Alcalde colombiano propone un marihuanódromo

El alcalde del municipio colombiano de Tuluá, Gustavo Adolfo Vélez Román, propuso construir un “marihuanódromo” que permita a sus vecinos consumir esta droga en un espacio privado.

El nuevo Código de la Policía de Colombia prohíbe el consumo de marihuana en público. (Foto Hemeroteca PL).
El nuevo Código de la Policía de Colombia prohíbe el consumo de marihuana en público. (Foto Hemeroteca PL).

La propuesta del jefe edil, según dijo, es una alternativa al nuevo Código de Policía que prohíbe hacerlo en público, informaron el miércoles medios locales.

“Prefiero que los consumidores de marihuana tengan un sitio alejado de parques y avenidas para que no estén alterando el orden y la sana convivencia de las demás personas en otros espacios públicos donde la ciudadanía hace deporte y otras actividades”, indicó el mandatario local al diario El País de Cali.

El objetivo puntual de esta iniciativa es reducir los índices de criminalidad relacionados con el consumo de marihuana en Tuluá, que forma parte del departamento del Valle del Cauca, pues según la Policía colombiana, el 87% de las muertes del municipio están relacionadas con quienes la fuman.


Asimismo, Vélez busca que esta propuesta fomente otras actividades lúdicas que aporten al proceso de rehabilitación de las personas que asistan al “marihuanódromo” en conjunto con las secretarías de Arte y Cultura, Salud, Deportes y Bienestar Social de su municipio.

La propuesta del alcalde Vélez surgió en respuesta al nuevo código de Policía que entró en vigencia el lunes último y que contempla una multa de unos US$66 a quienes la consuman en espacios públicos.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, aseguró que el nuevo Código de Policía no busca encarcelar más gente sino fomentar el respeto y la convivencia con reglas acordes con las necesidades sociales actuales.

El jefe de Estado subrayó que, con este nuevo Código, criticado por algunos sectores desde que fue aprobado en el Congreso, los directos beneficiarios son los ciudadanos, pues se trata de “un manual de convivencia que contribuirá a la paz y a una mejor calidad de vida para todos”.

El jefe de Estado precisó que durante los próximos seis meses se desarrollará una etapa de enseñanza del Código y que en ese periodo las sanciones serán pedagógicas.