Mark Zuckerberg culpa a Donald Trump del asalto al Capitolio y defiende a Facebook por noticias falsas

El dueño de Facebook defendió a su empresa sobre la participación de esta en el proceso electoral de Estados Unidos y sobre señalamientos de que propagó noticias falsas.

Mark Zuckerberg, consejero delegado de Facebook, acudió el jueves a  una comparecencia ante el comité de Comercio de la Cámara de Representantes de EE. UU. en el que defendió a su empresa de responsabilidades en el proceso electoral de ese país en 2020 y acusó al entonces presidente Donald Trump del asalto al Capitolio el 6 enero del 2021.

“Nosotros cumplimos con nuestro trabajo para garantizar la integridad de las elecciones. Y luego, el 6 de enero, el presidente Trump dio un discurso en el que rechazó los resultados y pidió a la gente que luchase”, afirmó Zuckerberg en la comparecencia.

A la cita también acudieron los consejeros delegados de Twitter, Jack Dorsey, y Google, Sundar Pichai, sobre la responsabilidad que sus compañías tienen en la propagación de las informaciones falsas y el extremismo político en internet.

Lea además: “Me secuestraron cuando quise cruzar a Estados Unidos pero lo vuelvo a intentar por cuarta vez por no tener opciones en mi país”

“Tal vez no logramos suprimir todos y cada uno de los contenidos prohibidos por nuestras normas de uso comunitario, pero puedo asegurarles que hicimos que nuestros servicios fuesen inhóspitos para todos aquellos que pretendían causar daño”, indicó Zuckerberg ante los congresistas.

Durante el asalto al Capitolio, que fue ejecutado por miles de seguidores de Trump, las redes sociales fueron señaladas como herramientas claves para ese suceso, en el que murieron 5 personas, pues por ellas fue que se coordinó todo.

Lea además: Culto religioso terminó en enfrentamiento con militares: Un hombre ofreció pelea y fingió ser atropellado

Activistas y políticos, progresistas en su mayoría, dicen que Facebook, como sus otras empresas Instagram y WhatsApp no hacen lo suficiente para controlar los contenidos en sus plataformas.

Por otra parte, los conservadores consideran que la moderación en las redes sociales es en realidad un censura encubierta que se dedica a suprimir el punto de vista de la derecha, que muchas veces no va con la ideología de la mayoría de empresas y empleados de Sillicon Valley.