PLUMA INVITADA

Bajo nivel educativo

EL BAJO NIVEL QUE AFRONTA la educación nacional, desde preprimaria hasta la universidad, según un estudio revelado el año pasado, merece que el Ministerio de Educación emprenda una profunda investigación científico-pedagógica para adoptar de inmediato medidas correctivas para superar ese desequilibrio que daña tanto a los educandos como al desarrollo del país.

Profesionales especializados lamentan que la cartera ministerial del pasado gobierno aboliera prácticamente la carrera magisterial y la convirtiera en bachillerato. Lo fatal es que los futuros maestros no harán práctica docente. Increíble que tan noble profesión haya perdido parcialmenete su identidad, sus valores, su proyección y su aporte a la riqueza cultural del país. Afortunadamente aún existen notables mentores, pilares de la valiosa enseñanza antañona y actual, pues muchos son mecánicos de la enseñanza.

Fuera de los factores que inciden directamente en este problema, existen otras causas que, aunque menores, golpean la formación de los futuros profesionales, especialmente de quienes están por graduarse, muchos ligados ya a la universidad. Pesan diariamente sobre ellos investigaciones, más de 20 cursos, enorme cantidad de tareas, a veces hasta 10; exámenes parciales o previos compromisos preuniversitarios.

Los escolares superan estas obligaciones con sacrificio, apoyados en sus computadoras —quienes la tienen—, empleando tardes en cuanto salen de clases, noches y, a veces madrugadas. Lo insólito, no aprenden, pues su preocupación es resolver, contra el tiempo, tan confuso sistema educativo implantado por educadores sin vocación que no planifican semanalmente a nivel de claustro, mucho menos exponen previamente las materias, con lo que debilitan aún más el raquítico aprendizaje.

El cierre de la carrera magisterial, además de sus arrebatos pedagógicos y administrativos, está enterrando los nombres de insignes personajes de la educación con reconocidos legados históricos con que fueron bautizados especialmente institutos normales para varones de esta capital y de varios departamentos, de los cuales han egresado connotados profesionales que han dado lustre a la patria.

Oportuno es que las actuales autoridades ejecuten la citada investigación para comprobar si los bruscos cambios aplicados al sistema educacional han sido correctos o no, dependiendo de los resultados obtenidos a la fecha. También es necesario ejercer una constante supervisión en los centros educativos para que los docentes establezcan una adecuada y obligada calendarización de tareas extra aula, con el propósito de que los educandos, futuros profesionales, aprendan como Dios manda Veremos los resultados.