Los derechos de las mujeres en Afganistán dependen de una ley islámica. ¿Qué es la “sharía”?

Los talibanes han prometido que las mujeres tendrán derechos “dentro de los límites de la ley islámica”. Pero eso puede interpretarse de distintas maneras.

Publicado el
Mujeres afganas que forman parte de la Loya Jirga, el nombre que se da en Afganistán a una gran asamblea, con su hiyab. (Foto Prensa Libre: EFE)
Mujeres afganas que forman parte de la Loya Jirga, el nombre que se da en Afganistán a una gran asamblea, con su hiyab. (Foto Prensa Libre: EFE)

Los talibanes han prometido que, en su nuevo régimen, las mujeres de Afganistán tendrán derechos “dentro de los límites de la ley islámica”, o sharía. Pero no está claro lo que eso significa.

La sharía deja un considerable espacio para la interpretación. Cuando los talibanes gobernaron Afganistán en el pasado, impusieron una sharía estricta que prohibía que las mujeres trabajaran fuera del hogar o salieran de casa sin la compañía de un varón, eliminaron la instrucción escolar para las niñas y golpeaban con latigazos a las personas que violaban el código moral del grupo.

En esta ocasión los insurgentes aún no han dicho cómo pretenden aplicar la ley islámica. Pero millones de mujeres afganas temen el regreso a las prácticas del pasado.

Estos son los puntos básicos sobre la sharía y algunas consideraciones sobre cómo podría incidir en el trato que los talibanes den a las mujeres.

¿Qué es la sharía?

La sharía se basa en el Corán, en los relatos de la vida del profeta Mahoma y las decisiones de los académicos religiosos que forman el marco moral y jurídico del islam. El Corán establece un camino para la vida moral pero no un conjunto de leyes en particular.

Una interpretación de la sharía podría brindar extensos derechos a las mujeres, mientras que otra podría hacer que las mujeres queden con pocos. Los críticos han dicho que algunas de las restricciones de los talibanes a las mujeres con el pretexto de la ley islámica en realidad están fuera de los confines de la sharía.

Las interpretaciones de la sharía son materia de debate en todo el mundo musulmán y los grupos y gobiernos que basan sus sistemas legales en la sharía lo han hecho de formas distintas. Cuando los talibanes dicen que van a instaurar la ley de la sharía eso no significa que lo harán de modos en que los académicos del islam u otras autoridades musulmanas estarían de acuerdo.

¿Cuáles son los mandatos de la sharía?

La sharía enumera algunos delitos particulares, como el robo y el adulterio, y establece castigos si las acusaciones cumplen con un estándar de prueba. También ofrece orientación moral y espiritual, por ejemplo cuándo y cómo orar, o cómo casarse y divorciarse.

No prohíbe a las mujeres salir de casa sin un acompañante masculino ni les impide trabajar en la mayoría de los empleos.

¿Cómo han interpretado la sharía los talibanes en el pasado?

Cuando los talibanes controlaban Afganistán, entre 1996 y 2001, prohibieron la televisión y la mayoría de los instrumentos musicales. Establecieron un departamento para la Promoción de la Virtud y la Prevención del Vicio basado en un modelo saudí.

Las restricciones de comportamiento, vestimenta y movimiento eran aplicadas por los agentes de la policía de la moralidad que iban en camionetas humillando públicamente y azotando a las mujeres que no se adherían a las reglas. En 1996, una mujer en Kabul perdió un pulgar por llevar las uñas pintadas, según Amnistía Internacional.

Las mujeres acusadas de adulterio eran apedreadas a muerte.

¿Qué puede significar esto para las mujeres ahora?

Los expertos han estado monitoreando el comportamiento reciente de los talibanes en busca de claves para saber si tratarán distinto a las mujeres.

Un alto funcionario talibán dio una entrevista a una periodista de televisión en Kabul la semana pasada como parte de una campaña más amplia del grupo de presentar un rostro más moderado al mundo y al país.

Pero horas después, una reconocida presentadora de noticias en la televisión estatal dijo que los talibanes la habían suspendido a ella y a otras mujeres que trabajaban ahí de manera indefinida.

Un vocero talibán dijo que a las mujeres se les permitiría trabajar y estudiar y otro funcionario ha comentado que las mujeres deberían participar en el gobierno, lo que indicaría un posible rompimiento con las prácticas del pasado.

Pero fuera de Kabul, a algunas mujeres se les ha dicho que no salgan de casa sin que las acompañe un pariente varón y los talibanes han impedido el ingreso de las mujeres en al menos una universidad. También han cerrado algunas clínicas para mujeres y escuelas para niñas.

Hosna Jalil, quien fue viceministra de Asuntos de la Mujer en Afganistán, le dijo a la cadena alemana Deutsche Welle que tenía poca confianza en que los talibanes interpretarían la sharía de forma distinta en esta ocasión.

“Para ellos la sharía significaba no tener acceso a la educación, acceso restringido a los servicios de salud, no tener acceso a la justicia, a la vivienda, a la seguridad alimentaria, al empleo, literalmente a nada”.

Daniel Victor es un reportero radicado en Londres que antes vivió en Hong Kong y Nueva York. Se incorporó al Times en 2012. @bydanielvictor