Estados Unidos creó una universidad falsa para deportar a estudiantes extranjeros

Un total de 250 estudiantes extranjeros han sido arrestados por violaciones a las leyes de migración de Estados Unidos y la mayoría de ellos ya han sido deportados a sus países de origen.

La Universidad de Farmington supuestamente usaba oficinas en este edificio de Michigan. (Foto Prensa Libre: Google Maps)
La Universidad de Farmington supuestamente usaba oficinas en este edificio de Michigan. (Foto Prensa Libre: Google Maps)

El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos (DHS por sus siglas en inglés) montó un operativo con el único objetivo de arrestar a estudiantes extranjeros que habían solicitado visas especiales para permanecer en el país. Mientras tanto, senadores demócratas se han empezado a pronunciar y calificaron esta acción como “salvaje” y “cruel”.

Desde enero de 2019 a la fecha, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) ha arrestado a 250 estudiantes -la mayoría de India-por violaciones a las leyes de migración y muchos de ellos ya tuvieron que regresar a sus países de origen. Solo un joven logró quedarse luego que un juez le otorgara el estatus de residente permanente.

Los jóvenes habían llegado a EE. UU. con visa de estudiantes, pagaron a la universidad ficticia US$ 12 mil en matrículas e impuestos, pero al revelarse que se trataba de una universidad ilegal, perdieron su estatus, fueron arrestados y muchos de ellos fueron acusados por ICE de “abusar” del programa de visas.

Cómo inició todo

El Detroit Free Press fue quien reportó las primeras detenciones y explicó cuál fue el “operativo encubierto” ejecutado por DHS.

La Universidad de Farmington fue creada por los agentes federales en 2016 y logró reclutar a más de 600 estudiantes que pagaron los US$ 12 mil que esa supuesta institución educativa exigía.

Éste era el logo que creó el Departamento de Seguridad Nacional para hacer pasar a la Universidad de Farmington como una insitución real. (Foto Prensa Libre: DHS)

 

La escuela no contaba con aulas físicas ni personal docente, pero le permitía a los jóvenes mantener su estatus de estudiante. Sin embargo, era avalada por un programa de visas que permite a los extranjeros trabajar y estudiar en Estados Unidos y DHS decía en su página web que era una universidad legítima. Ahora se sabe que todo esto era parte de un montaje.

En 2017 los agentes federales se empezaron a hacer pasar por personal administrativo de esta universidad y ahí lograron ubicar a muchos jóvenes que se habían trasladado a la Universidad de Farmington desde otras escuelas estatales debido a que el lugar donde asistían había perdido su acreditación.

Las capturas

Los fiscales han acusado a los jóvenes que cayeron en este operativo de “abusar” del programa de visas de estudiantes. También acusaron a ocho personas de funcionar como reclutadores, siete se declararon culpables y actualmente están cumpliendo penas de prisión, mientras que la persona restante espera su condena para enero.

Según han reportado medios estadounidenses, casi el 80 por ciento de los 250 jóvenes arrestados por cargos administrativos aceptaron la salida voluntaria y abandonaron el país. El 20 por ciento recibió una orden de un juez de inmigración para su deportación y el 10 por ciento se encuentra impugnando su expulsión.

Los abogados de los estudiantes alegan que fueron injustamente atrapados por el gobierno de Estados Unidos y que se aprovecharon de personas vulnerables que solo querían mantener su estatus legal en aquel país.

Además, critican que el Departamento de Seguridad Nacional logró recaudar millones a través de este montaje con los jóvenes que pagaron las matrículas.

Por su parte, el Estado justifica el operativo y las capturas diciendo que “su verdadera intención no era más clara”. El fiscal federal Brandom Helms escribió en un memorando de sentencia para uno de los ocho reclutadores que “el cien por ciento de los estudiantes extranjeros no pasó un solo segundo en un salón de clases. Si realmente tratara de obtener una educación, la Universidad no habría podido atraer a nadie, porque no tenía maestros, clases ni servicios educativos”.

Ante esto, la defensa de los jóvenes dice que los estudiantes que se dieron cuenta que era una universidad ficticia y se transfirieron a otro centro educativo también fueron arrestados.

Éste escándalo que rodea al Departamento de Seguridad Nacional ya llegó a oídos de los opositores. La senadora Elizabeth Warren dijo que era algo “cruel” y “atroz”.

 

Por otro lado, la senadora Alexandra Ocasio Cortez pide la abolición de ICE y criticó el aumento presupuestario que recibió esta institución a inicio de año que “ahora está creando universidades falsas para atrapar estudiantes”.

 

 

3

Armando Cardona Hace 5 días

Lo que no pone la prensa, como siempre, es que esa entidad fue creada durante el gobierno de OBAMA y que Obama mismo hizo otro universidad similar con anterioridad, todo esto aprobado por los hipócritas Demócratas que solo se dedicas a engañar a todo el mundo, búsquelo si no lo creen.

Luis Boris Hace 6 días

Y el gobierno Indú que no dice nada…otro grupo de falsos gobernantes que siguen la tradición paria de lacayos besapies de los imperios de occidente.

Luis Boris Hace 6 días

Eso es MALDAD PURA…inspirada y acompañada por Satanás Padre de la mentira…Las autoridades responsables deben ir a prisión con cadena perpetua…Es también un sacrilegio al usar la cruz y escupir la frase In God We Trust…