La quema del traidor

La tradición de quemar a Judas Iscariote durante cada Sábado de Gloria sigue vigente en nuestro país, tanto en los barrios capitalinos como en el interior de la República.

Muñeco de Judas atado a un poste durante el Sábado de Gloria de 1983. Hemeroteca PL
Muñeco de Judas atado a un poste durante el Sábado de Gloria de 1983. Hemeroteca PL

Los vecinos que participan elaboran toscamente un muñeco que represente al discípulo traidor. La creatividad y el ingenio forman parte importante, ya que hay monigotes que simplemente aparecen desde colgados en un poste o sentados en una silla a la entrada de algún negocio. Posteriormente los dueños del “Judas” lo pasean por diferentes sectores mientras se pide colaboración para comprar el combustible y celebrar la quema de quien ha sido acusado, a lo largo de la historia de haber vendido a Jesucristo por treinta monedas de plata.