Donald Trump: No se reían de mí, se reían conmigo

Donald Trump entra a escena, se instala detrás del podio y, desde el inicio, marca el tono, que oscila entre arrogante e irónico, en un show ante la prensa internacional en un hotel de Nueva York. “¡Qué reunión. Wow!”, lanzó.

Periodistas piden la palabra en una rueda de prensa con el presidente Donald Trump (Foto Prensa Libre: EFE)
Periodistas piden la palabra en una rueda de prensa con el presidente Donald Trump (Foto Prensa Libre: EFE)

Durante casi una hora y media, el 45º presidente de los Estados Unidos respondió a las preguntas de los periodistas en un vertiginoso torbellino de declaraciones.


De pie frente a una gran hilera de banderas estadounidenses, el mandatario habló mucho de sí mismo, pasando sin aviso de una anécdota a consideraciones sobre la marcha del mundo.

China, las mujeres, Irán, la Corte Suprema, los kurdos, el socialismo, Justin Trudeau, la industria siderúrgica, Israel, la gloria.

Sin apuntes, se sometió con evidente placer a los medios, pese a que los frecuenta desde hace “demasiado tiempo”.

Como de costumbre, premia y castiga.

Lea más: Donald Trump contra Google: Cómo decide el buscador qué páginas ves

“Estás haciendo un buen trabajo”, le dijo a un reportero de Fox News.

“Diga 'Gracias Señor Trump'”, le sugirió a un periodista de The New York Times, ya que -afirma- la facturación del periódico aumenta gracias a él.

Presidente Donald Trump atiende preguntas de periodistas en Nueva York. (Foto Prensa Libre: AFP)

Desde el hotel cinco estrellas Lotte New York Palace, en Madison Avenue, no muy lejos de la Torre Trump, el presidente de 72 años nunca pareció querer detenerse.

Kavanaugh y los demócratas

“Si traemos a George Washington (…) los demócratas votarían en su contra”, dijo para ilustrar su frustración por lo que considera una obstrucción sistemática de sus oponentes políticos a Brett Kavanaugh, su candidato a la Corte Suprema, acusado de abuso sexual en su juventud.

“Puede haber hecho algunas cosas no muy aceptables, ¿quién sabe?”, dijo.

“¡Tuve un montón de acusaciones falsas en mi contra. Realmente falsas acusaciones!”, lanzó luego de que un periodista mencionara que él también fue objeto de denuncias de actos inapropiados o agresión sexual por varias mujeres.

Lea más: Jim Carrey muestra caricaturas satíricas de Trump

“Así que cuando dicen '¿me afecta en mi forma de pensar con respecto al juez Kavavaugh? Absolutamente. Porque yo lo pasé muchas veces.”

Las mujeres

“He sido una persona famosa durante mucho tiempo”, dijo al explicar por qué fue blanco de “falsas acusaciones” de mujeres en busca “de celebridades, de dinero”.

“Siempre lo dije, las mujeres son más inteligentes que los hombres”.

Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, atiende preguntas de periodistas en Nueva York. (Foto Prensa Libre: AFP)

La prensa

“La gente sabe que hay un montón de 'noticias falsas'. Muchas personas aquí sentadas están equivocadas”, dijo, repitiendo una de sus frases favoritas de la campaña.

Los kurdos

“Son personas geniales, grandes guerreros”, dijo Trump. Unos minutos después, se dirigió al periodista que le había hecho la pregunta: “Usted, señor kurdo”.

Por si no lo vio: Vicefiscal General propuso comenzar proceso de destitución de Trump

Las risas

“Dije que nuestro país era más fuerte que nunca y es verdad. Escuché risas y reaccioné diciendo que no esperaba esa reacción”. “Y nos reímos juntos”, dijo.

“Los medios falsos dijeron que la gente se rió, no se rieron de mí”. “La gente pasó un buen momento conmigo”, agregó.

Periodistas piden la palabra en una rueda de prensa con el presidente Donald Trump (Foto Prensa Libre: EFE)

Xi Jinping

“Lo llamaré mañana y le diré: ¿cómo estás?”, dijo sonriendo después de indicar que el presidente chino “quizás” ya no era su amigo.

“Están estudiando a Trump”, agregó un poco más tarde para enfatizar que los chinos están intrigados por este presidente tan diferente a sus predecesores.

El riesgo de un “bis”

“Elton John dijo: 'Si la última canción sale bien, nunca vuelvas'”, dijo Trump al tomar la última pregunta y en alusión a un “bis” que fracasa en un concierto y deja un sabor amargo en la boca de los espectadores.

“Vámonos, espero que no me hagan arrepentirme”, se despidió.

Contenido relacionado

> Cómo Trump planea limitar la migración legal a EE. UU.
> Condenan la política del odio de Donald Trump
> A los 99 años muere el predicador Billy Graham