Urbanismo y sociedad

Densidad poblacional y recursos

Alfonso Yurrita Cuesta alfonsoyurritacuesta@gmail.com

Publicado el

Continuando con el ciclo de un proyecto, podemos ir articulando el factor de la densidad poblacional, la cual por su propio lado equivale a un número determinado de habitantes. Esto se refiere al número promedio de habitantes de un país, región, área urbana, suburbio o zona rural, en relación con una unidad de superficie dada del territorio donde se encuentra en el país.

En las distintas naciones, regiones o divisiones administrativas se expresan mayoritariamente en la densidad, obtenida comúnmente expresada en habitantes por km². Dentro del país, existen las regiones urbanas, que tienen una mayor densidad demográfica que los suburbios o las regiones rurales. Por ejemplo, territorios más densamente poblados usualmente también son bastante pequeños y, en algunos casos, se trata de asentamientos o ciudades Estado.

En América Latina, sobresalen Puerto Rico, El Salvador (la nación más densamente poblada del istmo centroamericano), con 16.301,286 de habitantes, según el censo realizado en el 2018. Guatemala, cuya área metropolitana cuenta con una población de 5.301,286 habitantes y una extensión territorial de 2253 km². Y contiene a la ciudad de Guatemala, con más de 3.573,179 (2020), 108,890 km². Y ahora pretenden solucionarlo con una densificación mediante un crecimiento vertical, sin un plan de ordenamiento urbano, con lo cual el problema de comunicación vial pasa a un plan regional vial. En este marco se analizan los impactos experimentados en la morfología urbana y en la habitabilidad de los residentes en barrios seleccionados producto de estos procesos de densificación residencial intensiva. A partir de un enfoque mixto, se analizan los principales componentes de la morfología urbana, como la fusión predial, densidad, diversidad de usos y cobertura vegetal, a partir de 1990 y hasta el 2017. Y se discute cómo estos instrumentos no cuentan con una planificación territorial y no abordan los indicadores, los cuales son claves para el diseño de normas técnicas urbanas que promuevan un proceso de una densificación balanceada. En esta investigación se presentan tres casos de estudio, la zona 1, zona 10 y la zona 14, con procesos de densificación residencial extensiva e intensiva dentro de los últimos años. Por ejemplo, estos proyectos de densificación y habitabilidad urbana atrajeron las miradas de los inversionistas inmobiliarios, con edificaciones que sobrepasan los 30 pisos de altura. Un enfoque metodológico se implementa en esta densificación de tipo mixto, que debe ser cuantitativa y cualitativa, en ocasión de esta situación actual.

En el contexto de la pandemia de coronavirus (covid-19), se analizaron los principales desafíos y oportunidades para impulsar una recuperación verde, digital e inclusiva en la región a través de alianzas público-privadas. Actualmente es recurrente hablar de cómo la sociedad se va a reconstruir después del paso del covid-19 por nuestras vidas con las medidas del llamado “distanciamiento social”, como aquellas que están por venir en comercios y lugares públicos, que van a cambiar nuestros hábitos cotidianos, en que hasta que, si no se vacuna por lo menos al 75% de la población, no veremos el resultado en estos espacios comunes, en que el nuevo ordenamiento urbano también deberá ser revisado. ¿Será esta la enésima oportunidad de revisar la concepción del urbanismo de los grandes núcleos de población?

La discusión se enfoca en algunos sectores clave, dinamizadores de una transición verde y una recuperación sostenible que permiten la generación de empleo de calidad, mayor inclusión social y digital e innovación tecnológica, fomentando políticas y estrategias para sentar las bases de un crecimiento bajo en carbono y alineado con la Agenda 2030 y con el Acuerdo de París, lo cual incidirá en la circulación de vehículos.