El mundo sufre consecuencias del cambio climático

Las guerras, conflictos y crisis políticas, entre otras noticias, dejan relegado el tema del cambio climático, un fenómeno —cuestionado por algunos científicos— que causa la mayoría de desastres naturales a diario y cobra vidas ante la indiferencia de los gobiernos, de quienes se esperan compromisos reales para mantener en dos grados centígrados (2ºC) como máximo el aumento de la temperatura media del planeta.

Según los científicos, ese es el umbral tolerable antes de que el mundo sufra cambios irreversibles en su clima, lo que a su vez tendría un gran impacto en las regiones más vulnerables.

En la India mueren miles de personas y se funde el pavimento por olas de calor inéditas; en California toman medidas históricas de racionamiento de agua por la sequía; los ríos y represas bajan de caudal en varios países; los osos polares cambian de dieta por desplazamiento; y en Níger 3.6 millones de personas están amenazadas por el hambre debido a falta de cosechas.

Aumenta temperatura

El famoso lago Mirro, en el Parque Nacional Yosemite, California, muestra unos bancos de arena, donde antes estaba cubierto de agua cristalina. (Foto Prensa Libre:AFP).

La temperatura del planeta ya aumentó en 0.8ºC respecto de 1880, según científicos, que defienden la necesidad de tomar medidas urgentes. El calentamiento del planeta se debe en un 70% a la combustión de energías de origen fósil —carbón, petróleo y gas natural—, causantes de la emisión de gases efecto invernadero como el dióxido de carbono (CO2).

El cambio climático es una de las grandes amenazas del siglo XXI. Gobiernos y expertos cerraron el jueves último la ronda de negociaciones de Bonn, Alemania, de cara a la Cumbre del Clima de diciembre en París, donde se espera alcanzar un compromiso universal.

La ONU prepara un borrador de lucha contra el calentamiento que los países deben firmar en París. Este nuevo acuerdo debe sustituir, con objetivos más ambiciosos, al Protocolo de Kioto del 2001.

Los principales puntos del texto que debe transformarse en una nueva Convención son mitigación del cambio climático, la adaptación, los instrumentos económicos, la transparencia y la revisión periódica, mutua, de los compromisos.

Penurias en California

El asfalto se fundió en varias calles de Nueva Delhi, India, por las altas temperaturas, que rompieron récord este año en ese país. (Foto Prensa Libre: EFE).

La situación es particularmente grave en California, Estados Unidos, donde el gobernador Jerry Brown tuvo que imponer hace unos meses medidas históricas para ahorrar un 25% de agua.

El Parque Nacional Yosemite no escapa a la sequía que sufre California. El famoso lago Mirror ya no refleja el monumental monte Medio Domo de dos mil 695 metros, antaño una de las postales más típicas de ese enclave.

En este han aparecido unos bancos de arena que le dan un aire playero, donde la gente se tumba a tomar el sol y los niños chapotean en la orilla.

El río Merced, uno de los principales afluentes de California y que atraviesa el valle de Yosemite, no llega al metro de altura cuando debería rebasar sin problemas los dos metros.

“Cuando lavamos los platos o nos duchamos, abrimos y cerramos el grifo todo el rato. Tratamos de ser conservadores. Si queda un poquito de agua en las botellas, la guardamos para el café del día siguiente”, afirman habitantes de California que llaman a poner el ejemplo.

Un grupo de científicos alertó esta semana sobre las consecuencias nefastas para el planeta del descongelamiento de tierra firme bajo hielo, lo que liberaría una ingente cantidad de gas CO2, responsable del calentamiento del planeta.

Hasta 15 billones de toneladas de CO2 están retenidos en lo que se denomina el permafrost —vastas extensiones de tierra bajo capas de hielo, ya sea en los polos, en tundras, estepas o en glaciares—, explicó Susan Natali, una investigadora del Woods Hole Research Center de Massachusetts.

Carbono acumulado

El apreciado oso polar ahora se alimenta de delfines en el Ártico. Estos cetáceos se desplazan al norte del planeta, por cambio de temperatura en el agua. (Foto Prensa Libre: AFP).

A medida que las temperaturas aumentan, esas tierras liberarán el gas con efecto invernadero, advirtió la experta.

“De aquí al 2100 preveemos que se liberen entre 130 y 160 gigatoneladas de CO2 en la atmósfera”, explicó Natali.

Esa cifra equivale a las emisiones de Estados Unidos a causa de la producción de combustible y cemento, agregó.

El carbono que parmanece en el permafrost ha permanecido retenido durante miles de años, y equivale al doble de lo que hay en estos momentos en la atmósfera.

El informe de Natali y sus colegas fue publicado por la revista Nature en abril.

Si el mundo consigue controlar sus emisiones de CO2 y el aumento de la temperatura media en 2ºC este siglo, solamente se descongelará en torno a un 30% de su permafrost, según el estudio.

Pero si el mundo no consigue atajar ese calentamiento, podría perder hasta un 70% de la superficie de tierra helada.

Con información de las agencias de noticias AFP, EFE, AP y sitios web oficiales.