US$7.3 millones perdidos en el IGSS por lavado

A nueve años y medio de que el entonces representante legal del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS), Rafael Gámez Celis, presentara una denuncia por lavado de US$7.3 millones en la cual involucra a Gustavo Herrera Castillo, 35 personas más, 21 empresas y bancos de Panamá y Bahamas, no hay ni un solo ligado a proceso, y todas las órdenes de captura han sido revocadas.

Oficinas del IGSS
Oficinas del IGSS

Esa condición del proceso ha sido incluso confirmada mediante varios amparos. No obstante, el expediente sigue abierto.

El Ministerio Público es presa “de un nudo bien hecho”, afirma el jefe de la Fiscalía de Lavado de Dinero, Rolando Rodenas.

Según el fiscal encargado del caso, Giovan Vásquez, el voluminoso expediente de casi siete archivos no ha tenido mayores avances, y considera que “hay que retomar una nueva línea de investigación”, sin ofrecer más detalles.

En la denuncia presentada en el MP el 24 de enero del 2005 se explica que los recursos fueron convertidos en giros bancarios, depositados en cuentas y luego trasladados a otras. También se usaron cheques y transferencias que habrían sido invertidos en títulos públicos, bonos paz y eurobonos.

La denuncia dice explícitamente que “de los hechos vinculados, hubo personas individuales y jurídicas involucradas en las actividades financieras descritas que tenían pleno conocimiento de que los fondos provenían de la sustracción y defraudación al Igss”.

Además de Herrera, el IGSS solicitó la investigación de varios familiares: Dora Marina Herrera Castillo de Campollo, y sus hijos Gustavo Adolfo y Sergio Alfredo Herrera Acevedo, cuyos nombres figuran en el documento.

Las instituciones GTC Bank en Panamá y West Trust Bank, así como el extinto Banco del Café (Bancafé), recibieron depósitos de particulares contra quienes la Fiscalía pidió que se enderezaran pesquisas. Los particulares mencionados recibieron cheques de esas empresas en sus cuentas o fungieron como representantes legales.

La ruta del dinero

La denuncia hace referencia a empresas y algunos rastros del dinero, que siempre estuvo en movimiento y nunca concentrado en una sola cuenta ni en un solo país.

A través de empresas como Escabel Management y Faquin, Sociedad Anónima, se hicieron “inversiones, transferencia, realización de diversas transacciones financieras, adquisición, posesión y administración y uso de fondos”.

Gateville Holdings Corp es otra de las compañías que obtuvo, según el IGSS, US$2.5 millones de Escabel. En tanto que Represa Internacional, Sociedad Anónima, “recibió bonos del tesoro derivado de la emisión de tres cheques”, dice el documento al que tuvo acceso Prensa Libre.

Helensburg Inc. habría recibido tres giros del fideicomiso del IGSS. A su vez, a la empresa Deimsa le fue entregado otro cheque de Helensburg Inc. de US$152 mil 500, que también hizo una transferencia a Galente Trading Limited por US$11 mil 600.

Galente Trading Limited, a su vez, recibió una transferencia de US$300 mil de Gateville Holding Corp y, según la denuncia, esa empresa tenía cuentas abiertas en GTC Bank Inc. y Westrust Bank Internacional LTD de Bahamas. También giró un cheque a Raíces por US$7 mil 250; otro por US$176 mil 202 a Kasba Finance, Sociedad Anónima, y uno más de US$136 mil 776 a Metrópoli, Sociedad Anónima, además de otro cheque de caja por una cantidad que la denuncia no especifica a favor de DCP Financial Corporation.

Jekyll Properties, entregó cheques a la empresa Innovaciones Inmobiliarias, Sociedad Anónima, que suman Q1 millón 620 mil; a Consejeros Médicos, por Q150 mil; y a Afrodita, Sociedad Anónima, otros tres por Q150 mil; a Asesoría y Consultoría Atenea tres más por Q150 mil.

A su vez, Arriola Ingenieros Contratistas emitió tres cheques a Arquinco, Sociedad Anónima.

Fallo

En septiembre del 2012, un fallo del juez segundo de Instancia, Carlos Aguilar, declaró con lugar la resolución que permitía suspender la persecución penal contra una de las últimas empresas de Herrera investigadas.

Gámez recomendó entonces investigar inversiones hechas en bancos del sistema local, off shores en el exterior que tuvieran oficina de representaciones en Guatemala y realizadas en el Banco de Guatemala a nombre de las personas implicadas en el delito de lavado, así como todos los bienes inmuebles registrados por los denunciados. Propuso entre otros medios de pruebas dos denuncias presentadas en distintas fechas por la Intendencia de Verificación Especial.

Empresario

Rechaza vínculos

En  reiteradas ocasiones, el empresario Gustavo Herrera ha negado su participación en la defraudación al Instituto Guatemalteco de Seguridad Social.

Hace dos semanas, afirmó a Prensa Libre que todos los casos en su contra  fueron “cerrados” y que tampoco sus empresas tienen vinculación alguna con las denuncias presentadas.

Fiscalía

Capturas revocadas

El jefe de la Fiscalía contra el Lavado de Dinero, Rolando Rodenas,  afirma que las investigaciones sí se han efectuado, pero las órdenes de aprehensión han sido revocadas

Se trata de casos muy complejos, asegura el fiscal.

No hay personas denunciadas que hayan podido ser ligadas a proceso.

Analista

Delitos impunes

En Guatemala hay 95%  ciento de impunidad relacionada con “delitos de cuello blanco” que involucran a funcionarios y allegados al poder, indica Lisandro Acuña, del Instituto de Problemas Nacionales de la Usac. El experto señala que aunque se dice que el MP es autónomo,  se da tráfico de influencias de ciertos sectores políticos y económicos.

Datos

21 empresas pidió el IGSS que fueran investigadas desde el 2005.

36 particulares son mencionados por haber transferido y recibido fondos.