Venezuela acusa a Almagro de golpista en el comienzo de la Asamblea de la OEA

La canciller venezolana, Delcy Rodríguez, acusó de golpista al secretario general de la OEA, Luis Almagro, y marcó así el carácter de la 46 Asamblea General que se inicia en la noche del lunes en Santo Domingo.

Publicado el
Delcy Rodríguez, canciller venezolana. (Foto Prensa Libre: EFE)
Delcy Rodríguez, canciller venezolana. (Foto Prensa Libre: EFE)

Almagro es “promotor de un golpe de Estado en Venezuela y actúa en favor de los factores opositores que pretenden, por vía de la violencia, derrocar a un Gobierno constitucional”, dijo Rodríguez, citada por la cartera que dirige después de su arribo a la capital dominicana.

La Organización de Estados Americanos (OEA) inaugura su Asamblea General con la intención de limitarse a discutir el desarrollo sostenible en la región, pero con la crisis de Venezuela sobrevolando las conversaciones informales.

El 31 de mayo, Luis Almagro publicó un demoledor informe sobre la crisis venezolana e invocó la Carta Democrática Interamericana para solicitar una reunión urgente del Consejo Permanente para debatir el asunto.

La reunión fue fijada para el 23 de junio.

Poco antes, el embajador de Venezuela ante la OEA, Bernardo lvarez, había reiterado el rechazo de su gobierno a instalar un canal humanitario en su país.

“Creemos en la ayuda humanitaria, pero distinto es utilizarla en el marco que se está utilizando, que esconde un deseo intervencionista que es inaceptable”, dijo el embajador en una mesa de diálogo en Santo Domingo antes de la inauguración de la Asamblea General.

Álvarez respondía así al pedido de un corredor humanitario para el ingreso de medicinas que había hecho minutos antes Adolfo Flores Padrón, un venezolano de 25 años que habló en representación de la juventud.


En tanto, el líder opositor venezolano Henrique Capriles -de visita en Argentina- pidió a los países de la región que “se planten firmes en las instancias internacionales, para que se exija el respeto de la Constitución”.

Un alto funcionario diplomático dijo que durante la asamblea de la OEA las partes intentarán amarrar 18 votos, que es la mayoría necesaria para que el Consejo Permanente active la semana próxima las gestiones diplomáticas que prevé la Carta Democrática.

Pero no se espera una resolución del organismo por ahora porque el tema no está en la agenda.

El país petrolero se enfrenta a la escasez de la mayoría de los productos básicos, una inflación de 180.9% en el 2015 y que el FMI pronostica en 700% para el cierre de este año, así como a una de las tasas de crimen más altas del mundo.

Fondos para la CIDH

También domina las discusiones la crisis financiera de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos  (CIDH), que debió suspender sus misiones en la región por falta de fondos y arriesga no renovar los contratos de 40% de su personal en Washington por falta de recursos.

Emilio Álvarez Icaza, secretario ejecutivo de la CIDH, dijo que Argentina, Chile, Colombia, Canadá, México y Panamá ya les han ofrecido apoyo, mientras Chile ya lo había confirmado hace dos semanas.

De concretarse estas ayudas en el curso de la Asamblea General, la CIDH podrá “atender la contingencia a corto plazo”, pero tendrá que “generar un cambio estructural que evite llegar a este tipo de situaciones”  en el futuro.

En el 2015, la CIDH manejó un presupuesto de US$9 millones, cinco de los cuales provinieron de la OEA  (6% de su presupuesto) y los cuatro millones restantes de contribuciones de países y organismos.

Conflicto de baños

Los diálogos de las delegaciones con la sociedad civil del domingo y este lunes estuvieron marcados por la arrolladora presencia de organizaciones antiaborto y antigay, que acusan a la comunidad LGBT y a los grupos que luchan contra la violencia de género de querer imponer su agenda a la OEA.


La asamblea terminará con una resolución sobre los derechos de los inmigrantes, de los pueblos indígenas y afrodescendientes, de la mujer y de la comunidad LGBT.

Portando carteles por “el derecho a la vida”, un centenar de personas se manifestaron este lunes a las puertas de la cancillería dominicana.

Tras bastidores, en la sala de reuniones del edificio, hubo trifulcas por el uso de los baños por parte de personas transgénero, contaron dos víctimas de las agresiones verbales.

“Venimos a demandar acciones contra la violencia de género, pero son estos mismos espacios los que nos discriminan”, dijo Alejandra Cárdenas, directora regional de la ONG internacional Womens Link.