Violencia azota turística playa de Acapulco en México

A mediados de mayo un grupo de personas armadas irrumpió en un restaurante a 500 metros de la Base Naval en la zona turística de Acapulco y mató a tres camareros. Y unos días antes un sicario llegó a la playa en jet-ski, mató a una persona y huyó desafiando las olas. La violencia ha vuelto a Acapulco.

Publicado el
Integrantes del Ejército de México participan en labores de protección de las zonas de mayor concurrencia en Acapulco. (Foto Prensa Libre: AP).
Integrantes del Ejército de México participan en labores de protección de las zonas de mayor concurrencia en Acapulco. (Foto Prensa Libre: AP).

Una ola de inseguridad sacude desde hace varios meses a esta ciudad mexicana de la costa del Pacífico, que alguna vez fue sitio predilecto de actores como Johnny Weismüller o Brigitte Bardot.

“En las noches Acapulco ya no es lo que antes era. Casi no hay vida nocturna, la gente que vive aquí o que viene de fuera tiene miedo de salir. Ya no tenemos la misma cantidad de visitantes extranjeros y el combate por parte de los Gobiernos hacia el tema de violencia no ha dado resultados”, cuenta a dpa la comerciante y promotora de la paz Laura Caballero Rodríguez.

De tener 17 negocios en la costera Miguel Alemán, la principal avenida de la ciudad, Caballero pasó a quedarse sin un solo establecimiento, a raíz de las extorsiones, intentos de secuestro y otras actividades de grupos delictivos.

Desde el 2007 la violencia empezó a aumentar. Hubo un rebrote en el 2012 y ahora una nueva etapa de inseguridad está afectando severamente la vida social y turística. Hubo momentos en que hasta las escuelas tuvieron que cerrar.

“No siempre hemos vivido como ahorita. Acapulco ha tenido abundancia, hemos visto al puerto en sus mejores momentos”, lamenta Caballero.

Según datos de la asociación civil mexicana Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, Acapulco es la ciudad más violenta de todo México y la cuarta nivel mundial, exceptuando países en guerra.

En su mejor época, Acapulco fue el refugio favorito de grandes estrellas del cine estadounidense; hoy la afluencia de turistas ha mermado. (Foto Prensa Libre: AP).

Esta ciudad, ubicada a 400 kilómetros al sur de la capital del país, tiene una tasa 104.73 asesinatos por cada cien mil habitantes.

La violencia al principio tenía como fondo una guerra entre grupos del narcotráfico por el negocio de venta de drogas. Ahora los grupos delictivos buscan como principal fuente de ingresos actos como secuestros y extorsiones a pequeñas, medianas y grandes empresas.

“Son alrededor de 50 bandas criminales las que han causado el rebrote de la violencia en Acapulco”, manifestó el fiscal del estado de Guerrero -donde se encuentra Acapulco- Xavier Olea Peláez.

La Fiscalía General del Estado dio a conocer que en Acapulco operan grupos como La Barredora y el CIDA (Cartel Independiente de Acapulco) que mantienen una constante disputa por la zona turística de la ciudad.

“El problema principal de los empresarios y comerciantes es que llega un grupo y te pide dinero por el derecho de piso, pero luego llega otro y también te pide lo mismo y, si no les pagas, pues te matan”, dice Caballero.

Los turistas nacionales, que son los que más visitan la ciudad, se alejan cuando hay brotes de violencia. Y Acapulco vive, sobre todo, del turismo.

“El problema se llama violencia y las causas que generan la violencia”, dijo el alcalde de Acapulco, Evodio Velázquez.

El alcalde afirma que es necesaria una estrategia integral que permita la recuperación de la ciudad, con la coordinación de esfuerzos gubernamentales y privados, para reactivar la economía local, sanar el tejido social y hacer obras de infraestructura.


Acapulco se ha convertido en la nueva Ciudad Juárez, que fue la ciudad más violenta de México del 2008 al 2010. Un plan integral denominado “Todos somos Juárez” ayudó a reducir la inseguridad en esa localidad de la frontera con Estados Unidos.

“Acapulco debe buscar un tratamiento similar a como se dio en otros momento en otras ciudades”, dijo Velázquez.

Desde enero las autoridades estatales y federales han reforzado en al menos tres ocasiones los operativos de seguridad. Durante la temporada de Semana Santa, 13 mil militares y marinos se sumaron a las labores.

Según la Secretaría de Seguridad y el Grupo de Coordinación Guerrero, actualmente se encuentran más de seis mil elementos de la Policía Federal realizando labores de “blindaje” al puerto, más policías municipales, estatales y efectivos del Ejército que custodian escuelas.

El 24 de abril tuvo lugar una de las balaceras más importantes de los últimos años en Acapulco. “Estuvieron casi dos horas correteándose los policías con los delincuentes y en la zona turística de Acapulco. Eso te habla de que la violencia no solamente se expande en los lugares de la periferia”, dice Caballero.

La presencia del Ejército y la Policía Federal es algo común para los habitantes de Acapulco. (Foto Prensa Libre: AP).