Estación Espacial Internacional desvía su órbita para evitar colisión con basura espacial

La tripulación de la expedición 63 tuvo que realizar una maniobra de emergencia como medida de prevención ante la amenaza de colisión con trozos de basura espacial.

Publicado el
Una pieza desconocida de desechos espaciales se aproximó a 1,39 kilómetros de la Estación Espacial Internacional. (Foto Prensa Libre: Twitter 
@Space_Station).
Una pieza desconocida de desechos espaciales se aproximó a 1,39 kilómetros de la Estación Espacial Internacional. (Foto Prensa Libre: Twitter @Space_Station).

El pasado martes, los astronautas de la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés) llevaron a cabo una maniobra de emergencia para evitar que una pieza de basura espacial para muy cerca a ellos. Por medio de un comunicado la NASA informó que la tripulación de la expedición 63 no estuvo en peligro y que ya han reanudado sus actividades.

El elemento que esquivaron para evitar el choque consistía en un conjunto de desechos espaciales desconocidos, cuya aproximación más cercana a la Estación Espacial Internacional fue de 1,39 kilómetros. Este fue rastreado desde el Centro Espacial Johnson, el centro de control de la misión en Houston, EE.UU., junto con la ayuda del Comando Espacial estadounidense.

Los tripulantes de la Expedición 63 que están a bordo de la estación, el astronauta Chris Cassidy y los cosmonautas Anatoli Ivanishin e Ivan Vagner, se refugiaron en el módulo ruso para estar más cerca de la nave Soyuz MS-16, disponible para enviarles a la Tierra. Al mismo tiempo, los controladores de la NASA y de la rusa Roscosmos encendieron los motores de la nave de carga Progress 75, anclada a otro de los módulos de la estación, para alejar a la ISS de la trayectoria de impacto. La ignición tuvo que prolongarse durante 150 segundos.

El principal problema fue que la red de vigilancia de basura espacial detectó el objeto con poco margen de tiempo, lo que obligó a realizar estas medidas de precaución. Después de finalizar estas maniobras, la tripulación abrió las compuertas que unían el módulo ruso con el resto de la estación y volvieron a sus actividades habituales.

De acuerdo con medios internacionales, esta es la tercera vez en el 2020 que la Estación Espacial Internacional ha tenido que desviar su trayectoria para evitar una colisión con la basura espacial. Por ello, Jim Bridenstine, administrador de la NASA, por medio de su cuenta de Twitter manifestó preocupación por las situaciones que se han presentado alrededor de la ISS en las últimas dos semanas.