jueza contralora de la investigación, porque no pudieron acceder al expediente y por la supuesta “violación al derecho de la defensa”.

Ayer trascendió que los hermanos abandonaron el país luego de haber rendido declaraciones ante la Fiscalía Especial para la Cicig.

El señalamiento

La investigación contra estos empresarios empezó desde finales de octubre último, cuando Cardona Medina amplió su declaración: “… después nos constituimos en un laboratorio farmacéutico en la zona 1, donde se encontraba una persona, como de 1.78 de altura, un hombre, complexión media, tez blanca, usaba ropa de vestir formal, como de 40 años, pelo castaño, ojos claros, sin bigote; esa persona es de apellido Paiz ”, relata el testigo.

Allí explicó que los hermanos Valdez Paiz los contrataron para asesinar a un supuesto extorsionista.

“Nos ingresó en un cuarto en el cual había dos sillones corintos, una mesa al centro, paredes color crema y con aire acondicionado; en ese momento nos indicó que tenía un primo que lo estaba extorsionando y que el primo lo quería eliminar”, aseguró.

El sicario comentó que iban a cobrar Q100 mil, pero que Francisco Valdez solo les ofreció Q50 mil.

El asesinato lo cometieron el 10 de mayo de este año, después de que recibieron una llamada de un tal Canche, quien les dio la descripción de la persona a la que tenían que eliminar: “Va a ir vestido con pantaloneta azul y sudadero azul, y en bicicleta”.

Entre las declaraciones se mencionó que para cometer el crimen se utilizó un automóvil verde, el cual condujo William Santos, y como acompañante viajaba Lucas Santiago López, quien descendió del vehículo y le disparó al abogado.

También indicaron que ellos no supieron de quién se trataba, hasta después de terminado el “trabajo”.

“Llegamos al parqueo del laboratorio Los Álamos, donde estaba un picop blanco de doble cabina, y dentro del mismo se encontraba don Estuardo y don Francisco llorando, donde me dijo: Muchá, al que mataron era mi primo —refiriéndose a Rosenberg—. Entonces, en una bolsa negra entregó el dinero”, reza la declaración.

Proceso Abogados se quejan 

La Sala Primera de Apelaciones del ramo Penal recibió ayer dos quejas contra Verónica Galicia, jueza décima Penal, por la demora en resolver la petición de entregarles una copia del proceso abierto por la muerte de Rodrigo Rosenberg a los defensores de dos empresarios.

Los abogados Edwin Mis y Alexis Calderón, defensores de los hermanos Francisco José Ramón y José Estuardo Valdez Paiz, se quejaron porque se veda el derecho de defensa de sus clientes, ya que no tienen acceso al expediente en el que se les vincula.

Los profesionales alegan su derecho a examinar el expediente, para determinar por qué en un allanamiento efectuado el 10 de diciembre último en uno de los 20 negocios de la Compañía Farmacéutica Lanquetin, S.A., en la zona 1, pretendían capturar a los empresarios.

Después de las 18 horas de ayer interpusieron un amparo en Gestión Penal de la Torre de Tribunales en contra de Galicia, por no atender las peticiones y por incumplir con los plazos de notificación, entre otras quejas.