Expertos explican por qué es importante saber cómo nació la variante ómicron y las hipótesis que hay

La variante ómicron del covid-19 es altamente transmisible y tiene en alerta a varios países del mundo y a los científicos que investigan cómo surgió.

Publicado el
La variante ómicron continúa su avance en el mundo y científicos trabajan para saber de esta. (Foto Prensa Libre: AFP)
La variante ómicron continúa su avance en el mundo y científicos trabajan para saber de esta. (Foto Prensa Libre: AFP)

Esta nueva cepa tiene 50 mutaciones, 32 de las cuales se encuentran en la proteína S, que sirve de llave de acceso a las células humanas.

Los científicos tienen prisa en comprobar su contagiosidad, mortalidad y efectividad para evadir las vacunas.

Mientras que otro grupo de los investigadores y las autoridades gubernamentales de los principales países del mundo se preguntan ¿cómo surgió esta nueva variante?, informó Infobae.

Una de las herramientas clave que utilizan los científicos para descifrar el origen de una variante particular del coronavirus es observar su código genético.

La publicación explica que al igual que una persona que quiere averiguar su ascendencia y mediante el rastreo de un linaje particular en sus genes puede darle la respuesta, el genoma del covid-19 también contiene pistas que llevan a desentrañar su origen.

“Ha sido muy común usar un árbol evolutivo, o un árbol genealógico, de estos virus SARS-CoV-2 para detectar introducciones en lugares como Australia y Taiwán que no han tenido mucha propagación local”, informó a NPR Trevor Bedford, virólogo computacional y profesor en el Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson en Seattle.

El experto explicó: “Puede averiguar de dónde provienen las importaciones observando el genoma viral y comprobando: ‘¿Se acerca en sus características de secuencia a (cepas) que están circulando en otros lugares que han sido secuenciadas y compartidas con la base de datos?’”.

Luego, los científicos pueden observar, a medida que continúan tomando muestras en la nueva región a lo largo del tiempo, cómo cada variante en particular comienza a detectar mutaciones adicionales, a menudo benignas, paso a paso hasta que se transforma en una cepa significativamente diferente.

Algo extraño

Sin embargo, Bedford dice que cuando miras el árbol genealógico de esta variante ómicron, hay algo sorprendente: “Las secuencias más cercanas son de mediados de 2020, es decir, hace más de un año. Eso es muy raro de ver”.

Es decir, si bien los científicos pueden decir que esta variante evolucionó a partir de una cepa que circulaba a mediados de 2020, en los meses intermedios no ha habido rastros de todas las versiones intermedias que los investigadores habrían esperado encontrar a medida que se transformó en su forma actual.

“No se relaciona con nada que estuviera circulando más recientemente. Sin embargo, sus mutaciones lo sitúan muy lejos de esa cepa de 2020″, destacó.

¿Qué hipótesis hay?

Según Bedford, la hipótesis uno es que la cepa de mediados de 2020 pudo haber infectado a una población animal desconocida, y luego haya evolucionado a medida que se propagó entre ellos y recientemente se haya dispersado nuevamente a los humanos.

Pero el experto cree que es poco probable que la hipótesis sea cierta: “Esto se está volviendo técnica, pero la esencia es que uno esperaría ver signos del material genético del animal en el genoma y, en cambio, hay una inserción de ARN humano que a lo largo de la rama evolutiva de Ómicron, estaba evolucionando en un humano”.

La hipótesis dos

A decir del experto, la segunda posibilidad es que la cepa de mediados de 2020 comenzó a circular en un lugar donde no ha habido mucho seguimiento, “quizás en algún lugar del sur de África”.

Eso permitiría que el virus evolucionara fuera del radar durante todo este tiempo. “Y, finalmente, para cuando llegamos a 2021, ha detectado suficientes mutaciones que se han vuelto mucho más transmisibles y luego explotan en la escena en ese momento”, explicó Bedford.

Aunque ese escenario, al que los científicos a veces se refieren como “propagación críptica”, es difícil de creer. “Porque si pareciera que como (esta cepa del virus) estaba en camino de convertirse en ómicron y convertirse en un virus bastante transmisible, las versiones anteriores habrían comenzado a propagarse más ampliamente hace un momento”. Y en ese momento se habría notado en países que sí tienen sistemas de vigilancia robustos.

Richard Lessells, especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad de KwaZulu-Natal en Durban, Sudáfrica, y parte del equipo que identificó Ómicron,  está de acuerdo, por un lado señala que ciertamente hay países en África donde no ha habido muchas muestras en curso del coronavirus.

Añadió que anteriormente en la pandemia, los laboratorios de Sudáfrica detectaron una variante que no se había visto antes en un viajero de Tanzania, uno de varios países del África subsahariana “donde no estaban midiendo muy bien la epidemia”.

“Ahora, esa variante nunca despegó realmente en ningún área. Y todavía no sabemos hasta qué punto estaba circulando en Tanzania y cuál era su significado. Pero esos episodios en realidad ilustran que una vez que una variante llega a Sudáfrica, al menos, es menos probable que se identifique. Tenemos siete centros de secuenciación que están conectados a los laboratorios de diagnóstico públicos y privados en todo el país”, resaltó.

La tercera hipótesis señala que hay un lugar que el virus podría haber usado como escondite mientras que se desarrolló en ómicron y que ha funcionado como un punto ciego para los funcionarios de la salud: en el interior del cuerpo de una sola persona. Específicamente, una persona cuyo sistema inmunológico estaba inhibido, por ejemplo, como resultado de una infección por el VIH no tratada.

En tales casos, explicó Bedford, el sistema inmunológico de la persona todavía es lo suficientemente fuerte como para evitar que el coronavirus la mate.

Pero no es lo suficientemente fuerte como para eliminar completamente el virus. Por lo tanto, el virus permanece dentro de la persona durante un mes tras otro, reproduciéndose continuamente.

Lea también: Coronavirus: AMLO revela que estudian el posible primer caso de ómicron en México

En cada replicación, hay la posibilidad de que adquiera una mutación que mejore su capacidad para evadir las células inmunitarias productoras de anticuerpos de la persona.

“Crea este tipo de juego del gato y el ratón en el que la respuesta inmune persigue y el virus se ejecuta. Y así, a lo largo del año, si miras a estos individuos, ves, al final de ese tiempo, generalmente un virus bastante evolucionado”, dice Bedford.

Lessells es uno de varios investigadores que han demostrado este fenómeno al analizar retroactivamente una serie de muestras del coronavirus que se tomaron durante un período de aproximadamente seis meses a una mujer que tenía VIH.

Sin embargo, a través de una desafortunada serie de contratiempos no deseados en su atención médica, más tarde se supo que no estaba siendo tratada adecuadamente por su infección por VIH durante ese tiempo, incluso cuando estaba inscrita en un estudio más grande para el cual se estaban tomando muestras del coronavirus que ella albergado.

“Debido a que teníamos muestras de algunos puntos de tiempo diferentes durante ese período de seis meses, pudimos mostrar cómo evolucionó el virus y las variantes con algunas de las mismas mutaciones que las variantes de interés aparecieron con el tiempo en las muestras”, precisó el experto.

Resaltó que si así es como se creó ómicron, entonces presumiblemente no fue hasta hace relativamente poco que el virus finalmente se propagó a otros de la persona que lo estaba incubando.

Independientemente de los orígenes de ómicron, Bedford y Lessells dicen que su aparición es un recordatorio más de que la mutación del virus en una persona inmunodeprimida podría crear variantes peligrosas en el futuro.

Esto es especialmente urgente cuando se trata de literalmente millones de personas en el sur de África que tienen el VIH y no toman medicamentos.

“El punto no es culpar o estigmatizar a las personas en esta situación, sino reconocer que ayudarlos es clave para poner fin a la pandemia de coronavirus”, dijo Lessells.