Abril 1975: Cajas de cigarrillos advierten, por primera vez, sobre el daño a la salud que causa este producto

Diferentes eventos ocurrieron el 4 de abril de 1975. Entre ellos, la vigencia del acuerdo que obliga a que se coloque una advertencia por su consumo en las cajetillas de cigarros.

(Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).
(Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).

El 4 de abril de 1975 entró en vigor el acuerdo gubernativo que obliga a las fábricas de cigarrillos a colocar en las cajetillas el rótulo que advierte sobre el daño a la salud ocasionado por el uso de ese producto.

La disposición formó parte de la serie de medidas adoptadas en 1974, dentro del régimen de austeridad y a través del Ministerio de Finanzas y el Gobierno de Guatemala. En esa oportunidad, se explicó que la media era adoptada para disminuir el uso de cigarrillos y que dinero que se invierte en su consumo se dirigiera a alimentación, debido a la situación económica del país.

Por ello, desde hace 46 años en las cajetillas de cigarros hay una leyenda que explica que, por indicación del Ministerio de Salud Pública, se advierte el daño a la salud que implica el uso del producto. “El consumo de este producto causa serios daños a la salud” y “En la mujer embarazada el fumar tabaco produce aborto y malformación fetal”.

Estallan 4 bombas en Nueva York

Cuatro bombas de tiempo, presuntamente colocadas por un grupo nacionalista portorriqueño, estallaron el 2 y el 3 de abril en Manhattan, provocando heridos leves. El acto fue considerado como un ataque terrorista, según la policía de 1975.

 

 

Las Fuerzas armadas de liberación nacional portorriqueña (FALN), grupo radical que se adjudicó actos anteriores similares ese mismo año, se responsabilizó por dichas acciones. El FALN reclamó responsabilidad por el estallido de una bomba en enero, en el exclusivo Anglers Club en la zona de Wall Street, en el que hubo un saldo de cuatro muertos y 14 heridos.

La policía afirmó que las bombas estallaron con diferencia de minutos, y que las explosiones ocurrieron alrededor de la medianoche, haciendo volar ventanas y esparciendo escombros en la zona.

Música para cualquier evento

El organista Manolo Coronado ofrecía sus servicios para amenizar cualquier tipo de fiesta. Si deseaba contratarlo, podría contactarlo o deleitarse con su música en el restaurante “La Querencia” ubicado en Avenida La Reforma.

(Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).