Desarticulan red de pornografía que operaba por WhatsApp

En un operativo internacional fueron detenidas 39 personas sospechosas de integrar una red de pornografía infantil que funcionaba mediante la aplicación de mensajes WhatsApp.

En grupos de WhatsApp era distribuido el material pornografico de niños. (Foto Prensa Libre: Cortesía)
En grupos de WhatsApp era distribuido el material pornografico de niños. (Foto Prensa Libre: Cortesía)

La operación, denominada “Tantalio”, es la primera de ámbito internacional contra la pornografía infantil con el uso de esta aplicación de mensajería instantánea de móvil.

Fueron investigadas personas de 18 países, ya que el grupo tiene al menos 136 usuarios en sus grupos pedófilos, desde los que habrían distribuido 360 mil archivos entre fotos y vídeos.

En total fueron detenidas 39 personas, de las cuales 17 fueron capturadas en España, seis en Colombia, cuatro en Italia, dos en Alemania, tres en Bolivia, dos en Costa Rica, dos en Paraguay, una en Chile, una en El Salvador y otra en Portugal.

En un comunicado, la Policía Nacional de España dijo que la banda orquestaba 96 grupos de chat en países de Europa y de Centro y Sudamérica.

El comisario jefe de la Brigada de Investigación Tecnológica de la Policía Nacional, Rafael Pérez junto a miembros de la Interpol y Europol, al anunciar la desarticulación de la red. (Foto Prensa Libre: EFE)
Steven Wilson, jefe del Centro Europeo de Ciberdelitos de Europol, dijo que la policía española descubrió en 2016 a un grupo de individuos que usaban grupos cerrados en WhatsApp para distribuir el material pornográfico.

La policía explicó que sus sospechas surgieron cuando los investigadores encontraron un enlace en una red de computadoras conocida como The Onion Router, de TOR, que oculta la identidad de sus usuarios. El enlace invitaba a personas a participar anónimamente en grupos de chat de pornografía infantil.

Wilson dijo que la red existía por “gratificación”, no por dinero.

De acuerdo con el comunicado de la policía, el grupo distribuía fotografías y vídeos de menores de entre cero y ocho años con un “evidente trato vejatorio y una desmesurada brutalidad”.

La policía española dijo que el Grupo de Acción contra el Cibercrimen basado en La Haya (JCAT, en inglés) coordinó la investigación supranacional y contó con la colaboración de Interpol y Europol.

Según la policía, la operación sigue abierta y se podrían producir más detenciones.