Coronavirus en Corea del Sur: cómo es la “nueva normalidad” con que mantienen a raya el covid-19

Corea del Sur parece que por ahora está ganando la batalla al covid-19.

Corea del Sur ha sido promocionada como una historia de éxito en la pandemia.
Corea del Sur ha sido promocionada como una historia de éxito en la pandemia.

Este miércoles registró su primer día sin detectar casos de transmisión local de la enfermedad desde mediados de febrero.

Aunque el jueves, de los nueve casos nuevos que reportaron los Centros Coreanos para el Control y Prevención de Enfermedades (KCDC), confirmó que ocho fueron importados.

Estos nuevos contagios aumentaron el número total de casos confirmados del país a 10.774.

Es un hito importante para un país que en un momento fue uno de los puntos de contagio del virus más críticos del mundo, pero se produce después de esfuerzos significativos y, notablemente, sin un bloqueo total de las ciudades.

“Esta es la fortaleza de Corea del Sur y su gente”, dijo el jueves el presidente, Moon Jae-in.

¿Cómo lo hicieron?

Corea del Sur experimentó un gran aumento de infecciones en febrero, luego de que un grupo religioso en la ciudad de Daegu, en el sureste del país, fuera identificado como un foco de contagio.

Se descubrió que una miembro de la Iglesia de Jesús Shincheonji había contagiado a decenas de personas y, después, miles de casos fueron vinculados al grupo religioso.

De hecho, en un momento los casos relacionados con Shincheonji representaron aproximadamente la mitad del total de los contabilizados en el país.

Un hombre pasando una prueba de covid-19 en su auto en febrero.

Getty Images
Corea del Sur lanzó campañas masivas de detección de covid-19 en todo el país.

Ante la propagación, las autoridades adoptaron estrictas medidas en diferentes aspectos de la vida diaria que permitieron controlar el brote.

Una de las reacciones del gobierno fue lanzar una campaña masiva de pruebas de detección de la enfermedad.

Además de ofrecer análisis gratuitos, se abrieron clínicas para examinar a la gente en sus autos en todo el país.

La gran cantidad de pruebas aplicadas hizo que el número de infecciones en Corea del Sur creciera rápidamente.

Un teléfono con alertas sobre casos confirmados de covid-19 en áreas cercanas.

Getty Images
La gente se acostumbró a recibir alertas telefónicas de nuevos contagios cercanos.

Pero también permitió que las autoridades pudieran encontrar desde el principio a quienes estaban infectados, aislarlos y tratarlos de manera efectiva.

Corea del Sur también inició un agresivo rastreo de contactos para encontrar a las personas que hubieran interactuado con un caso confirmado, examinarlas y aislarlas.

Cuando alguien da positivo, las autoridades envían una alerta a quienes viven o trabajan cerca. La gente pronto se acostumbró a recibir una ráfaga de estos mensajes de las autoridades.

Se aconsejó a todas las iglesias de Corea del Sur que cerraran mientras los funcionarios trataban de controlar las reuniones públicas.

Pero fueron las elecciones parlamentarias el 15 de abril las que realmente pusieron a prueba la capacidad de Corea del Sur para contener el virus.

Miles de personas se alinearon frente a los colegios electorales para votar. Recibieron guantes de plástico, se les dijo que se mantuvieran separados y les tomaron la temperatura antes de que ingresaran a las mesas de votación.

Corea del Sur celebró sus elecciones parlamentarias en medio de la pandemia.

Getty Images
Corea del Sur celebró sus elecciones parlamentarias en medio de la pandemia.
Profesionales de la limpieza desinfectan una estación de metro.

Getty Images
Las estaciones de metro se desinfectaban constantemente para mantenerlas libres de virus.

Se temía que la votación pudiera causar un aumento en el número de casos, pero dos semanas después, está claro que esto no ha sucedido. Y el partido gobernante obtuvo una victoria rotunda, lo que puede indicar un apoyo público para su manejo de la crisis.

El país también logró mantener su transporte público relativamente libre de virus.

Las estaciones de metro se han limpiado y limpiado meticulosamente con aerosoles de desinfección para que los viajeros puedan respirar fácilmente.

¿Cómo se vive ahora?

Ahora, se mantienen las órdenes de distanciamiento social en las iglesias, escuelas, empresas, oficinas, aunque no está claro si todos los restaurantes y cafeterías se adhieren a reglas tan estrictas.

Pero para muchos, la vida parece estar volviendo a una nueva normalidad.

La gente sale a la calle, pero tiene que tomarse la temperatura antes de entrar a eventos públicos o edificios.

El béisbol, que es extremadamente popular en Corea del Sur, se reanudará el 5 de mayo, aunque sin espectadores en los estadios.

Ceremonia religiosa por Pascua en la que la gente mantiene su distancia y lleva mascarillas.

Getty Images
Las iglesias han reabierto sus puertas pero los participantes en las ceremonias deben mantener su distancia y usar sus mascarillas.
Estadio Jamsil de béisbol el 21 de abril, sin público.

Getty Images
Los partidos de béisbol volverán a jugarse, aunque sin público en los estadios.

Los árbitros deberán usar guantes y mascarillas, y los jugadores tienen prohibido escupir o chocar las manos sin guantes.

Los alumnos han vuelto a clases, aunque solo virtualmente, así que las aulas permanecen vacías.

“De hecho, estamos abriendo un nuevo camino”, dijo el primer ministro Chung Sye-kyun cuando las clases se reanudaron a mediados de abril.

“Intentaremos asegurarnos de que el aprendizaje remoto funcione bien, pero haremos todo lo posible para estabilizar la pandemia de covid-19 para que nuestros hijos puedan volver a la escuela”, indicó.

Ahora cualquier persona que llegue al país ahora debe someterse a 14 días de cuarentena, por lo que es poco probable que algún viajero propague el virus.

Pero los funcionarios son cautelosos. Los KCDC han dicho que hasta que no haya una vacuna es inevitable que esta pandemia regrese.

Trabajadores de Hyundai comiendo detrás de mamparas protectoras.

Getty Images
El almuerzo ya no es un momento para socializar y ponerse al día con amigos del trabajo en Corea del Sur. Algunas empresas, como Hyundai, han colocado mamparas protectoras y se han introducido pausas de almuerzo escalonadas para mantener a las personas separadas.
Alumnos surcoreanos dando un examen distanciados en una cancha deportiva.

Getty Images
Las reglas también se aplicaron a estos estudiantes, vistos aquí sentados para sus exámenes la semana pasada, asegurándose de que no haya posibilidad de contacto (y aún menos posibilidades de hacer trampa).