Macroscopio

Titanes que sean honestos

Las nuevas autoridades se encuentran ante un dilema que si existe buena voluntad lo resolverán y de lo contrario seguiremos en lo mismo.

En el Legislativo estamos viendo que seguiremos en lo mismo, pues el sistema sigue igual, fueron los dueños de los partidos políticos los que decidieron a quién deberíamos elegir, pues los ciudadanos no podemos votar por quien nos guste, no podemos castigar con nuestro voto a quien no nos guste, por razones políticas, ideológicas, por incumplimiento de deberes y, lo que es peor, por acciones relacionadas con actos ilícitos, entre los cuales están los temas de corrupción, plazas fantasmas, contratos anómalos, contubernios con alcaldes y gobernadores. Sencillamente no podemos salir de ellos, pues van escondidos en los listados que los dueños de los partidos elaboran y ahora vemos que las reformas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos (LEPP) no tocaron el tema de fondo y se fueron por nimiedades que harán que se elija a mas incapaces por un ridículo sistema de cuotas. Se llenarán espacios por cuota y no por capacidad.

Dice Jorge Jacobs en su columna de ayer: “Esta votación por el partido, aunada a la prohibición de cambiarse del mismo, hace a los diputados esclavos de los designios de los líderes o “dueños” de los partidos y, por lo tanto, aunque quisieran, no pueden defender los derechos e intereses de sus votantes cuando estos no están alineados a las directrices del partido, lo que generalmente es la norma”.

Pero en fin, el Congreso seguirá siendo lo que ha sido y hasta que no haya una reforma a la LEPP, las cosas seguirán igual.

Pero vayamos al Ejecutivo, ministerios, direcciones y secretarías. Aquí la cosa es grave, los mandos medios que han estado acostumbrados a las mordidas siguen allí. En Salud Pública ya los proveedores están escogidos, los registros sanitarios se detienen ad eternun, pues es una manera de eliminar a competidores, y como las nuevas autoridades no fueron escogidas por capacidad, no saben cómo entrarles a los técnicos que llevan allí décadas, han aprendido y lógicamente no van a ayudar a nadie nuevo a aprender lo que tanto les ha “costado” y, más aún, tanto les ha producido.

En Gobernación, el asunto es grave, la ingobernabilidad es gigantesca, la Policía recibe instrucciones de lo que deben hacer y no hacer, pero sus acciones siguen por el mismo camino, haciendo retenes ilegales, deteniendo camiones de madera, aduciendo que la cubicación no es correcta, cuando gobierno tras gobierno se han sentado a recibir la capacitación pero no la cumplen. Gobierno tras gobierno les toma medidas para los uniformes y las botas, pero no se los dan. Entrevisten a cualquier policía y verán que esa realidad allí está, los fondos fueron situados, pero en la bolsa de los funcionarios. No sé hasta qué nivel llegarán, pero a algún lado llegan.

Las extorsiones siguen saliendo de los presidios ¿Y qué?

Las grandes ligas, que son Educación y Comunicaciones, están copadas de expertos inamovibles que hacen especificaciones con dedicatoria para los contratistas y los proveedores consentidos, estos están súper protegidos por el sindicato y los lesivos pactos colectivos que en pocos años llevarán a la quiebra al Estado.

Desde luego, si entramos al tema aduanero, portuario y de la recaudación tributaria, aquí vistas, revisores, intendentes y verificadores son expertos en cómo agenciarse sus extras, pues los ministros y viceministros no están para cositas de ese tipo. En un accidente perdí una placa del vehículo, solo tardaron un año para reponerla. Esas son cositas sin importancia

Si el actual gobierno tiene la voluntad, debería además de revisar sus cuadros, platicar con los usuarios, que día a día son afectados, pero la verdad es que, arreglar ese Estado es tarea de titanes, y titanes que sean honestos.

induagro@yahoo.com