2.8 millones de ciudadanos tienen en riesgo su voto

Unos 2.8 millones de ciudadanos que ya poseen su documento personal de identificación (DPI) corren el riesgo de no poder votar en las elecciones del 2011, debido a que el Registro Nacional de las Personas (Renap) aún debe verificar la validez de sus datos personales para ser empadronados.

Publicado el

Jorge Matheu, director ejecutivo del Renap, informó que el actual registro civil —que contiene los datos de cada persona— “es cero por ciento confiable”, por lo que deben depurarlo antes de enviar al Tribunal Supremo Electoral (TSE) los datos de quienes ya tienen DPI.

Sin embargo, ese proceso podría terminar después del 2 de mayo, fecha en la que finaliza por ley la inscripción de los ciudadanos en el padrón electoral.

Matheu expresó: “La información contenida en los DPI entregados no fue verificada por la administración pasada, y si la entregamos así al TSE, la van a rechazar, y no podemos correr el riesgo de contaminar el padrón electoral, porque sin padrón, no hay Guatemala”.

“Mejor busque su cédula”

Aunque algunos de los ciudadanos con DPI ya están empadronados, se corre el riesgo de que su documento de identificación sea rechazado por contener incongruencias en los datos.

El Renap ha reportado casos en los que personas casadas aparecen en el registro civil como divorciadas; los nombres de sus progenitores no corresponden y su lugar de nacimiento fue cambiado. Entre las razones por las que un DPI puede ser rechazado también se mencionan los nombres mal escritos.

“Lo más recomendable es que el día de las elecciones, los ciudadanos acudan a las urnas con cédula. Si ya tiene su DPI, busque su cédula y preséntela ese día”, recomendó Matheu.

Las reformas a la Ley del Renap, aprobadas por el Congreso el 6 de octubre último, autorizan la votación con cédula o DPI, y los magistrados del TSE han recomendado que quien conserve su cédula, aunque ya tenga DPI, se identifique para votar con el primer documento.

No obstante, el Organismo Ejecutivo aún no ha publicado en el Diario de Centro América la sanción o el veto de las referidas reformas. El plazo culmina el próximo jueves.

Sí hay solución

Pese a los problemas, el director del Renap instó a la ciudadanía a que no se alarme, ya que la depuración del registro civil es necesaria y es un proceso que puede ser agilizado.

La depuración consiste en contratar a una empresa ajena al Renap, que podría ser nacional o extranjera, para que ordene el registro civil.

Dicha contratación podría costar más de US$1 millón —unos Q8 millones—, según sea el alcance de la depuración que se debe efectuar, y el procedimiento tardaría seis meses, aproximadamente, agregó Matheu.

“No es un problema sin solución. Si se le otorgan al Renap los recursos económicos necesarios y se agiliza el proceso de contratación de la empresa encargada de depurar el registro civil, será posible entregarle la información al TSE antes del cierre del padrón”.

“No hay riesgo”

María Eugenia Villagrán, presidenta del TSE, aseguró que no existe riesgo para nadie, porque el proceso de verificación se puede agilizar.

“El director del Renap ha sido muy claro al decir que antes de enviarnos la información de quienes cuentan con DPI, tienen que depurar el registro civil; de lo contrario, volveremos a encontrar incongruencias como sucedió con los 261 mil DPI que ya denunciamos”, manifestó la magistrada.

Villagrán dijo que la mesa técnica integrada por el Renap y personal del TSE trabaja para solucionar el problema.

Además, el artículo 30 de las reformas a la Ley del Renap establece que la fecha de entrega de información al TSE debe surgir de un acuerdo entre las autoridades de ambas instituciones.

“No hay riesgo, porque algunas de las personas que tienen DPI ya están empadronadas, y los jóvenes que son nuevos ciudadanos son la prioridad del Renap, para que no tengan ningún inconveniente”, añadió Villagrán.