El macabro envío que hicieron al director de policía de Tijuana durante su primer día en el puesto

Las amenazas de muerte contra la Policía mexicana son comunes, así como la corrupción en la institución.

Publicado el
Agentes de policía patrullan en calles de Tijuana, estado de Baja California, México. (Foto Prensa Libre: EFE)
Agentes de policía patrullan en calles de Tijuana, estado de Baja California, México. (Foto Prensa Libre: EFE)

Rafael Vázquez Hernández, nuevo director de la Policía Municipal de Tijuana, México, fue recibido en su primer día de trabajo con una cabeza humana y una amenaza de un cartel de la droga.

La cabeza putrefacta fue encontrada dentro de una bolsa de plástico negra en la calle junto con un mensaje que acusaba al jefe de ser un “secuestrador a las órdenes del Cartel de Sinaloa”.

“En Tijuana va a correr sangre por culpa de ese secuestrador”, decía el mensaje refiriéndose a Vázquez Hernández, quien ha sido policía durante 19 años.

Al siguiente día, según reportes oficiales, encontraron otros dos mensajes en diferentes puntos de la ciudad, con la misma amenaza, pero esta vez acompañados de lo que se cree que es carne de animal.

Tijuana —punto clave en la ruta del narcotráfico hacia Estados Unidos— se ubica entre las 10 ciudades más violentas del mundo. La mayor parte de la violencia se atribuye a las guerras entre carteles rivales que luchan por el control de la ciudad.

Informes locales sugieren que los mensajes provienen de un rival del Cartel de Sinaloa, que era liderado por Joaquín “el Chapo” Guzmán, preso en Estados Unidos y condenado a cadena perpetua por narcotráfico.

Vázquez no ha comentado públicamente sobre las amenazas, pero la alcaldesa de Tijuana, Monserrat Caballero, reafirmó su apoyo al funcionario. “Si hay amenazas, es sobre su trabajo, y para mí eso es indicativo de que los pillos tienen miedo”, afirmó.

No es la primera vez que Vázquez está en medio de la controversia, pues en abril de 2017 se encontró una tela colgando de un puente que lo acusaba a él y a otro policía de colaborar con el Cartel de Sinaloa, “les limpian el camino y también se dedican a la extorsión, robo y abuso de autoridad”, decía el mensaje.

En 2019 el funcionario fue acusado de vender cargos dentro de la Policía, así como de otros delitos como tortura y robo. Nunca ha sido imputado por ningún delito.

Caballero dijo que seguirá apoyando a Vázquez mientras no haya una acusación formal en su contra por parte de los fiscales.

No es raro que las organizaciones criminales hagan acusaciones falsas contra los agentes de policía que consideran que amenazan sus operaciones en un intento de comprometer su credibilidad. Pero México tiene una larga y problemática historia de altos funcionarios de seguridad que han sido corrompidos por los carteles.

Uno de los ejemplos recientes más destacados es el de Genaro García Luna, quien fue titular de la Secretaría de Seguridad Pública de México de 2006 a 2012, y que en diciembre de 2019, fiscales estadounidenses lo acusaron de conspiración, narcotráfico y por declaraciones falsas.

García Luna recibió “millones de dólares en sobornos del Cartel de Sinaloa de ‘el Chapo’ Guzmán mientras controlaba la Policía Federal de México y era responsable de garantizar la seguridad pública en México”, según la acusación. Se declaró inocente y está en espera de juicio en Nueva York.