Obispos de Cuba y el papa Francisco expresan “profunda tristeza” por accidente aéreo

En tanto las investigaciones por el accidente aéreo en Cuba continúan y se conocen nuevos detalles, el papa Francisco y los obispos cubanos enviaron sus condolencias a los familiares pidieron oraciones por las víctimas. 

Familiares llegaron a La Habana para la identificación de las víctimas del accidente aéreo. (Foto Prensa Libre: EFE)
Familiares llegaron a La Habana para la identificación de las víctimas del accidente aéreo. (Foto Prensa Libre: EFE)

La Conferencia de Obispos Católicos de Cuba (COCC) expresó este sábado su “profunda tristeza y consternación” por el accidente de un avión de la aerolínea mexicana Global Air, operado por Cubana de Aviación, que tras estrellarse ayer en La Habana dejó más de un centenar de víctimas.

Los obispos católicos de la isla trasmiten sus “sinceras condolencias” y manifiestan su “profunda comunión espiritual” a los familiares y amigos cercanos de las personas que perdieron la vida en la catástrofe aérea en un mensaje que publica la página digital de la COCC.

“Queremos asegurar a nuestro pueblo la oración a Dios por nuestros hermanos y hermanas fallecidos en este trágico episodio, entre los que también se encuentran los tripulantes mexicanos y viajeros de otras nacionalidades”, refieren los prelados.

Asimismo, hacen llegar su “fraterna expresión de comunión y esperanza” a la comunidad cristiana de la Iglesia del Nazareno por la pérdida de un grupo de sus miembros, entre ellos, pastores, fieles y matrimonios, fallecidos en el accidente.

Los obispos además animaron a los sacerdotes y los fieles católicos de la isla a “ofrecer la Santa Misa por el eterno descanso de los fallecidos y por el consuelo que necesitan sus seres queridos”, y además pidieron por la paulatina recuperación de los sobrevivientes del siniestro.

Lea también: Así ocurrió el accidente aéreo en La Habana, Cuba

El papa Francisco también se manifestó este sábado “vivamente apenado” y expresó sus condolencias por el accidente aéreo ocurrido en la isla en un telegrama enviado al arzobispo de Santiago de Cuba, Guillermo García Ibáñez.

Los edificios de gobierno exhiben la bandera a media asta por el luto declarado debido a la tragedia. (Foto Prensa Libre: EFE)

El accidente aéreo del Boeing 737, propiedad de Global Air, ocurrió al mediodía del viernes poco después de su despegue, al caer en un área agrícola próxima al Aeropuerto Internacional José Martí, cuando se disponía a cubrir la ruta de un vuelo comercial entre La Habana y la ciudad oriental de Holguín.

Según los últimos datos oficiales actualizados, en la aeronave viajaban 113 personas, entre los pasajeros y la tripulación, de ellos murieron 110 y quedaron tres únicos sobrevivientes, tres mujeres cubanas reportadas en estado “grave extremo” en el hospital habanero Calixto García, donde permanecen internadas.

Entre los fallecidos hay 99 cubanos y dos argentinos, dos saharauis y siete mexicanos, de ellos, una turista y seis eran miembros de la tripulación del avión.

Investigaciones en marcha

El antecesor de Díaz-Canel, Raúl Castro, quien acaba de ser operado de una hernia, dio instrucciones y envió “las condolencias a los familiares de las víctimas del catastrófico accidente”.

El papa Francisco dijo sentirse "vivamente apenado", y mandó condolencias a las familias. (Foto Prensa Libre: EFE)

La Dirección General de Aeronáutica Civil de México anunció el envió el sábado a Cuba de un equipo de especialistas para colaborar en la investigación.

El avión que utilizaba la estatal Cubana de Aviación era propiedad de la mexicana Damojh (Global Air), bajo la modalidad de “arrendamiento húmedo”, donde se hace cargo del mantenimiento de la nave y ofrece además tripulación completa: usualmente dos pilotos, tres azafatas y un técnico.

Por su parte, la fabricante estadounidense Boeing dijo en un comunicado que un equipo técnico “está listo para ayudar, según lo permitido por la legislación de Estados Unidos y bajo la dirección de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte de EEUU, a las autoridades cubanas”.

Fabricado en 1979, según el gobierno mexicano, el avión había superado su última revisión en noviembre de 2017.

En tanto, el expiloto de Damojh (Global Air), Marco Aurelio Hernández, denunció el sábado presuntas anomalías en la empresa como mantenimiento deficiente de las aeronaves, prohibición de volar en Chile y vuelos nocturnos sin radar en Venezuela, según el diario mexicano Milenio.

Dolorosa identificación

Varios familiares de las víctimas que residían en Holguín (670 kilómetros al este de la capital) fueron trasladados a La Habana para identificar los cadáveres.

Díaz-Canel llegó hasta la morgue para supervisar las labores y visitó a los familiares en el hotel donde se hospedan.

En la puerta del Instituto de Medicina Legal de la capital, unos cuarenta familiares aguardaban ser llamados para pruebas de ADN. La policía cerró la calle principal donde se encuentra el recinto, para facilitar el tránsito peatonal.

Cubanos se han solidarizado con los familiares de los afectados y han manifestado sus condolencias en las redes sociales. (Foto Prensa Libre: EFE)

“Que me den a mi hijo que está ahí dentro”, clamaba Inés González, que llegó desde Estados Unidos, donde vive, a Cuba apenas se enteró de que su hijo de 22 años, Carlos Santos, viajaba en el avión siniestrado.

Jorge Leiva, de 48 años, contó que cuatro familiares de su esposa Elsa Buitrago estaban a bordo del vuelo: la madre, la hermana, un cuñado y una sobrina, todos residentes en Holguín. “Todavía no han identificado los cadáveres. No nos han dicho nada en concreto”, explicó.

El viceministro de Salud, Alfredo González, explicó el sábado que ya se había identificado a 15 de los fallecidos. “Este proceso demora, no podemos definir un tiempo exacto, pero hemos estado estimando que va a demorar días y probablemente semanas”, comentó.

Contenido relacionado:

> Buscan afianzar a Guatemala como destino turístico complementario a Cuba
> 17 fotos icónicas de los 59 años que los hermanos Castro estuvieron en el poder en Cuba
> Cuba: por qué Raúl Castro (a diferencia de Fidel y el Che) es un revolucionario sin iconografía