Coronavirus: cómo funciona el mercado del oxígeno en el mundo y qué se puede hacer para evitar su escasez en medio de la pandemia

“Por favor ayuden a mi madre”, grita llorando un hombre en la puerta de un hospital en Nueva Delhi donde ya no recibían más enfermos de covid-19.

Empresas multinacionales dominan el mercado del oxígeno industrial. Solo un 10% de la producción se destina al uso médico
Empresas multinacionales dominan el mercado del oxígeno industrial. Solo un 10% de la producción se destina al uso médico

“Por favor ayuden a mi madre”, grita llorando un hombre en la puerta de un hospital en Nueva Delhi donde ya no recibían más enfermos de covid-19.

Como él, decenas de personas cargan a sus familiares moribundos a la espera de recibir atención médica. Pero nadie responde.

La mayor parte de los centros de salud en la capital de India están saturados y los enfermos están muriendo en las calles.

Charanjeev ayuda a cremar los cuerpos de las víctimas. “No hay oxígeno y las personas están muriendo como animales”, le dice a la BBC.

Mujer con oxígeno en India

Getty Images
Uno de cada cinco pacientes de covid-19 requiere oxígeno.

En América Latina países como Brasil, Perú y México han pasado por lo mismo.

A comienzos de este año, enfermos de covid-19 morían por falta de oxígeno en los hospitales de Manaos, en el norte de Brasil.

En Lima, en Perú, la crisis también llegó a niveles extremos.

Tal ha sido la escasez de oxígeno que existe un mercado negro en varias regiones de Latinoamérica en el que se vende por precios exorbitantes.

Uno de cada cinco enfermos requiere oxígeno

Cerca de un 20% de los enfermos de covid-19 (uno de cada cinco pacientes) requiere oxígeno.

Según la Organización Mundial de la Salud, OMS, un 40% de los contagiados desarrolla una enfermedad leve; otro 40% moderada; un 15% severa (que requiere apoyo de oxígeno); y un 5% crítica.

Entonces cuando los casos se disparan en un breve período de tiempo, los sistemas de salud colapsan y no tienen cómo responder a la demanda de este gas.

Familiares de enfermos con covid-19 en Manaos, Brasil.

Reuters
A nivel global hay tres fabricantes que concentran el 69% del mercado de gas industrial (el cual incluye el oxígeno medicinal): Air Liquide, Linde y Air Products.

Actualmente los países de ingresos bajos y medios requieren 3,8 millones de cilindros de oxígeno al día (equivalente a 26.400.000 metros cúbicos), según un rastreador de necesidades de este gas desarrollado por los expertos que trabajan en la organización sin fines de lucro PATH.

Forman parte del Cuerpo Especial de Emergencia de Oxígeno, en el que también participan otros organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud (OMS), para enfrentar la emergencia pandémica.

“Es extremadamente costoso construir una planta de oxígeno”

Evan Spark-DePass, director de Dinámica de Mercado de PATH, explica que la escasez de oxígeno es un problema permanente en muchos países de bajos ingresos.

“Es extremadamente costoso construir una planta de oxígeno líquido en un país”, dice en diálogo con BBC Mundo.

Como son inversiones hechas por el sector privado, agrega, la empresa debe tener la certeza de que existe una demanda suficiente para que su negocio sea rentable.

Es común que cerca del 90% de la capacidad de una planta sea dedicada al consumo industrial de oxígeno.

Hombre llorando en India.

Getty Images
La falta de oxígeno en India ha provocado la muerte de miles de personas.

Por lo tanto, si no hay una demanda industrial, “es muy poco probable que alguien construya una planta de oxígeno líquido solo para uso médico”, apunta Spark-DePass.

Por otro lado, el sistema de producción, transporte, distribución y almacenamiento es bastante complejo.

En la mayor parte de Europa y Estados Unidos, el oxígeno es distribuido en camiones y almacenado en grandes contenedores desde donde llega a las camas de un hospital.

Pero en las regiones pobres que carecen de esta infraestructura, los enfermos dependen del uso de cilindros que suelen dejar a las familias en la ruina.

¿Quiénes lo fabrican?

A nivel global hay tres fabricantes que concentran el 69% del mercado de gas industrial (el cual incluye el oxígeno médico): Air Liquide, Linde y Air Products, señala Jayasree K. Iyer, directora ejecutiva de la Fundación por el Acceso a las Medicinas.

Algunas de las compañías que operan en el sector han hecho algunos esfuerzos durante la pandemia para mitigar la emergencia, explica, pero asegura que no es suficiente.

Mujer con respirador en India.

Getty Images
Es extremadamente costoso construir una planta de oxígeno líquido en un país”, dice Evan Spark-DePass.

“A medida que más pacientes en los países pobres luchan por respirar, las empresas que dominan el mercado del oxígeno médico tienen el deber de hacer más”, dice en conversación con BBC Mundo.

Los expertos coinciden en que la única manera de resolver el problema de la falta de oxígeno, considerado oficialmente como un medicamento por la OMS, es promover acuerdos entre el sector privado, gobiernos, donantes y organismos internacionales.

Un hombre lleva un cilindro de oxígeno mientras la gente hace cola para comprarlos a vendedores privados en Manaos, el 15 de enero de 2021.

Reuters
En muchos países, incluidos Perú y Brasil (en la foto), los familiares han tenido que suministrar oxígeno a sus parientes enfermos.

Uno de los mayores fabricantes, Air Liquide, una firma que opera en 35 países, asegura que durante la pandemia ha aumentado su producción de oxígeno médico.

La firma sostiene que, como se trata de un medicamento, su producción debe cumplir con reglas de producción y distribución muy estrictas.

“Cuando es posible, trabajamos con las autoridades locales para reasignar y calificar médicamente parte de nuestra producción industrial y activos de la cadena de suministro para abastecer a los hospitales”, señaló la empresa en respuesta a una solicitud de información hecha por BBC Mundo.

Soluciones de emergencia

La reconversión del oxígeno industrial para el uso medicinal durante la pandemia ha ocurrido en varios países en los que las autoridades han llegado a acuerdos con algunas firmas.

En México, por ejemplo, la demanda de oxígeno a domicilio aumentó un 700% en todo el país durante las tres primeras semanas de enero, según Ricardo Sheffield, director de la Oficina Federal de Protección del Consumidor.

Cilindros de oxígeno

Getty Images
En los países con limitado acceso al oxígeno ha surgido un mercado negro en el que las familias compran cilindros a precios exorbitantes.

Rápidamente los precios se dispararon en el mercado negro y proliferaron las estafas por internet.

Para responder a la escasez del medicamento, el gobierno mexicano anunció en febrero un acuerdo con tres compañías para que el 70% de su producción industrial fuera destinada a un uso médico durante la emergencia.

Lo mismo está ocurriendo ahora en India, aunque el colapso del sistema de salud es tan profundo que ni siquiera los acuerdos de último minuto han logrado detener el desastre.

“Es como estar en una zona de guerra”, es la expresión que utiliza Soutik Biswas, corresponsal de la BBC en India, para describir la situación que se vive en ese país.

Cremaciones en Nueva Delhi.

Reuters
“Es como estar en una zona de guerra”, es la expresión que utiliza Soutik Biswas, corresponsal de la BBC en India, para describir la situación que se vive en ese país.

Pero en el caso de los países que no cuentan con plantas de oxígeno industrial, la alternativa de reconvertir el gas no existe.

Otra opción de emergencia es conseguir una mayor cantidad de concentradores, máquinas que filtran el aire y lo convierten en oxígeno, diseñadas para el uso individual de un paciente. Sin embargo, los concentradores tienen un alcance limitado y en el caso de los pacientes en estado crítico no son suficientes.

La otra vía es apoyar el transporte del oxígeno como gas presurizado en cilindros hacia las zonas más afectadas.

Soluciones a largo plazo para enfrentar la escasez

El oxígeno líquido es la mejor alternativa, dicen los expertos, pero requiere que los hospitales tengan la infraestructura adecuada para canalizarlo hasta la cama del paciente.

Enfermos de covid-19 Gurdwara en Uttar Pradesh, India.

Getty Images
El oxígeno líquido es la mejor alternativa, dicen los expertos, pero requiere que los hospitales tengan la infraestructura adecuada para canalizarlo hasta la cama del paciente.

“Hay que aumentar el financiamiento para construir esa infraestructura”, dice Evan Spark-DePass.

“Los gobiernos deberían darle prioridad dentro de sus presupuestos”, apunta, y generar acuerdos comerciales de largo plazo con los productores que sean negociados a nivel de país.

Otra opción es evaluar la viabilidad de construir plantas de oxígeno, aunque por su costo y requerimientos de mantenimiento, suelen estar fuera del alcance de los países más pobres.

Y otro punto clave, dicen los expertos, es mejorar las redes de distribución del oxígeno en cilindros para que cuando se produzca una emergencia, el sistema esté mejor preparado.

Incluso en un escenario hipotético en el que la pandemia de covid-19 desapareciera, la terapia con oxígeno puede salvar millones de vidas de pacientes que requieren el medicamento cuando tienen graves complicaciones respiratorias por otro tipo de enfermedades.

Como la neumonía, una enfermedad que se lleva la vida de un niño cada 39 segundos, según un estudio del Fondo de las Naciones Unidas para Infancia, Unicef.

Un oxímetro controla los niveles de oxigenación en la sangre de un bebé en Francia.

Getty Images
El oxígeno se utiliza en pacientes con complicaciones respiratorias, como por ejemplo, la neumonía. Según la Unicef, esta enfermedad se lleva la vida de un niño cada 39 segundos.