Pandilleros niegan tener privilegios en las cárceles de El Salvador

Dos pandilleros salvadoreños recluidos en el Centro Penitenciario de Quezaltepeque negaron este viernes 4 de septiembre tener privilegios y señalaron que por el régimen al que están siendo sometidos no han visto a sus familiares.

Archivado en:

El SalvadorMS13pandillas
Un guardia penitenciario captado frente a un mural de la prisión de Quezaltepeque, El Salvador. (Foto Prensa Libre: AFP)
Un guardia penitenciario captado frente a un mural de la prisión de Quezaltepeque, El Salvador. (Foto Prensa Libre: AFP)

El director de la Dirección General de Centros Penales (DGCP), Osiris Luna, convocó este viernes a los medios de comunicación nacionales y extranjeros para una gira en tres centros penales para “constatar” que se mantienen las medidas en las cárceles de máxima seguridad “al son de la ley” y que no se les están brindado privilegios.

Esto luego de que el medio de investigación El Faro publicara la noche del jueves un reportaje, que cita documentos oficiales y declaraciones de un líder de la pandilla, en el que se señala que el Ejecutivo lleva negociando con la Mara Salvatrucha (MS13) desde junio pasado y que el pacto incluye favores electorales para los comicios del 2021 y baja de los homicidios a cambio de privilegios para la pandilla.

“La verdad como tenemos vario tiempo de estar sin comunicación, sin nada, no sabemos nada de eso -de las supuestas negociaciones-”, dijo a periodistas Baltazar de Jesús, un pandillero miembro de la MS13.

El miembro de dicha estructura dijo que desde abril pasado no ven a sus familiares y señaló que desde ese mes “los han mezclado”, es decir que comparte celda, donde están recluidos más de 60 personas, con integrantes de la pandilla Barrio 18, facciones Sureños y Revolucionarios.

Por su parte, Josué Valladares, miembro del Barrio 18, señaló que los internos de dicha cárcel de Quezaltepeque “acatan” las normas establecidas por la Dirección de Centros Penales.

“Nosotros estamos bajo el régimen y normas de ellos -de las autoridades de centros penales- y las acatamos y respetamos”, manifestó el pandillero.

Piden intervención de derechos humanos

El pandillero José Peña, recluido en el Complejo Penitenciario en Izalco (occidente), llamó a personal de derechos humanos del país centroamericano a que realice inspecciones en dicha cárcel para “que miren en la situación”.

“Necesitamos la presencia de derechos humanos en este lugar para que vean cosas que tal vez ellos desconocen referentes al maltrato, porque aquí hay bastantes compañeros que han sido golpeados”, dijo.

Además, señaló que “varios” de sus compañeros “han muerto a causa de las golpeadas y de enfermedades crónicas, por falta de atención -médica-”.

Agregó “esa no es la manera, somos seres humanos y el hecho que hemos perdido la libertad no quiere decir que vamos a ser tratados de esa manera, ni discriminados por ser pandilleros”.

Diversos organismos humanitarios han señalado en el pasado la vulnerabilidad de los presos salvadoreños ante enfermedades como la tuberculosis por los niveles de hacinamiento, que ha llegado a pasar del 300 % en el pasado.