Unesco denuncia “crimen de guerra” destrucción de templo Baal en Siria

La destrucción de uno de los más célebres templos de la ciudad antigua de Palmira, en Siria, por el grupo Estado Islámico  (EI) es un “crimen de guerra”  y una “pérdida inmensa”  para la humanidad, denunció el lunes la directora general de la UNESCO, Irina Bokova.

Publicado el
Parte del templo Baal Shamin, que fue dinamitado por el grupo terrorista Estado Islámico, pocos días después de ingresar a esa milenaria ciudad el 20 de mayo pasado. (Foto Prensa Libre: AFP).
Parte del templo Baal Shamin, que fue dinamitado por el grupo terrorista Estado Islámico, pocos días después de ingresar a esa milenaria ciudad el 20 de mayo pasado. (Foto Prensa Libre: AFP).

“Llamo a la comunidad internacional a permanecer unida contra esa depuración cultural recurrente” , agregó Bokova en un comunicado publicado al día siguiente del anuncio de la destrucción del templo de Baalshamin, que figuraba en la lista del patrimonio de la humanidad.

Siria confirma destrucción

El director general de Antigüedades y Museos de Siria, Maamún Abdelkarim, aseguró que el grupo terrorista Estado Islámico  (EI) empleó “una gran cantidad de explosivos”  para dinamitar el templo de Baal, en las ruinas de Palmira.

Abdelkarim, que no pudo precisar el alcance de la destrucción, explicó que fuentes locales le contaron que escucharon una “gran explosión”  y vieron elevarse nubes de arena de las ruinas grecorromanas, incluidas en la lista del Patrimonio de la Humanidad.

El templo Baal Shamin, figuraba en la lista de Patrimonio Cultural de la Humanidad debido a su riqueza histórica y arquitectónica. (Foto Prensa Libre: AFP).

“Nuestras más sombrías predicciones están desgraciadamente cumpliéndose”, se lamentó Abdelkarim.

La Dirección General de las Antigüedades y Museos de Siria está intentando contactar con habitantes de Palmira para obtener más informaciones, pero es complicado porque estos no pueden abandonar la ciudad y tienen las comunicaciones cortadas.

Esta confirmación de las autoridades siria llega después de que anoche el Observatorio Sirio de Derechos Humanos revelara que los terroristas volaron el templo de Baal hace casi un mes, según habitantes de la localidad que lograron huir.

Los extremistas se hicieron con el control de la localidad de Palmira y de sus ruinas grecorromanas, situadas en el este de la provincia de Homs, el pasado 20 mayo.

Un mes después activistas advirtieron de que miembros del EI habían colocado explosivos en las ruinas, una información que, posteriormente, corroboró el régimen sirio.

Vista general de Palmira, ciudad siria tomada por los yihadistas el pasado 0 de mayo. (Foto Prensa Libre: AFP).

Palmira es considerada por la Unesco una reliquia única del siglo I a. C y una pieza maestra de la arquitectura y del urbanismo romano, por las columnas de su famosa calle principal y el templo de Baal.

Esta localidad es uno de los seis sitios sirios inscritos en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, junto a los cascos viejos de Alepo, Damasco y Bosra; el Crac de los Caballeros y las aldeas antiguas del norte del país.

La destrucción del templo se conoce cinco días después de que el EI ejecutara al antiguo responsable de la Dirección General de Antigüedades y Museos en Palmira, Jaled al Asaad, por considerarlo el “director de los ídolos”  de esta localidad.

Desde el pasado febrero, los radicales del EI han destruido en las zonas que dominan en Irak varios sitios arqueológicos, como las ruinas asirias de Nimrud, del siglo XIII a. C., y de Hatra, Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.


Imágenes de Palmira difundidas por el Estado Islámico.