Analistas consideran “irreversible” triunfo de Kuczynski en Perú

El liberal de derecha Pedro Pablo Kuczynski sigue manteniendo una ligera ventaja sobre la derechista radical Keiko Fujimori, con una diferencia de 43 mil 914 votos, según un nuevo conteo oficial de las actas dado a conocer el miércoles, por lo que analistas consideran que el triunfo de ese candidato a la Presidencia de Perú es ya “irreversible”.

Publicado el
Pedro Pablo Kuczynski avanza por mínima ventaja sobre Keiko Fujimori. (Foto Prensa Libre:AFP).
Pedro Pablo Kuczynski avanza por mínima ventaja sobre Keiko Fujimori. (Foto Prensa Libre:AFP).

De acuerdo al conteo oficial de un 98.39 por ciento de las actas, Kuczynski obtuvo 8.506.964 votos frente a 8.463.050 de Fujimori, lo que en porcentajes equivale a un 50,12 frente a un 49,87 por ciento, se informó el miércoles.

“Creo que ya podemos decir que el triunfo de Kuczynski es definitivo”, señaló el presidente ejecutivo de la encuestadora Ipsos, Alfredo Torres.

Torres explicó que para que Fujimori gane tendría que obtener más de un 70 por ciento de los votos en casi todas las actas que falta procesar, lo que consideró “materialmente imposible”.

“Su promedio (de Fujimori) no puede estar tan alto. Podrá tener algunas actas en las cuales obtenga un 70 por ciento, pero en otras sacará un 60, un 50 y también un 40 por ciento”, estimó el especialista.


El presidente de Ipsos agregó que si bien algunas cifras cambiarán, los sondeos por Internet, los resultados del conteo extraoficial y los resultados previos de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) apuntan a que Kuczynski se mantendrá en primer lugar.

Según el conteo extraoficial de Ipsos, Kuczynski obtendría un 50,50 por ciento frente a un 49,50 de Fujimori, mientras que el de la firma Gfk le da al candidato un 50,80 y a su rival un 49,20 por ciento.

El jefe de la ONPE, Mariano Cucho, señaló que aún esperan las actas de las zonas rurales y del extranjero, así como resolver las actas observadas que ya fueron entregadas al Jurado Electoral Especial.

Para el analista Iván Lanegra, la victoria de Kuczynski es “inminente”, pues el panorama mejoraría para este con la llegada de las actas del exterior.

“En Europa, Estados Unidos y Canadá, PPK (como es conocido el candidato) le lleva una ventaja a Fujimori de un 15, un 8 y un 33 por ciento respectivamente”, dijo Lanegra.

“Lo que va a pasar es que PPK ganará con claridad en el extranjero y con ello se confirmaría oficialmente su triunfo”, agregó el analista.

Cucho detalló que en la noche de hoy llegará el último embarque de actas provenientes del exterior.


Los candidatos permanecen con sus equipos de campaña a espera del resultado oficial definitivo tras el recuento del cien por ciento de los votos que, dijo Cucho, estará listo para el fin de semana.

 
Antifujimorismo dividió a Perú por la mitad

El antifujimorismo, que aglutina a todo el espectro político peruano en una coincidencia raras veces vista, ha sido el motor que catapultó en el último tramo la candidatura del moderado liberal Pedro Pablo Kuczynski frente a su oponente Keiko Fujimori.
 
El balotaje del 5 de junio dejó un país partido por la mitad entre quienes apoyan al fujimorismo o lo rechazan, reflejo de una enconada campaña que presagia una difícil búsqueda de consenso entre Peruanos por el Kambio, el partido de Kuczynski, y Fuerza Popular, la agrupación de Fujimori.
 
Peruanos por el Kambio obtuvo 18 legisladores de un total de 130 congresistas, en tanto que la fuerza política de Keiko Fujimori logró una mayoría absoluta al sumar 73 legisladores.
 
Kuczynski capitalizó en el balotaje el rechazo que provoca en Perú la posibilidad de que un miembro del clan Fujimori vuelva al poder, desde que el padre de Keiko, Alberto Fujimori, renunciara a su cargo por fax desde Japón en el 2000 en medio de un escándalo de corrupción que precipitó el fin de su régimen autócratico de diez años.
 
El apoyo de ese variopinto conglomerado fue vital para que Kuczynski esté cerca de alzarse con el triunfo, debido a que pasó a la segunda vuelta sólo con 21% de los votos, mientras que su adversaria lo hizo con un 40% en el bolsillo.
 

Izquierda clave

 
Importante para Kuczynski fue la izquierdista Verónika Mendoza, quien acabó en tercer lugar en la primera vuelta del 10 de abril y, cinco días antes del balotaje, hizo un llamado para votar por el centroderechista, pese a sus diferencias ideológicas. Sólo para evitar el triunfo de Keiko.
 
En el antifujimorismo confluyen izquierdistas, liberales y derechistas, y atraviesa transversalmente las clases sociales en Perú.
 
Es un estado de ánimo que se reactiva cada cinco años, cuando surgen elecciones presidenciales. Pasó en 2011, con la propia Keiko Fujimori cuando se enfrentó en las urnas al hoy presidente Ollanta Humala.
 
El antifujimorismo tiene una parte rabiosa, ortodoxa, consecuente, de dignidad nacional, aunque también hay un antifujimorismo de conveniencia. El beneficiario este año ha sido Pedro Pablo Kuczynski porque era el único que le podía ganar las elecciones, dijo a la  AFP  el sociólogo Enrique Bernales, profesor en la Pontificia Universidad Católica.
 
Según Bernales, el antifujimorismo también es una coincidencia de intereses, donde cada grupo quiere aprovechar la corriente para tener una ubicación de poder. Eso es peligroso e inestable.
 


El antifujimorismo es el rechazo a la autocracia instaurada de 1990 al 2000, donde Fujimori padre disolvió el Congreso, compró la línea editorial de medios de comunicación y la conciencia de políticos, además de acosar a sus rivales.
 
En su haber están también las 25 víctimas de dos matanzas en Lima en el marco de la lucha contra la guerrilla, a cargo de un escuadrón de la muerte que los confundió con sospechosos de terrorismo. Por todo ello, Alberto Fujimori purga 25 años de cárcel desde el 2009.
 

¿Fujimorismo es chavismo?

Los que han votado contra Keiko Fujimori han votado contra el peligro del cambio, mientras que Kuczynski es la garantía de que nada va a cambiar, dijo a la  AFP  el analista político Mirko Lauer, para quien el antifujimorismo es la mejor expresión del temor al cambio social, para mal.
 
El gobierno de Fujimori padre es recordado por haber recurrido a las arcas fiscales para aplicar políticas asistencialistas, en sectores alejados de la capital y mayoritariamente pobres que se sienten excluidos del crecimiento económico, claman por ayuda y que ven en la hija el retorno de esa forma de gobernar.
 
Según ha explicado a la  AFP  el sociólogo Jorge Bruce, los fujimoristas son una parte de la población que no necesariamente valora temas como democracia o corrupción sino que está a la espera de alguien que los ayude.
 
Un estilo que, según analistas, también aplicaba el hoy fallecido expresidente Hugo Chávez en Venezuela.
 
El antifujimorismo de hoy es la resistencia, la reacción a la posibilidad de que se produzcan cambios de fondo que arruinen las cosas que están marchando bien en el país. Que se comience a gastar y desate un proceso inflacionario, porque Keiko ha estado más cerca del chavismo que cualquier otro candidato, aseguró Lauer.