Coronavirus: Nicolás Maduro pide US$5 mil millones al FMI tras años acusándolo de estar al servicio del “imperialismo”

Después de años acusándolo de ser estar al servicio del “imperialismo”, el gobierno de Venezuela solicitó este martes ayuda al Fondo Monetario Internacional (FMI) para hacer frente a la pandemia del covid-19 en medio del desplome de los precios del petróleo.

Tras años siendo muy crítico con el FMI, ahora Maduro acude al ente para buscar financiación. EPA
Tras años siendo muy crítico con el FMI, ahora Maduro acude al ente para buscar financiación. EPA

El presidente Nicolás Maduro envió una carta a la directora del Fondo, Kristalina Georgieva, en la que le solicita financiación para hacer frente a la emergencia.

En la carta difundida por su canciller, Jorge Arreaza, Maduro solicita al FMI “una facilidad de financiamiento” por US$5 mil millones del fondo de Emergencia del Instrumento de Financiamiento Rápido (IFR, en inglés).

Maduro solicita los fondos para “robustecer los sistemas de detección y respuesta” del coronavirus en Venezuela y asegura que la pandemia representa una “emergencia de salud pública de importancia internacional que requiere la unión de todos los países”.

El coronavirus llevó al mandatario a poner al país en cuarentena y cerrar las fronteras aéreas con Europa, Colombia, Panamá y República Dominicana.

Qué decía antes Maduro sobre el FMI

La misiva al FMI supone la rectificación a la política de críticas y hostilidad al organismo multilateral que durante años ha mantenido el gobierno venezolano.

Arreaza

EPA
El anuncio de la solicitud al FMI lo hizo el ministro de Relaciones Exteriores, Jorge Arreaza.

La carta de Maduro se refiere al FMI como “Honorable organismo”, lo que contrasta con los términos que desde el gobierno se solían utilizar.

Su predecesor, Hugo Chávez, llegó a pedir su disolución y, el pasado mes de noviembre, Maduro reiteró sus frecuentes críticas al abogar contra “el modelo de exclusión, privatización, empobrecimiento, individualismo del capitalismo salvaje y neoliberal del Fondo Monetario Internacional”.

El distanciamiento del gobierno venezolano del FMI se ha acompañado de sus incumplimientos en el pago de la deuda del Estado, lo que ha agravado las dificultades financieras de Venezuela.

¿Recibirá Venezuela la ayuda?

El pasado 4 de marzo, el FMI ofreció ayuda a los países miembros para hacer frente a la pandemia a través de servicios financieros de emergencia con rápido reembolso.

Normalmente, los programas de financiación de emergencia del Fondo suelen acarrear condiciones para los países que reciben los préstamos.

filas en supermercados

Reuters
Maduro califica al coronavirus como una “emergencia de salud pública de importancia internacional que requiere la unión de todos los países”.

El FMI afirma en su página web que el acceso al financiamiento “se determina según las circunstancias particulares de cada país, tomando en cuenta sus necesidades de balanza de pagos, la solidez de sus políticas macroeconómicas, la capacidad de reembolso al FMI, el monto del crédito pendiente del FMI y el historial del país de uso del crédito del FMI”.

Igualmente, el país candidato debe cooperar con el organismo en “los esfuerzos por resolver las dificultades de la balanza de pagos y describir las políticas económicas generales que se propone aplicar”.

El gobierno de Venezuela acumula deuda impagada desde 2018 y hasta ahora ha rechazado toda colaboración con el FMI, ya que lo consideraba una “injerencia”.

Otro posible impedimento pueden ser las dudas en torno a la legitimidad de Nicolás Maduro, a quien Estados Unidos y la mayoría de países europeos y latinoamericanos consideran un gobernante ilegítimo. Estos países reconocen al líder opositor, Juan Guaidó, como presidente interino de Venezuela.

La entonces directora del FMI, Christine Lagarde, dijo el pasado abril que los estados miembros del FMI no habían decidido aún si reconocer a Guaidó. Hasta este martes no se ha hecho pública ninguna decisión al respecto.

Cuán grave es la amenaza del coronavirus para Venezuela

La pandemia del nuevo coronavirus que provoca covid-19 es un enorme desafío a nivel mundial, con graves consecuencias sanitarias y económicas.

Con 33 casos confirmados por las autoridades, en Venezuela hasta este martes 17 de marzo, el virus se encuentra con un país sumido desde 2014 en una grave crisis económica que le ha hecho perder más de la mitad de su Producto Interno Bruto, a lo que se suma el efecto de las sanciones impuestas por Estados Unidos para forzar la salida de Maduro del poder.

cuarentena en Venezuela

AFP
Maduro decretó cuarentena en el país.

El desplome de los precios del petróleo que ha seguido a la pandemia, y que ha llevado al crudo por debajo del coste de producción en Venezuela, también tendrá gran impacto para el país.

En los últimos meses, el gobierno había permitido una apertura económica con una dolarización de facto que supuso la rectificación de la que fue su política económica durante años y había permitido tomar algo de aire a parte del sector privado.

Pero los efectos de estas medidas han sido, según la mayoría de expertos, muy limitados y no han alcanzado al grueso de la población.

El sistema sanitario venezolano, por otra parte, sufre graves carencias, según muchos de sus profesionales y diversas ONG. En los últimos meses el gobierno comenzó a permitir el trabajo en el país de organizaciones humanitarias como Médicos Sin Fronteras y la Cruz Roja.

La Organización Panamericana de la Salud considera a Venezuela uno de los países de Latinoamérica en los que la propagación del virus conlleva un mayor riesgo, por lo que anunció el envío de una misión especial al país.

Y, de acuerdo con el Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas, uno de cada tres habitantes de Venezuela se encuentra en situación de inseguridad alimentaria.



El virus lo cambió todo

Por Guillermo Olmo, corresponsal de BBC News Mundo en Venezuela

Su hostilidad al FMI era casi lo último que quedaba de la vieja retórica revolucionaria en los mensajes del gobierno de Venezuela, forzado por las circunstancias a flexibilizar su política económica.

Pero también esto lo cambió la amenaza del coronavirus.

Mientras en Europa levantan fronteras por todo el mercado único del que se enorgullecieron durante décadas y en Estados Unidos se preparan para introducir restricciones a la sacrosanta libertad de empresa en aras de la salud pública amenazada, en Venezuela la fobia al FMI no resistió el pánico a las posibles consecuencias, no solo sanitarias, de la pandemia.

Maduro se ha convencido de que para la Venezuela actual toda ayuda será poca, venga de donde venga.