Ataque en el que murieron dos adolescentes habría sido causado por un pandillero rival

Dos adolescentes murieron a balazos este martes en la colonia El Limón, la zona 18 capitalina. 

Dos adolescentes murieron a balazos este martes en la colonia El Limón, zona 18 de la capital, en un ataque armado perpetrado aparentemente por un pandillero rival. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)
Dos adolescentes murieron a balazos este martes en la colonia El Limón, zona 18 de la capital, en un ataque armado perpetrado aparentemente por un pandillero rival. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

Los Bomberos Voluntarios informaron que fueron alertados por vecinos y al llegar al lote 42 localizaron el cadáver de una de las víctimas; mientras, cerca de un campo de futbol, fue hallado el segundo cuerpo.

Los cadáveres tenían múltiples heridas de bala y las autoridades solo han identificado a Ingrid Viviana Pelén Sian, de 15 años, quien había desaparecido en enero último y tenía Alerta Alba Keneth.

Según el registro de la Procuraduría General de la Nación (PGN), Pelén Sian desapareció el 18 de enero en esa misma colonia donde fue asesinada este martes.

La Policía Nacional Civil (PNC) informó que capturaron a Irvin Augusto Valiente Álvarez, de 18 años, cuando intentaba huir del sector donde ocurrió el doble crimen.

Según la PNC, el ataque habría ocurrido porque las dos adolescentes pertenecían a una pandilla rival a la de Valiente Álvarez, extremo que es investigado por autoridades.

Violencia

En el primer trimestre del año la tendencia a la baja en violencia homicida se mantuvo en Guatemala, pese a los cambios a inicios de 2018 en las autoridades del Ministerio de Gobernación y en la cúpula policial, indicó hoy el analista de la asociación civil Diálogos, Carlos Mendoza.

En su informe “Violencia homicida en Guatemala durante el primer trimestre de 2018”, elaborado con financiación de Open Society Foundations, Mendoza destacó que los datos de la Policía Nacional Civil y del Instituto Nacional de Ciencias Forenses de Guatemala coinciden en la reducción de los homicidios a nivel nacional.

Según la información obtenida por solicitudes de acceso a la información pública, la Policía registró una baja de 26.1 a 24.9 asesinatos por cada 100 mil habitantes, mientras el instituto forense anotó una reducción de 31.9 a 30.9 necropsias por cada 100 mil habitantes.

Una de las conclusiones expuestas por Mendoza este martes, luego de constatar que el país “superó la barrera de los 25 homicidios por cada 100 mil habitantes”, por lo que “nos dirigimos hacia un noveno año consecutivo de descenso de violencia”, es que este es “el punto más bajo (de la violencia) de los últimos 19 años”.

Mendoza sostuvo que el hecho de comparar ambas cifras, las policiales y las forenses, es un claro indicador “indiscutible” de la baja de homicidios, pues “no importa con cuál fuente midamos el nivel de violencia homicida”.

El investigador detalló que el grupo más vulnerable al homicidio es el de los jóvenes hombres entre 18 y 35 años, y que “los departamentos de Guatemala, Escuintla y Petén concentran la mayor cantidad de homicidios, mientras que Totonicapán, Sololá y Quiché son los más bajos”.

“Necesitamos más datos e información sobre políticas, programas, presupuesto y cualquier tipo de intervención (preventiva o reactiva) para poder evaluar su impacto científicamente”, comentó.

El Triángulo Norte de Centroamérica, compuesto por Guatemala, El Salvador y Honduras, es una de las regiones más violentas del mundo, aunque no se desarrolla una violencia convencional y sus crímenes están relacionados, en su mayoría, al crimen organizado, el narcotráfico y las pandillas.