Migrantes

Dudan que gobierno de EE. UU. cumpla con plazo para reunificación familiar

Edgar Saldivar, abogado de la Unión Americana de Libertades Civiles (Aclu), afirmó que es posible que el gobierno de EE. UU. no cumpla con el plazo que dio un juez federal para reunificar a las familias separadas a causa de la política “tolerancia cero” de Donald Trump.

Por Sergio Morales

Menores detenidos en un centro de detención en McAllen, Texas. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Menores detenidos en un centro de detención en McAllen, Texas. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Aunque el pasado 26 de junio un juez de San Diego, California, ordenó al gobierno estadounidense la reunificación de todos los menores de edad separados en un plazo no mayor de 30 días, Saldívar duda de que el gobierno tenga la voluntad de hacerlo.

“No estoy muy seguro que vaya a hacerlo —cumplir el plazo—. En mi opinión, el gobierno tiene la tecnología de identificar a ciudadanos y criminales y encontrarlos, ¿cómo no poder hacerlo con los niños y reunirlos con sus familias?, cuestionó Saldivar. Añadió que el gobierno tiene la tecnología, pero “lo que falta es voluntad”.

Otro problema, según el experto, es que hay “muchos” niños de quienes se desconoce su paradero o dónde están sus padres, aunque dijo desconocer un número preciso.

“Estamos en proceso de buscar esa información, pero sí hemos escuchado informes de esos casos. Uno de los padres que entrevistamos que ingresó con un niños de 7 años que al ser procesado lo separaron tiene más de dos semanas sin verlo y sus familiares en Estados Unidos lo han buscado sin éxito, ese es solo un ejemplo de varios”, aseguró Saldivar.

Lea también | Vicepresidente Pence: Vengan si lo hacen legalmente; si no, no lo hagan  

Añadió que Aclu ha buscado dar con los menores, pero que el gobierno ha sido poco transparente en el manejo del tema migratorio.

Más abusos

Saldivar, quien recientemente visitó centros de detención de migrantes y constató algunos abusos, señaló que en estas prisiones los indocumentados son tratados como criminales.

“Les gritan, los hacen sentir mal. Entrevistamos a mujeres embarazadas que no tenía suficiente comida, y no les daban el cuidado que necesitan para su estado. Los centros de detención son como prisiones o centros militares”, indicó Saldivar.

Personas protestan en contra de la separación de familias en McAllen, Texas. (Foto Prensa Libre. EFE)
Personas protestan en contra de la separación de familias en McAllen, Texas. (Foto Prensa Libre. EFE)

Añadió que, con temor, los migrantes exponen una serie de quejas, pero lo más angustiante es estar por un tiempo indefinido sin los hijos, ya que en muchas ocasiones cuando solicitan información sobre cómo localizarlos, procesan con mucha lentitud las peticiones.

Lea también: Leo está en Nueva York y quiere ver a su madre, pero ella está a más de cinco mil km de distancia en San Marcos

Detención prolongada

Las organizaciones humanitarias temen que la separación de familias se cambie ahora por la detención prolongada de familias, otra medida que adoptaría la administración de Trump para disuadir la migración indocumentada.

“Ese sería un mayor problema porque todos los estudios médicos y psicológicos dicen que la detención extendida especialmente los niños, causa traumas”, precisó Saldivar, quien añadió que aún verifican si familias en los centros de detención ya hay familias. 

“El objetivo —de Donald Trump—es prevenir que familias vengan a pedir asilo a EE. UU. y lo hacen para hacerlos sufrir y para que otros no vengan y eso es un proceso que pensamos es inconstitucional además de inhumano”.

Logra ver a sus hijos

Yeni González, una guatemalteca que fue arrestada y separada de sus tres hijos en la frontera sur estadounidense el 19 de mayo, logró reencontrarse con ellos este martes en un refugio de Nueva York, aunque solo durante una hora y media.

Lea también: ¿Dónde están los menores que fueron separados de sus familias?

González, de 29 años, pudo reunirse con sus hijos gracias a la movilización de cientos de voluntarios en todo Estados Unidos, en medio de un explosivo debate sobre la separación de familias migrantes en la frontera con México del 7 de mayo hasta el 20 de junio, cuando Trump le puso fin asediado por una avalancha de críticas a nivel nacional e internacional.

La movilización para ayudar a González comenzó hace ocho días, cuando una periodista de Nueva York, madre de tres hijos, escuchó en la radio a un abogado hablando de esta migrante de Guatemala y de sus hijos enviados a un lugar de acogida en Nueva York, un bastión a favor de la inmigración a miles de kilómetros de la frontera.

La guatemalteca Yeni Marciela Gonzalez García logró ver a sus hijos después de 45 días desde que fueron separados. (Foto Prensa Libre: AFP)
La guatemalteca Yeni Marciela Gonzalez García logró ver a sus hijos después de 45 días desde que fueron separados. (Foto Prensa Libre: AFP)

En medio de un calor húmedo, una veintena de cámaras registraron el ingreso de González en los Cayuga Centers de Harlem, acompañada de su abogado y del congresista Adriano Espaillat, un inmigrante de República Dominicana llegado de niño a Estados Unidos.

Una hora y media después de que entró al Cayuga Center, González salió con lágrimas en los ojos.

“Estoy muy feliz, mi corazón está lleno de alegría porque me dejan verlos, espero que todo esto termine pronto porque todo lo que quiero es estar con ellos y que ya no estemos separados”, dijo en español, mientras mostraba a periodistas un dulce que su hija le había dado.

Lea también: Sobrevivientes del Volcán de Fuego que intentaron migrar hacia EE. UU. son detenidos por la patrulla fronteriza

Pero su batalla aún está lejos de haber terminado, dijo su abogado, José Xavier Orochena. González no podrá recuperar la custodia de sus hijos de 5, 8 y 10 años, hasta que se complete la toma de huellas dactilares, lo cual llevará “un mes en el mejor de los casos”, dijo.

Francisco Moreno, portavoz del Consejo de Federaciones Mexicanas (Cofem), confía en que el gobierno estadounidense está en la capacidad de reunificar a las familias en el plazo legal establecido; más aún, si se toma en cuenta que la administración Trump “se ha dado cuenta del rechazo” que la separación de familias causó en amplios sectores de la sociedad estadounidense. 

Un niño llora mientras su madre espera a ser procesada en un albergue. (Foto Prensa Libre: EFE)
Un niño llora mientras su madre espera a ser procesada en un albergue. (Foto Prensa Libre: EFE)

Elevados costos

Y mientras el proceso de reunificación de familias avanza a paso lento, los migrante que pretenden hacerse de la custodia temporal de los niños se enfrentan al enorme problema de los altos costos de traslado.

Un artículo publicado por The New York Times, revela que los migrantes, muchos de ellos indocumentados, que pretenden hacerse cargo de los menores se han topado con que necesitan hasta US$2 mil 500 —unos Q18 mil—para trasladar a un menor de estado a estado.

La publicación cita declaraciones de representantes de organizaciones humanitarias que afirman que esa cifra es casi imposible de pagar para un indocumentado que apenas gana US$200 —unos Q1 mil 500— a la semana.

Más de 29 mil familias guatemaltecas han sido detenidas en la frontera sur de EE. UU. (Foto Prensa Libre. EFE)
Más de 29 mil familias guatemaltecas han sido detenidas en la frontera sur de EE. UU. (Foto Prensa Libre. EFE)

Funcionarios de gobierno citados por el mismo medio aseguraron que el costo de los traslados no es una medida que se haya implementado durante la administración de Trump.

El costo por el traslado de los menores es solo una de las barreras que deben superar los migrantes en EE. UU. para hacerse cargo de sus familiares. A ello se suma una extensa cantidad de requisitos con los cuales deben demostrar su idoneidad para cuidar al niño.

Además, dentro del procedimiento para comprobar su parentesco con el menor deben proporcionar sus huellas dactilares, algo que causa temor y zozobra en los indocumentados puesto que temen que ello sea utilizado por las autoridades de Inmigración para una futura deportación.

Indocumentados con sus hijos en un albergue de McAllen, Texas. (Foto Prensa Libre: EFE)
Indocumentados con sus hijos en un albergue de McAllen, Texas. (Foto Prensa Libre: EFE)

Más de dos mil 300 menores de edad fueron separados de sus familias a consecuencia de la política "cero tolerancia" de Donald Trump, entre abril y mayo, muchos de ellos aún no se han reunido con sus familias. 

Del total, por lo menos 465 son guatemaltecos. De ellos solo cuatro han sido reunificado y otros 200 podrían reencontrarse con sus familiares en las próximas semanas, informó la Cancillería guatemalteca. 

La mayoría de esas reunificaciones será en suelo estadounidense, y se cree que al menos una podría ocurrir en Guatemala. 

Contenido relacionado

> Región le apuesta a una política migratoria conjunta, dice canciller Sandra Jovel

> Miles marchan en EE. UU. contra la separación familiar

> Liberan a 62 guatemaltecos que habían sido detenidos en redada en Ohio