Denuncian nuevos abusos contra menores migrantes

La crisis humanitaria generada por el incremento abrupto de menores que migran de Guatemala, El Salvador y Honduras a EE. UU., quienes permanecen detenidos en cárceles de Texas y Arizona, sigue en aumento, así como una serie de abusos, incluidas violaciones.

<span class="hps">Dos niños que</span> <span class="hps">miran</span> <span class="hps">un partido de fútbol</span> <span class="hps">de la Copa</span> <span class="hps">Mundial</span> <span class="hps">en una televisión</span> <span class="hps">de su</span> <span class="hps">área de</span> <span class="hps">explotación en</span> <span class="hps">la</span><span class="hps"> Protección Fronteriza de</span> <span class="hps">Nogales</span> <span class="hps">Centro de Matrícula. (Foto Prensa Libre/AP)</span>
Dos niños que miran un partido de fútbol de la Copa Mundial en una televisión de su área de explotación en la Protección Fronteriza de Nogales Centro de Matrícula. (Foto Prensa Libre/AP)

La organización humanitaria Unión Americana de Libertades Civiles de Arizona (Aclu, en inglés) denunció nuevos abusos contra los menores que permanecen recluidos en los centros temporales de detención, después de un monitoreo efectuado en cinco cárceles de Arizona. Entre los infantes hay más de 11 mil guatemaltecos.

“Documentamos la forma terrible de cómo los menores están siendo abusados sexual y físicamente, con agresiones verbales; no les dan tratamiento médico y obviamente los niños están en condiciones terribles e inhumanas. Es un problema que hemos documentado por años”, expuso vía telefónica, desde Arizona, Alessandra Soler, directora ejecutiva de Aclu, organización que presta asesoría legal gratuita a los migrantes en proceso de deportación en coordinación con Alianza Camina.

Niegan comida

Soler añadió que en los casos investigados, documentaron el de una menor, quien pese a estar con su hijo de 2 años, no recibió alimentación.

“Había, por ejemplo, una chica de 16 años, con un bebé de 2 años, y no le querían dar leche al niño. Otra chica tenía un ataque asmático y no era atendida”, afirmó la activista.

Según Soler, el 80 por ciento de los menores permanece más de 72 horas detenido, tiempo límite que establecen las leyes en EE. UU. para ser enviados a un albergue provisional, y muchos están en cuartos fríos sin protección y pasan la noche con luz.

Otro problema que documentó Aclu fue la separación de familias cuando son detenidas por la Patrulla Fronteriza, que causa aflicción, puesto que son enviados a distintos lugares de detención.

Respuesta incorrecta

Sobre la visita del vicepresidente de EE. UU., Joe Biden, al país, hoy, Soler indicó que su gobierno ha dado una respuesta incorrecta al problema migratorio, ya que ha gastado miles de millones de dólares en seguridad fronteriza y en criminalizar a las personas, quienes continuarán con esos viajes.

“El Gobierno tiene una obligación moral y legal de tratar de darle alguna oportunidad a los niños de quedarse en EE. UU. No es tan sencillo como llegar a Guatemala y decir, dígale a su gente que no venga a mi país”, expresó.

EE. UU.

Más fondos

Senadores y congresistas demócratas propusieron ayer al Gobierno de EE. UU. varias iniciativas para mitigar la crisis de menores migrantes, entre ellas, destinar más fondos para brindar asesoría legal a los más de 35 mil niños y niñas que permanecen detenidos en cárceles de Texas y Arizona.   

También destaca la propuesta de  aumentar de US$160 millones a US$230 millones los recursos para la Iniciativa de Seguridad Regional de Centroamérica, que comparten los siete países.

Además, el grupo exhortó al Congreso a aprobar US$1 mil 800 millones adicionales a los que solicitó el Ejecutivo para atender a los menores migrantes no acompañados.-AP