Le disparó en la cabeza y se fue “tranquila” en su carro: el escalofriante asesinato de una mujer que conmociona en EE. UU.

Un ataque se registró el miércoles 4 de agosto en Estados Unidos y autoridades buscan a la asesina.

Publicado el
Crimen conmociona a EE. UU. (Foto Prensa Libre: Twitter)
Crimen conmociona a EE. UU. (Foto Prensa Libre: Twitter)

El crimen que ocurrió el miércoles 4 de agosto por la noche fue registrado por las cámaras de seguridad y el Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York difundió el video cuyo propósito es encontrar a la atacante.

En las imágenes se observa cómo una mujer llega en su vehículo, se estaciona, se baja y camina rumbo a la víctima. Luego le disparó y se retiró “tranquila”.

Según los informes, los hechos ocurrieron en el distrito neoyorkino de Brooklyn y la víctima fue identificada como Delia Johnson, de 42 años.

De acuerdo con los testigos, había varias personas en la calle al momento del ataque, quienes buscaron refugio cercano.

Johnson fue traslada a un hospital, pero debido a la gravedad de las heridas falleció.

Las autoridades locales indicaron que se desconoce el motivo del crimen. Sin embargo, están en investigación y solicitaron ayuda para localizar a la agresora.

Los hermanos de Johnson la describieron como una mujer entusiasta y emprendedora.

“Era una persona hermosa, una mujer asombrosa”, dijo una hermana de la víctima, mientras que otra hermana, identificada como Cordelia, agregó que está en shock, pero prometió cuidar siempre de su sobrina, debido a que en alguna ocasión Johnson se lo pidió por si le pasaba algo.

Los reportes de medios estadounidenses indican que, según la familia de la víctima, la atacante la pudo haber seguido desde un funeral al que había asistido.

“Ella estaba en un funeral y al salir sucedió eso”, contaron los familiares de Johnson.

Además: Confuso incidente: las versiones sobre el asesinato de un hombre que habría sido apuñalado por su pareja en Argentina

La madre de la víctima vio las imágenes el viernes 6 y dijo que conocía a la agresora de su hija. “La conozco, ella solía quedarse con nosotros, dormía en mi cama, comía mi comida”, dijo a medios de Nueva York.