Pluma invitada

De una utopía a ideas y planes de mejora

Publicado el

Agradezco a todos su fantástica retroalimentación a la publicación de mi artículo referente al plan de desarrollo de país basado en la educación el pasado 28 de agosto. Los comentarios, que han sido enriquecedores y muy instructivos, varían desde que la idea propuesta es lo que Guatemala necesita hasta que es una verdadera utopía, sin ninguna oportunidad de ser realizada.

La idea del plan de desarrollo de país surge luego de observar, desde hace ya varios procesos electorales, donde los candidatos presentan planes de trabajo débiles, que dicen querer hacer mucho, pero pocos mencionan cómo lo van a realizar. El resultado es que los planes de trabajo de campaña terminan siendo solo tácticas publicitarias preelectorales que luego caen en el olvido sin alcanzar sus metas. Durante el mismo período preelectoral las redes se llenan de comentarios de particulares a los candidatos diciendo que deben “hacer algo”, pero nunca sugieren que debería ser ese “algo” y menos el “cómo”. Por ello presento una sugerencia concreta en mi reciente artículo.

Planes similares a la propuesta publicada se han implementado con éxito en algunos países en donde el orden y la disciplina se vuelven elementos claves. Sin embargo, el mismo plan de desarrollo es, de momento, una utopía en Guatemala. Sencillamente, no contamos actualmente con el deseo y la determinación de lograrlo. La verdadera finalidad de la publicación del plan de desarrollo es despertar a las personas y que se interesen por el desarrollo de Guatemala, confiando que si se puede lograr y que hay caminos para hacerlo realidad. Estas mismas personas empezarán a pensar y lograrán que de una utopía surjan ideas que luego permitan estructurar planes de trabajo con metas claras, específicas y realizables. Los planes constarán de varias líneas de acción e inician con el saneamiento de nuestras instituciones, seguido del desarrollo de nuestro país. Estos planes, con nuevos y honestos timoneles a cargo del país, son la llave que abre la puerta del desarrollo y de la superación de Guatemala.

Por ello, es importante que no solo escuchemos los mensajes de los futuros candidatos, sino que también investiguemos su trayectoria y sobre todo su ideología. Ya conocemos lo nefasto que resultan los oportunistas para el país. También debemos abrir los ojos y aprender de los resultados que tienen países socialistas, como Cuba, Nicaragua, Venezuela, Chile y ahora Colombia. Debemos compararlos con los resultados de países que sí respetan la libertad individual y los derechos de todos los ciudadanos. Es muy fácil ganar elecciones prometiendo que todos recibirán gratuitamente sin trabajar, pero es totalmente injusto quitarle a quién ha trabajado toda su vida para que sea repartido por el Estado entre muchos que no trabajan. Esto realmente solo genera pobreza y una corrupción aún mayor a la que tenemos actualmente en Guatemala.

¡Guatemala necesita despertar! Necesitamos salir de la mediocridad y dejar de pensar de manera egoísta para realmente enfocarnos en mejorar como país. Debemos dejar de ser conformistas aceptando cuanto nos sucede y debemos luchar por lo que queremos. Es tiempo que todos los guatemaltecos asumamos nuestra función ciudadana y nos interesemos por el destino de nuestro país. Es imprescindible que retomemos el control de nuestro propio destino realizando una verdadera purga de los poderes del Estado y creando un prometedor futuro para nuestros hijos y nietos. Somos nosotros quienes tenemos la solución en las manos y esta se logrará únicamente con libertad de trabajo, libertad de expresión y con un gran respeto a la vida y a los demás.

Un plan de desarrollo de país basado en educación