Merlín sí estudia, tiene 4 años y nunca ha trabajado

Son las 11.30 de la mañana y Merlín González está por salir de la escuela de párvulos en la aldea Sansirisai, Sanarate, El Progreso. Su madre espera pacientemente afuera del establecimiento educativo, que se encuentra rodeado de polvo y en donde un grupo de niños estudia en el corredor, sin servicios básicos.

Publicado el
Merlín y Luis González forman parte de la campaña de la UNE. La madre asegura que nunca han trabajado, porque son muy pequeños.
Merlín y Luis González forman parte de la campaña de la UNE. La madre asegura que nunca han trabajado, porque son muy pequeños.

Esta escena, común en el país, tiene un ingrediente adicional: Merlín es la imagen que aparece junto a otros dos niños en la primera campaña de la oficialista Unidad Nacional de la Esperanza (UNE).

Las vallas colocadas en varios lugares del país muestran el rostro de los niños, con los siguientes mensajes: “Merlín González ya estudia en lugar de trabajar”; “Luis González ya no trabaja y tiene atención médica”, y “Julio Alvarado ya no trabaja para comer”.

Los tres menores pertenecen a familias beneficiarias del programa de Transferencias Condicionadas de Cohesión Social que impulsa la UNE, y que desde el 2008 hasta la semana última fue dirigido por Sandra Torres, esposa del presidente Álvaro Colom.

Sin embargo, ninguno ha trabajado, según aseguraron las madres de los hermanitos González y del pequeño Julio, quienes refirieron que tampoco les informaron de para qué servirían las fotos que hace tres meses les tomaron a sus hijos.

“Vinieron un día y les tomaron fotos a los dos, pero nunca supe para qué las usarían, menos regresaron para enseñarme esos carteles donde aparecen. Ellos nunca han trabajado; son muy pequeños”, contó Anabella Sánchez, madre de Merlín, de 4 años, y Luis, 8.

Agregó que nunca ha visto una valla de la UNE. “Solo me han contado”, afirmó.

Para llegar a la escuela, los hermanitos González deben caminar kilómetro y medio de terracería, en una aldea perdida en el bosque seco de El Progreso.

Al ver a sus hijos, Anabella no puede dejar de soñar con un futuro mejor para ellos. “Me gustaría que Merlín fuera maestra y que Luis fuera perito contador”, expresó emocionada.

Ana de Alvarado, madre de Julio, 9, indicó que a su casa llegó un equipo de comunicación completo.

“Con nosotros llegaron unos muchachos que dijeron que eran del Gobierno y que iban a tomar fotos y videos a Julio. Al tiempo, una vecina me contó que lo había visto en una gran valla, y hace como una semana, lo vimos al viajar a la capital”, explicó.

De Alvarado también negó que su hijo haya trabajado. “Ese gran cartel dice que él trabajaba, pero el único trabajo de Julio ha sido jugar futbol en la aldea con sus hermanos y amigos. ¡Cómo da de batería, usted!”, agregó.

“Me gustaría de grande jugar pelota como Messi”, expresó el pequeño, quien cursa tercer grado en la escuela Pedro Molina.

Según las madres de los referidos infantes, nunca imaginaron que por ser pobres sus hijos se harían famosos.

No es ilegal, pero sí inmoral

Utilizar niños en ese tipo de campañas no es ilegal, pues la Ley de Protección Integral a la Niñez y la Adolescencia no lo impide, aunque la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) considera que es inmoral no avisar a los padres y no mostrarles el producto final.

Nidia Del Cid, defensora de la Niñez de la PDH, aseguró que no se va a pronunciar en este caso en particular, pero pidió a los partidos políticos para no “personalizar a los niños en campañas políticas, ya que eso puede traer problemas a sus familias y entorno. Lo mejor es darles un trato en conjunto, si es que se van a utilizar”.

Del Cid pidió que los padres de los menores sean consultados sobre las actividades que se realizan con los infantes.

La Ley de Protección Integral a la Niñez y la Adolescencia sanciona los casos donde niños son expuestos mientras sufren daños físicos o mentales.

Sin comentarios

Al ser consultado, Fernando Barillas, vocero de la UNE, manifestó: “No tenemos comentarios al respecto. El partido es responsable y no podríamos mentir de esa manera”.

Al ser consultado sobre las versiones de las madres, se limitó a decir: “Habría que ver quiénes están detrás de las declaraciones de los padres”.

Barillas tampoco supo responder cuántas vallas fueron colocadas en todo el país y qué agencia de publicidad diseñó la campaña.

Según fuentes del partido oficial, las vallas donde aparecen los niños serán retiradas este mes, para dar paso a otras con el rostro de Sandra Torres, luego de que hace una semana anunció que aceptaba ser aspirante presidencial de la UNE.